De cría yo era, lo que se dice, movidita e infatigable: me encantaba montar en bici, llamar a las puertas de los vecinos con mis hermanos y salir a pedalada limpia, creyendo que vendrían detrás de nosotros a tirarnos de las orejas si nos cogían, cosa que nunca pasó, aunque más de uno se quejó a nuestra madre. Dejé de creer en los Reyes pronto y se lo conté a mi hermana menor para no quedarme con el secreto, aun cuando ella aún llevaba trenzas y apenas leía. Como contraposición a mi vena “delictiva”, tenía una afición sosegada, que era jugar a las librerías. Podía haber sido una noble ocupación de no ser porque a mi madre le vaciaba las estanterías una y otra vez con montones de cuentos por el suelo y las camas, que luego había que poner en su sitio, agotador.

Antes de decidir ser lo que soy llegué a imaginar que un día sería librera, un oficio que siempre me ha parecido digno de personas sabias, calmadas y prudentes, adjetivos que disto mucho de reunir, lamentablemente.



 

El pasado verano, la SER recomendaba todas las mañanas un título sugerido por librerías de todo el país, una idea que me hizo más llevadero el camino al trabajo bajo el cielo azul de las vacaciones y que demostró una vez más mi teoría de que quien se dedica a esto tiene el don de la palabra y de la emoción. Me quedé con la propuesta y le fui dando vueltas hasta que hace unas semanas me puse a “recorrer” tiendas para pedir consejos de profesionales. Ahora que los regalos invaden nuestras vidas y nuestras horas, qué mejor qué preguntar a quienes más saben del negocio más altruista del mundo: recibir tanto por casi nada a cambio. He seleccionado diez establecimientos, que conozco, bien porque los frecuento o bien porque su fama les precede. Mi gratitud a todos los que me han respondido, siempre amablemente, y a su vez agradecidos por poder hablar en este blog de lo que más les entusiasma, que no es otra cosa que su hermosa y útil profesión.

Como dijo Borges, las librerías y las bibliotecas son templos del saber. Pues aprovechemos para visitarlos y perpetrar algún que otro pecadillo como comprar muchísimos ejemplares sin mirar su precio. Seremos perdonados por los Reyes de Oriente, siempre magnánimos con las cosas buenas.

 

Los editores (c/ Gurtubay, 5. Madrid). Pequeña, coqueta, selecta, hay talleres literarios, interesantes presentaciones… y su dueña, Philippine González-Camino, comparte conmigo la inquietud de tener un hijo en edad reflexiva. Recomienda esta novela, La Panamericana, de Santiago Elordi (Editorial La Huerta Grande): “El autor tiene la ambición de reflexionar sobre los grandes asuntos de la vida, pero lo hace de una manera completamente fuera de lo común, abordándolos con una originalidad que asombra. La historia narra la travesía de cuatro excéntricos personajes que se encuentran en un puerto colombiano del Amazonas. Juntos, inician un viaje por la Panamericana en un viejo Bugatti, acompañados por una niña y una muñeca hinchable. Es un viaje poético y psicotrópico que se convierte en una narración llena de humor y de ternura, en una profunda reflexión filosófica, salvaje ya veces descarnada. Es un libro breve e intenso”.

La panamericana. Qué recomiendan los libreros

La Panamericana de Santiago Elordi

Sombra y Revolución. Qué recomiendan los libreros

Sombra y revolución de José Vicente Quirante

La Modesta (c/ Modesto Lafuente, 31. Madrid). Coco, su dueño, amigo de mi sobrino Pablo, nos sugiere Sombra y Revolución, de José Vicente Quirante (Ed. Confluencias). “Lo escribe un enamorado absoluto de Nápoles (fue director del Instituto Cervantes en esa ciudad). Tuvo un feliz descubrimiento con la apasionante figura de Domenico Cirillo, médico y botánico ilustrado napolitano con una historia maravillosa. Se puso a investigar personaje, época y entorno histórico (finales del XVIII) y le salió una novela redonda. ADVERTENCIA PARA NAVEGANTES: No se trata de una novela histórica. Es una gran novela que basa la trama en parte de la biografía de Cirillo, pero trasciende el género sin duda”.

El rincón de la lectura, (c/ Once, 2. Ciudad Pegaso, Madrid). José María López, el propietario de este pequeño lugar de barrio, se lo piensa mucho y al final opta por títulos inmortales: “El principito, El Señor de los anillos, Diario de Ana Frank. No hay un por qué. Son clásicos y siempre apetecen”.

El Señor de los Anillos. Qué recomiendan los libreros

El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien

Lugares fuera de sitio. Qué recomiendan los libreros

Lugares fuera de sitio de Sergio del Molino

(Paseo de la Castellana , 154) El libro que Rodrigo Rivero, amigo de mi amiga Isabel, recomienda es: Lugares fuera de sitio, de Sergio del Molino. Espasa). En este libro, que ha sido el Premio Espasa 2018, Del Molino nos lleva de la mano por esos territorios de España que son lindes con los países que nos rodean e incluso con zonas dentro del propio territorio peninsular. Son lugares inusualmente peculiares, ya que cultural y sentimentalmente se encuentran a caballo entre dos mundos. Lugares que conforman unas fronteras insólitas y que conviene conocer y comprender, sobre todo en estos momentos en que la convivencia y la comprensión parece flojear a nuestro alrededor”.

Alberti (c/ Tutor, 57. Madrid). Lola Larumbe es una de las libreras más conocidas de Madrid y de España. La suya sí que es una capilla de eruditos y expertos. Dice así: Mejor la ausencia, de Edurne Portela (Galaxia Gutemberg),Premio de los Libreros de Madrid. Es la voz de una niña que asisten en los años 80 en un barrio de Bilbao a la desintegración de su familia a causa de los conflictos políticos. Ella es la observadora, mientras crece, de esta realidad que describe la degeneración de una sociedad, marcada también, por las drogas y los problemas de la juventud en esa década y los 90”.

Mejor la ausencia. Qué recomiendan los libreros

Mejor la ausencia de Edurne Portela

En busca de la felicidad. Qué recomiendan los libreros

En busca de la felicidad de Douglas Kennedy

Librería + Bernat (Carrer Buenos Aires, 6. Barcelona). Me llamó la atención este lugar porque leí en la prensa que un niño va a leer allí todos los días a la hora del recreo. Su dueña, Montse, me comentó que incluso tiene butaca fija para que lea sin prisas. Y me recomienda: En busca de la felicidad, de Douglas Kennedy (RBA). Manhattan, víspera del día de Acción de Gracias de 1945. La guerra ha terminado y la fiesta de Eric Smythe está en pleno apogeo. Todos sus amigos de Greenwich Village están allí. También su hermana Sara, una joven independiente y despierta, que empieza a abrirse camino en la gran ciudad. Un libro apasionante, lleno de ritmo y calidad”.

Librería Bernat. Qué recomiendan los libreros

Librería + Bernat en Barcelona

Libros de Arena, (c/Capri, 15, Madrid). Es a donde acudo siempre a mirar y a comprar. Pegada a mi casa, me pareció una temeridad pero también un soplo fresco cuando la abrió hace varios años. Su dueño José Ángel, es atento y paciente. Si no tiene algo a mano, te lo pide. Y huele a papel, lo que me encanta. Recomienda Comimos y bebimos, de Ignacio Peyró (Libros del Asteroide). “Si la vida puede ser en ocasiones ingrata, en la cocina siempre hay algo bueno que esperar. Por eso la mesa es de las mejores maneras que los hombres hemos encontrado para cortejar la felicidad”.

Comimos y bebimos. Qué recomiendan los libreros

Comimos y bebimos de Ignacio Peyró

Manuscritos de Jaén. Qué recomiendan los libreros

Manuscritos de Jaén de San Juan de la Cruz.

Los Terceros (Plaza de los Terceros, 14, Sevilla) Ignacio Sánchez Meléndez su dueño me pareció simpatiquísimo y un entendido en libros antiguos, con vejez y saber. Siempre es bueno volver a los clásicos. Me sugirió éste: Manuscritos de Jaén, de San Juan de la Cruz. “El autor estuvo en la cárcel en esta ciudad, y allí escribió este manuscrito de cántico espiritual y poesía. Es un resto de edición, no es de segunda mano. En su día pagué 15.000 pesetas por él”.

Librería Cálamo. Qué recomiendan los libreros

Librería Cálamo en Zaragagoza

Cálamo (Pza. de San Francisco, 4, Zaragoza). León Vela, empleado de esta librería mítica de la capital aragonesa donde yo compraba de joven cuando vivía allí, cita Cosas Vivas, de Munir Hachemi (Ed. Periférica). “Es una experiencia vital que contemporiza con la vida actual. Un guiño a la historia social. Cuatro jóvenes que hacen vendimia a Francia con la precariedad laboral que conlleva”.

Cosas vivas. Qué recomiendan los libreros

cita Cosas Vivas de Munir Hachemi

La trenza. Qué recomiendan los libreros

La Trenza de Laetitia Colombani

Librouro, c/ Eduardo Iglesias, 12. Vigo), ciudad a la que tengo un afecto ilimitado. Mis amigos Blanca y Moisés saben por qué. Señala María José, una encantadora empleada: “Nuestra recomendación es La Trenza de Laetitia Colombani (Salamandra). En esta novela la autora nos relata la historia de tres mujeres que aunque viven en continentes y vidas muy distintas, tienen mucho en común. Mujeres luchadoras  que no se conforman y que luchan cada día para cambiar su destino. Una pequeña joya literaria”.

Algún día este dolor te será útil. Qué recomiendan los libreros

Algún día este dolor te será útil de Peter Cameron

Ante tanta abundancia, yo debería callarme sin más y aplaudir, como de hecho hago. Pero quiero añadir mi pequeña contribución a este pozo de conocimiento. Para tratar de entender mejor a mi hijo Nicolás (16) leí Algún día este dolor te será útil, de Peter Cameron (Libros del Asteroide), el pensamiento de un adolescente que no entiende su mundo ni el mundo lo comprende a él. No sé si me acerca o me aleja de mi hijo, pero al menos sé, que en las historias tristes está casi siempre la mejor literatura. Dedicado a ti, Nicolás. Ojalá algún día leas éste y todos los demás. Felices y lectores Reyes a todos.