Conocí al escritor Domingo Villar (1971-2022) en una madrileña Feria del Libro, al poco de leer La playa de los ahogados (https://www.siruela.com/) y “enamorarme” de él sin remedio. Tan gallego, tan sutil, tan silencioso, tan sencillo, tan marino… Siempre que me topo con algún admirado autor, yo, que adolezco del don interruptus de la palabra, me quedo como un poco alelada, sin saber qué decir que no resulte tópico, cursi y obvio. Con él me sucedió lo mismo, pero me encontré con alguien más tímido que yo en esas situaciones, lo que me dio alas para lanzarme a la conversación fácil. Yo le hablé de mi querencia por Vigo, la ciudad de mis amigos Blanca y Moisés; de lo que me seduce Leo Caldas, ese detective que permanecerá a partir de ahora en la sombra de sus recuerdos. Y le hablé también de este blog, qué cosas, lo que me permitió la vana ilusión de que quizás algún día entrara en él a cotillear entre líneas.

81 Feria del Libro de Madrid

Homenaje a Villar y Almudena Grandes

Como dijo el otro día la reluciente directora de la 81 Feria del Libro de Madrid (https://www.ferialibromadrid.com/), Eva Orué, la de Domingo Villar será una de las grandes ausencias de la nueva edición, que comienza el 27 de mayo en su hábitat natural, El Retiro, y terminará el 12 de junio. Para compensar su vacío, la Feria ha organizado un homenaje al admirado escritor gallego, que se sumará al de Almudena Grandes, otra baja demasiado temprana que la coherencia nos obliga a seguir conservando como sea si queremos que la muerte no nos despoje de nuestros grandes escritores contemporáneos.

He escrito en innumerables ocasiones sobre esta fiesta cultural, que para muchos -para mí también- es el comienzo del verano en su expresión más popular y abierta. Eva Orué, que antes de ostentar su actual cargo ha sido periodista y escritora y conoce bien lo importante del mensaje, quiere recuperar este marco tal y como lo conocimos antes de estos penosos años. Para ello, se ha ampliado el número de casetas (casi 400); se han habilitado cuatro espacios de encuentro con nombres de árboles, como son el madroño, el magnolio, el pino y el boj dentro del más absoluto respeto medioambiental al espacio que los acoge, el parque de todos, el Retiro. Habrá mucha interacción cultural con organismos como la Casa de América https://www.casamerica.es/ y la Casa Árabe https://www.casaarabe.es/, lo que me hace particular ilusión por la vinculación que mantengo desde hace un año y medio con este idioma rico y tozudo.

Un viaje a los libros

En paralelo al mundo de la lectura habrá música y cine, en un viaje que es el motivo central de la Feria de este año: porque todo orbita en torno al fantástico mundo de los libros, inagotable en su capacidad de hacernos planear por encima de cielos, pueblos y mares. De ahí el cartel de este año, firmado por el joven Isaac Sánchez, un cómic con afán de vuelo e invitación a que los más jóvenes se apunten a la cita esperando hallar muchos tesoros.

Mi amiga Nuria Barrios, excelente escritora y reciente autora de La impostora (ed. Páginas de Espuma) conversará con Karina Sainz Borgo y Gabi Martínez (autor de la sensacional Las defensas, https://www.planetadelibros.com/editorial/seix-barral/9) en una especie de cita inaugural que promete debate, alegría, aire limpio y luz. También se recordarán las figuras del poeta José Hierro y del Nobel José Saramago, que este año cumplirían cien años de vida y letras.

81 Feria del Libro de Madrid

Sin megafonía ni papel

Y una cosa que a mí me conquista mucho como usuaria: ni habrá megafonía ni folletos en papel para evitar la contaminación ac´ústica y la de desechos. Por fin terminaremos con esa cantinela de voces que anunciaban firmas en casetas siempre alejadas de ti y que cuando llegabas, eran otras distintas o el autor se había marchado a su casa. Esta va a ser una Feria del Libro y del medioambiente, donde el papel se sustituirá por pantallas luminosas que facilitarán toda la información al minuto.

De los más de 25.000 títulos editados el año pasado en España y que se podrán encontrar juntos a otros muchos en esta edición, yo voy a recomendar una decena. Ojalá pudiéramos leer todo el Retiro de una sentada, pero para eso se precisa tanto tiempo como los olmos necesitan para crecer sanos y robustos, que recitaría Antonio Machado. Así pues, que dicen en mi tierra, feliz y normal Feria del Libro a todos, lectores y paseantes entre hojas.

Para los nostálgicos de esta cita:

El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de Tatiana Tibuleac (https://impedimenta.es/ 12ª edición conmemorativa). El protagonista, un pintor bloqueado en su creatividad, recuerda el último verano que pasó con su madre en un pueblo francés. Fue el momento de la reconciliación tras un tiempo de distancia, rechazo y dolor. La fuerza narrativa de la autora se pone al servicio de las frágiles relaciones entre madres e hijos.

Para los que buscan emociones:

Nada importante, de Mónica Rouanet (https://www.rocalibros.com/roca-editorial/). Una joven sufre una brutal agresión en el Madrid de los 90. Fruto de ella pierde la memoria, carencia con la que vivirá 20 años, hasta que empieza a sentir señales de que su torturador podría estar en su círculo más cercano. En ese tiempo, la violencia machista, tema clave en la novela, ha evolucionado en formas y maneras, pero sigue habiendo víctimas y asesinos. Trepidante, apasionante y clarividente.

81 Feria del Libro de Madrid

Para los que maridan el cine con los libros:

No me acuerdo de nada, de Nora Ephron (https://librosdelasteroide.com/). La que fuera guionista de películas como Cuando Harry encontró a Sally fue una divertida escritora, un género en sí mismo, antes de morir. Este libro reúne breves relatos suyos sobre experiencias personales divertidas o sorprendentes usando el método más fiable: reírse de uno mismo. Pura comicidad. Sale a la venta el 6 de junio.

Para los que esperan siempre justicia en los libros:

Coto privado de infancia, de Paco Tomás (https://www.planetadelibros.com/editorial/editorial-planeta/8). El autor, un referente en las demandas  y luchas del colectivo LGBT, ficciona sobre cómo el peso de la niñez se puede convertir en una carga dolorosa y permanente gracias al rechazo y a la falta de empatía, por no hablar de la ausencia de comprensión y compasión. Es una dura novela sobre el acoso escolar, lamentablemente en ascenso palpitante.

81 Feria del Libro de Madrid

Para ellas… y también para ellos:

Lucha y metamorfosis de una mujer, de Edouard Louis (https://www.penguinlibros.com/es/11942-salamandra). El polémico autor francés da un paso más en su ambicioso proyecto autobiográfico con un libro comprometido y conmovedor sobre su madre, víctima de la supremacía masculina y el patriarcado. Una mujer sin estudios, retenida en casa por una maternidad temprana, anulada por las tareas domésticas y sometida al implacable yugo de los hombres, que supo sobreponerse a esa escandalosa destrucción y se rebeló hasta construir su propio mundo.

81 Feria del Libro de Madrid

Para hijos orgullosos de seguir a sus padres:

Por un túnel de silencio, de Arturo Muñoz, (https://www.pepitas.net/). Hijo de los 80 y del gran escritor Antonio Muñoz Molina, el autor crea a través de un joven guardia civil granadino destinado por la fuerza a Bizcaia en 1971, una crónica de investigación que se mueve entre el ensayo y el thriller. Un libro prometedor que, a pesar del alejamiento histórico, nos trae lo peor de un periodo mortífero e irracional, el que marcó ETA.

Para los que no tienen problema en hacer largas filas y conseguir un autógrafo:

Los crímenes de Chopin, de Blue Jeans (Planeta). El escritor súper ventas regresa a su ciudad, Sevilla, para componer una historia de robos donde el ladrón deja siempre una partitura del músico polaco. Hasta que aparece un cadáver en un salón y la noticia se convierte en algo más que un hecho delictivo menor. Una joven periodista se pondrá a investigar tras recibir algunos detalles desconocidos. Un falso culpable tendrá que demostrar por qué lo es. Y encontrar al auténtico asesino.

81 Feria del Libro de Madrid

Para los sentimentales de pueblo que visitan la ciudad:

Facendera, de Óscar García Sierra (https://www.anagrama-ed.es/). El narrador le cuenta a Aguedita en qué consiste esta palabra, facendera: un tipo de trabajo que moviliza a todo un pueblo con el mismo fin. De resultas sale una novela con sexo, drogas y coches tuneados sobre jóvenes que carecen de horizonte en una España vaciada, o quizás, deberíamos decir, desolada porque nadie cree en ella.

Para los deudos de Domingo Villar:

La cosecha pálida, de Josan Mosteiro (Rocaeditorial). En Calixe, Galicia, todo comienza con una reaparición. La joven asegura haber estado secuestrada durante cuatro años por series míticos que habitan los bosques. Una fantasía que para una periodista puede ser algo más que eso, quizás una secta, quizás un ser capaz de hacer desaparecer a más personas. De venta, el 9 de junio.

81 Feria del Libro de Madrid

Para los que se lo quieren pasar bien:

Club de juego, de Pablo Tebar Goyanes (Planeta). Guillermo lo tiene todo para ser feliz, pero se empieza a aburrir de su vida. Cuando se apunta a un club de juegos de mesa, conoce a K.K., que le propone una idea que le sacará de su monotonía y tristeza por la muerte de su madre. Y que se convertirá en algo, incluso, peligroso.

81 Feria del Libro de Madrid