Mi madre solía decir que segundas partes nunca fueron buenas. Pero el cine, la música, la televisión, la historia, el amor, incluso, han demostrado que esa teoría no es del todo verdad. Las sagas literarias señalan que el talento de un escritor tiende a aumentar conforme crece su historia (La trilogía del Baztán, de Dolores Redondo; Una amiga estupenda, de Elena Ferrante, Los ojos amarillos de los cocodrilos, de Katherine Pancol…). Por eso, me encanta serviros la segunda entrega de las sugerencias de mis amigos del taller de escritura, tal y como avancé en el anterior post. Son lecturas entretenidas, algunas sabidas, otras descubiertas gracias a ellos. A medida que los voy conociendo aprendo más de todos, no sólo de su curiosidad literaria, sino también de su sentido del humor, de su disciplina y de sus errores, por qué no. Este curioso grupo, en el que me incluyo muy orgullosa, está en fase de aprendizaje, así que es como los bebés que comienzan a caminar y se dan algún coscorrón. Gracias a todos por su colaboración, los de esta segunda parte y también quienes salieron la semana pasada. Como decía ese personaje inolvidable de Casablanca, esto es el principio de una gran amistad. Que suene la música.

Empiezo ya. Alicia Alonso tiene nombre de bailarina ilustre, pero es arquitecta. Vivió en Nueva York  forjándose en el precioso arte de la edificabilidad. Pero un día descubrió que algo no encajaba en la vida que había elegido, y regresó a construir casas y emociones a Madrid. Nos recomienda un libro que no he leído pero prometo hacerlo, porque me encanta el argumento. Una pareja, de la francesa Emmanuèle Bernheim (Anagrama). Por qué: “Lo leí hace poco y me dejó con el culo torcido: Es una novela muy breve sobre las relaciones amorosas modernas”.

Una pareja. Taller de escritura

Juan José Díaz es reincidente. Ya lleva algún taller a sus espaldas porque su devoción no decae. Es observador y algo irónico, una herramienta que utiliza con sutileza para no ofender. Tiene aspecto de ser el compañero amable y pendiente de todo y de todos de la oficina. Recomienda Juan José Regreso a Berlín, de Verna B. Carleton(Periférica).  Por qué: “Fue una de las grandes sorpresas del año pasado. La tragedia del exilio alemán durante el nazismo y el conflicto familiar entre exiliados y los que se quedaron”.

Regreso a Berlín. Taller de escritura

Macarena Villa es mitad mujer y mitad risa contagiosa que sobresale por encima de todos los ruidos de la clase. Me la imagino como un cascabel en su casa, su trabajo, sus citas… gracias a su buen humor. Macarena odia las historias tristes. Huye de guerras, conflictos y todo aquello que lleve consigo dolor. A su hija pequeña le lee cuentos con final feliz, para aficionarla a la bondad nada más. Sugiere La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón, uno de los libros más vendidos en España nunca y que también tuvo segunda y tercera parte. Por qué: “Me gustó tanto que me lo acabé en sólo dos días”. Entiendo a mi compañera, yo tardé tres. Recomendable, lustros después de su aparición.

Carlos Ruiz Zafón. Taller de escritura

Reyes Pariente siempre llega presurosa y sofocada a clase. Trabaja en un banco. Pero, y esto me encanta, también es cuenta cuentos. ¿Puede haber un oficio más bonito que éste? A pesar de narrar historias para otros en voz alta, parece tímida y reservada. Menos mal que no se ha reservado uno de sus libros favoritos. Confesiones de un burgués, de Sándor Marai (Salamandra). Por qué: “Es una autobiografía muy temprana de este autor húngaro. La escribió con 34 años pero es súper interesante. Retrata el cambio tan brutal que se produjo a comienzos del siglo XX que acabó desencadenando dos guerras. Todo el ‘orden’ que había dominado el mundo occidental  hasta entonces se fue a pique”. Marai es asimismo uno de mis autores predilectos. La mujer justa es una obra maestra que yo también recomiendo desde aquí. 

Confesiones de un burgués. Taller de escritura

Miguel Barbudo, 21 años, estudia Sicología. Yo creo que ha caído en un buen sitio para ejercitarse en su futura profesión, todos estamos un poco tarados con esto de la literatura. Le gusta la fantasía pero a pesar de ello, y de su juventud, parece un intelectual de los pies a la cabeza. Propone Miguel los libros de Laura Gallego. Por qué: “Los leí de adolescente. Me gustan por la fantasía que plantea, la forma de escribir rica y entretenida para los jóvenes”.

La hija de la noche. Taller de escritura

Concluyo estas sugerencias con la de mi nueva BFF, o sea, Best Friend, o sea Carmen Burgos. Madre de ocho hijos, ya sólo por esto tiene mi admiración más rendida. Dice que acude al taller porque era esto o ir al sicólogo. Se hace un lío enorme entre los distintos tipos de narrador (que se lo cuenten al profesor). Pero luego, cuando se pone a escribir sólo se necesita a ella. Clara, directa, sencilla… ¿Para qué más? Detrás de su aparente desconocimiento hay una mujer divertida, con cicatrices hondas, algún Lexantín que otro y mucha habilidad para hacernos reír, a mí, desde luego. Recomienda Carmen El Principito, (Salamandra) de Antoine Saint-Exupery. Por qué: “Porque es un libro simple, bonito y habla de la inocencia”. Y como en las películas que acaban bien… pongo el THE END

El principito. Taller de escritura