Para mí el año empieza dos veces. El 1 de enero propiamente dicho, tras las fiestas y los cánticos familiares que nos hacen por unos días más optimistas y generosos, y el 1 de septiembre. La vuelta al cole es como un renacer de las intenciones y de los buenos pensamientos. Una dejó la EGB hace algunos lustros. Y aunque todavía tengo escolares en casa, mi último curso de apuntes, exámenes y pizarra daría para una novela vintage, de antigua que se me antoja ya.

Sin embargo, hay algo en el ambiente que anima a pensar que el final del verano es un buen momento para planificar cosas nunca materializadas antes. O para retomar ciertas actividades convenientes para el bienestar. También para reflexionar sobre lo que hemos hecho mal. Para recuperar buenas costumbres y sobre todo para enfocar el futuro con buena voluntad. De este modo, si se tuerce, nos pillará con el ánimo alto y retomar el equilibrio será más sencillo.

Yo tengo, desde luego, mi lista de propósitos, algunos de los cuales son bastante confesables: Ir más al teatro (por cierto recomiendo La ternura en el Infanta Isabel de Madrid, deliciosa). Ver más cine en versión original. Incluso, volver a correr para mantener a raya al colesterol, comer menos chocolate. Así como empezar a ver Juego de Tronos , oír más música clásica, hacer alguna tarea solidaria, seguir con mis clases de inglés. Nada del otro mundo, vaya.

Lista de los libros de otoño

A este excel de aspiraciones debo sumar el de los títulos que sugiero para tardes de lectura, manta, sofá y lluvia (que todo llega, también el frío). Es la otra lista del cole. Si bien no es obligatoria, ni nadie nos pondrá nota. Yo esto último lo reservo  para estos libros, todos de sobresaliente e, incluso, alguno de matrícula de honor. Empieza el repaso para los protagonistas de este nuevo curso:

Para padres esforzados

La asamblea de los muertos de Tomás Bárbulo (Salamandra).
Es ésta una ingeniosa novela sobre el atraco a un banco en Marruecos a manos de una banda de amigotes de barrio de Madrid, macarras, caraduras, algún descerebrado, y ligones de tres al cuarto. Hecho de muchos diálogos, descripciones precisas, un humor notable y una habilidad soberbia para hilar las más increíbles situaciones, este libro me ha resultado un bálsamo por lo inesperado y por su calidad. Y una vuelta a mi adorada Marraquech y a esa ruidosa Tánger.
La asamblea de los muertos de Tomás Bárbulo. Lista de los libros de otoño

Para profesores imprescindibles

Dale vida a tu cerebro. Lista de los libros de otoño
Dale vida a tu cerebro, de Raquel Marín (Rocaeditorial).
Esta neurocientífica detalla los hábitos que podemos seguir para conseguir un estado más feliz: cómo podemos influir en la regeneración de neuronas, qué relación tiene la depresión con lo que comemos, qué fascinación se esconde, en definitiva, dentro de nuestras cabezas y cómo podemos someter ésta a nuestro deseo. Un título que se hace preguntas y nos da respuestas sorprendentes.

Para libreros ocupados

El hombre de la dinamita, de Henning Mankell (Tusquets).
Ésta fue la primera novela que escribió el escritor sueco, fallecido en 2015 y cuya pérdida yo aún no he superado. Menos mal que su editorial en España ha podido recuperar este título de forma póstuma. 1911. La prensa sueca informa de la muerte de un joven dinamitero durante la voladura de un túnel. Este hecho desvela la precariedad del sistema laboral sueco, si bien encierra además sorpresas y una clarividencia de su autor que crearía legión poco después por su literatura descarnada y sin accesorios.
El hombre de la dinamita de Henning Mankell. Lista de los libros de otoño

Para abuelos escuderos

Esto te va a doler de Alam Kein. Lista de los libros de otoño
Esto te va a doler, de Adam Kay (Planeta).
Primero médico y luego guionista y humorista, el autor ha conseguido que este divertido compendio de historias disparatadas sea el libro del año en Inglaterra. Es tan ocurrente y descriptivo que será difícil que quien lo lea no se vea representado en una consulta o un hospital viviendo lo mismo que Kay. Va a ser llevada a una serie de televisión. Con eso lo digo todo.

Para estudiantes interesados

El asesino tímido, de Clara Usón (Seix Barral).
A esta escritora estupenda le debo el aplauso de haber entendido, por fin, el conflicto de los Balcanes en la magistral La hija del este. El libro que ahora propongo aborda la vida de Sandra Mozarovski. Se trata de una actriz de destape de mi época (años 70) que se quitó la vida dejando tras de sí secretos y mentiras de la clase española más alta. Su paralelismo con la vida de la autora nos sume en senderos de autodestrucción, tragedia, oscuridad y también de ironía y esperanzas sobre una época que, por lejana, no es menos apasionante.

El asesino tímdo de Clara Usón. Lista de los libros de otoño

Yes You can! que diría Obama. A por los libros.