He comenzado y borrado varias veces este blog buscando un enfoque positivo tras estos largos meses de perplejidad e inquietud. Y me cuesta, lo digo en serio, dar con la tecla “Mr.Wonderful”, que diría mi amiga Susana Fuentes, de la que me separan en la oficina dos mesas y, ahora, un teletrabajo pertinaz. Nos hemos quedado sin tanta gente y tantas cosas que parece que uno se va acostumbrado a las carencias y al vacío como el que oye llover. Pero no debemos caer en esa tentación, por mucho que el “pecaminoso” Oscar Wilde escribiera que las provocaciones están para abrazarlas.




Por lo tanto, yendo a lo mío y ejerciendo mi cultivado derecho a la esperanza, soy de las que se suma a una inédita Feria del Libro de Madrid en Directo, la número 79, aplazada ya dos veces, pero que se ha propuesto sobrevivir, lejos de los árboles del Retiro y en un formato… digital. A esto lo llamo yo renovarse o morir. Apelo, pues, a que todos la “visitemos” en el ordenador o en el móvil buscando después, entre otras diversiones, esa joya de papel que nos alegrará las tardes de otoño. Con este noble fin, he decidido, además, delegar en cinco colaboradores la elección de los libros que se deben comprar y leer este año de reinvenciones. Los cinco tienen en común su hambre lectora y todos han demostrado que son mucho mejores que yo en sus criterios y fino olfato. Hacedles caso, de verdad. Vuestra biblioteca y vuestro bienestar lo notarán para bien.

· Mari Cruz Manzaneque, bibliotecaria. Casas y tumbas, de Bernardo Atxaga (Alfaguara). Acabo de leer la última novela del premio Nacional de las Letras 2019. El título hacer referencia al confinamiento vivido este año 2020, aunque su publicación fue en febrero, antes de que pudiésemos imaginar lo que estaba por suceder. En “Casas y tumbas” se puede decir que el tema principal es la amistad y que a su alrededor giran las relaciones familiares, el amor, el sexo, la venganza, el odio, el perdón, la crueldad, la superación personal, el destino, la enfermedad, la muerte: la vida misma.  Como la vida, la obra va avanzando en “zigzag”. Los capítulos se podrían leer como relatos separados, sin embargo, se complementan y entrelazan en un todo; en cada uno de ellos se resuelven situaciones de los capítulos anteriores, el relato viene y va desde 1970 hasta la actualidad, los personajes, los paisajes, el mundo rural, la ciudad, la televisión, la política, la música, todo va cambiando y todo permanece. Me ha parecido una novela que da gusto leer por el placer mismo de la lectura, la narración de Atxaga está llena de poesía, de paisajes imaginados desde la realidad, de situaciones que nos hacen mirar hacia nosotros mismos.

· Pablo Martínez, dibujante. Cuentos de Galitzia de Andrzej Stasiuk (Acantilado). No he leído nada de realismo mágico, pero creo que este libro puede pasar perfectamente por su versión polaca. Andrzej Stasiuk es uno de los grandes escritores contemporáneos de este país en el que se encuentra la zona de Galitzia. Stasiuk compone, con mucho ritmo, con melancolía, con drama y con cierto humor pese a todo, lo que aparentemente es un libro de relatos cortos en los que se cuentan historias de personas vulgares en algún pueblo de la región. Digo aparentemente porque el conjunto de relatos crea una suprahistoria que tiene su propia vida y que no sobreviviría si se le quitara alguno de los cuentos, casi como el cementerio de Spoon River de Edgar Lee Masters.  

· Cristina Velarte, pedagoga. La rebeldía festiva, de D.E.Brisset (Luces de Gálibo). Durante casi 30 años a este antropólogo y periodista se le ocurrió estudiar las fiestas tradicionales que se celebran anualmente en España. Aparte de documentarse muy seriamente indagando sobre orígenes y mitos de gran parte de ellas, el autor participó activamente en unas cuantas,” trabajo” que, por otro lado, no está nada mal… Articulada en función del calendario, La rebeldía festiva aporta sorprendentes y divertidos datos sobre esas tradiciones que tanto amamos y que esperamos poder volver a disfrutar pronto.

La rebeldía festiva. Feria del libro digital

· María Sáenz-López, periodista. El consentimiento, de Vanessa Springora (Lumen). Leí una entrevista con Springora en El País y me pareció una tía muy valiente. La autora relata en su novela lo que vivió con catorce años. Gabriel Matzneff, escritor de prestigio, depredador en sus ratos libres y 36 años mayor que ella, la corteja hasta que consigue involucrarla en lo que Vanessa piensa que es su primera historia de amor. La escritora describe su experiencia de manera cruda y carga contra la intelectualidad francesa. Su romance era público, Matzneff se jactaba de sus jóvenes conquistas en sus libros, pero el mundo de la cultura aplaudía esos escritos. El libro me hizo pensar en el movimiento Me Too, en lo mucho que ha conseguido en tan poco tiempo. En fin, que la novela se lee muy bien y engancha. También reconozco que los libros de autores que practican la autoficción son mi debilidad… y me quedo, siempre, con Emmanuel Carrère (Fuga, de próxima traducción en nuestro país, El adversario, Una novela rusa…).

El Consentimiento. Feria del libro digital

· Jorge Díaz Cortés, guionista y escritor. Monasterio, de Eduardo Halfon (Libros del Asteroide). Me pregunta mi amiga Rosa qué libro me voy a comprar y recomiendo en esta feria del libro virtual, ya que la auténtica no se puede hacer este año (2020, te odio tanto…) Me habría gustado comprarme el último de Rosa Montero (La buena suerte), pero lo tengo, aunque todavía no lo he leído. El que sí voy a comprar es el que ha publicado Leonardo Padura (Como polvo en el viento), a ver qué tal, si es la mitad de bueno que El hombre que amaba a los perros ya estaré satisfecho. Estos libros los conocéis todos, así que voy con los «raritos» para intentar descubriros algo. Estoy leyendo Monasterio, de Eduardo Halfon, un escritor guatemalteco. Me parece una delicia y me hace feliz, es lo primero que leo suyo y sé que tiene varias con las que me pondré a continuación, así que me esperan buenos ratos con él. Y mi última compra, de esta misma mañana, es De un mundo que ya no está, de Israel Yehoshua Singer, un libro escrito originariamente en yidish en 1947, pero que se acaba de traducir al castellano. Israel Singer es hermano de Isaac Singer, que fue premio Nobel de literatura (si no habéis leído La familia Moskat, hacedlo, me lo agradeceréis para siempre). Y si queréis sigo, para cuando acabe, tengo dos más de Singer que todavía no he leído: La familia Karnowsky y Los hermanos Ashkenazi.  Que disfrutéis de la lectura.

Monasterio. Feria del libro digital

 Y mi recomendación. Stella, de Takis Wurger (Salamandra). Mi aportación tiene que ver con la calidad de la novela, y no tanto con la de mis gustos. Pero es que merece la pena. Friedich y Kristin viven en el Berlín de la II Guerra Mundial una historia de amor que no será fácil, tal vez ni siquiera posible. El nazismo y el holocausto emergen en una trama que este periodista alemán ha trazado con sensibilidad, emoción y no pocas contradicciones morales.

Stella. Feria del libro digital

Hasta el 18 de octubre. #FLMadrid20 #LaCulturaenPie #Hablanlosgurús #Mirandoalfuturo. Con charlas, debates, conferencias, firmas de libros….