Si el otro día os mostraba cómo hacer la maleta perfecta, hoy vamos a hablar de nuevo de maletas pero esta vez la de tu mascota. Seguro que estás vacaciones te acompañará y disfrutaréis juntos de unos días de descanso. E igual que tú necesita llevar consigo todos sus enseres.

¿Qué debo llevar en su maleta?

Lo primero de todo su cartilla. También es muy útil llevar un botiquín. Una recomendación es que te hagas con las direcciones y teléfonos de un par de clínicas veterinarias en la zona a la que te desplazas.

Por otra parte, los expertos de Barkibu, una web en la que resuelven dudas veterinarias de diversa índole, recomiendan llevar antiparasitarios. Así como protección solar específica para perros –sí, ellos también se queman, sobre todo los que son de color blanco o los que tienen la trufa rosita- y también protección para sus patas. Tanto en la playa como en la montaña se pueden quemar y rozar las almohadillas: hay productos especiales que podrás comprar en tu veterinario o, como alternativa, puedes llevar un poco de aloe vera.

Además, recalcan desde Barkibu, si tu can ya toma algún medicamento es crucial que lleves suficiente cantidad y que lo tengas a mano. “Diabéticos, cardiópatas y epilépticos deben viajar con sus medicinas y a poder ser con una chapa en la que se especifique su medicación“.

Cama de viaje para perros

También es importante llevarte el pienso habitual de tu perro para evitar cambios de dieta en vacaciones; pueden generar diarreas. Y otro imprescindible en la maleta del perro son sus juguetes y su cama. Para ahorrar espacio una solución es optar por camas portátiles como esta que puedes encontrar en Amazon.

Momento coche

Es importante que tu mascota esté habituada a montar en coche. Hay algunos animales que solo montan en los vehículos para ir al veterinario y, claro, el recuerdo no es muy agradable. Y otro consejo: no le des de comer antes, así evitas mareos y vómitos.

Sujeto con un arnés

Lo primero es respetar la Ley de Tráfico. Esta indica que el animal no puede interferir con el conductor: es decir, no es obligatorio que vaya dentro de un transportín o en el maletero detrás de una rejilla. Tu mascota puede viajar en el asiento de atrás, siempre que vaya sujeto con un arnés al enganche del cinturón de seguridad y, aún mejor, a los enganches de dos cinturones de seguridad.

Y lo segundo, apostar por su seguridad. Y para eso hay que tener en cuenta su tamaño: si es grande, el RACE recomienda llevarlo en el maletero tras una rejilla divisoria, a ser posible de las que van desde el techo hasta el suelo. Si es pequeño, el lugar idóneo es dentro de su transportín, en el suelo, tras los asientos delanteros.

Durante el viaje,  se recomienda hacer varias paradas, cada dos o tres horas. Así facilitas que el perro pueda pasear, olfatear, hacer sus necesidades y beber un poco de agua.

Si viajas en tren

Si eliges el tren deberás acordarte de llevar un bozal. Y si planeas ir en un tren de media o larga distancia, un transportín: Renfe permite viajar en esas rutas a perros de hasta 10 kg siempre que vayan en algún tipo de contenedor de medidas inferiores a 60x35x35.

Fuente Guía Repsol