Mi hermano Jorge es un poco descreído de las cosas celestiales. Nos ha pedido que no le felicitemos por el día de su santo, que hay muchas cosas en juego como para ocuparse de seres divinos y demás espiritualidades. Imagino que se refiere a las elecciones, que vienen cargadas de tensión y de misterio, como una buena novela. Como sé que a Jorge sí le gusta leer y por eso de llevar el nombre del día de todos los libros y del patrón de Aragón, le voy a dedicar este post  y a sugerirle alguna lectura que definitivamente lo aleje de los cielos y lo deje en tierra firme el grandioso Día del Libro, que es hoy.

Uno para cada persona

Yo sé bien cuál me gustaría que me regalaran*, por si alguien pilla la indirecta. Y también me haría con una rosa si viviera en las Ramblas barcelonesas, donde es tradición y felicidad este día. Me atrevo, además, a sugerir con qué título obsequiar al prójimo según qué rama del parentesco te toque o si es amigo o vecino. Porque todos los libros tienen un dueño esperando. Y un santo que los protege, mal que le pese a mi hermano. Ojalá sirviera también para que, como he escuchado decir a un librero catalán, Xabier Vidal, todas las familias compraran un libro una vez al mes. A base de esos 20 euros de media que viene a costar el ejemplar , el negocio sería, incluso boyante, no como ahora. Ahí va la lista de propuestas, bendecidas por la ilusa fe de que hoy se venderán muchos más si la lluvia no lo estropea.

Para un hermano: Lluvia fina, de Luis Landero (Tusquest). Uno de los mejores narradores en lengua castellana, Landero se inmiscuye en un terreno que es de todos, la familia. Tres hermanos reviven sus rencores cuando uno de ellos quiere organizar el 80 cumpleaños de la madre, una mujer autoritaria, distante y carente de emociones. El discurso, a través de la mujer de él, Aurora, es crudo y hermoso a la vez. Muchos se reconocerán en viejas amarguras. Hay que leerlo.

Luvia fina. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

Lluvia fina, estupenda

Para una hija: La hija, de Anna Giurickovic (Salamandra). Un inquietante y sorprendente relato de una madre que vive con un terrible secreto de la infancia de su hija, que ahora cuenta con 13 años, y esconde una personalidad incontrolable y caótica. Me ha encantado.

La hija. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

La hija, inquietante

Para un marido: Inteligencia emocional para padres, de Paloma Hornos (Arcopress). Esta guía para enseñar a los hijos a ser felices me convence porque es, sobre todo, un manual para nosotros, los que tenemos la llave de esa felicidad y no siempre sabemos a qué lado girarla para que ellos se conviertan en seres completos y comprensivos con la sociedad que les ha tocado vivir. Un descubrimiento que ayuda de verdad.

Inteligencia emocional. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

Inteligencia emocional, una necesidad

También poesía

Para un novio: Metralla y purpurina, de Luis Ramiro (Planeta). Este joven poeta nos obsequió con algunos de sus versos en el acto de reinauguración de la Casa del Libro, hace un mes. Tanto me gustó su lírica que me compré este librito que me están gustando mucho, porque no tiene artificios, es directo, libre, breve y habla de la vida, que al final, es la inspiración de todo lo que nos mueve. Aconsejable 100%.

Matralla y purpurina. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

 

Para un suegro: Yo Julia, de Santiago Posteguillo (Premio Planeta 2018). No había recomendado todavía este libro, que “nació” en el invierno, por no haberlo leído. Ahora puedo decir que entiendo su aceptación, porque tiene un hilo narrativo que te atrapa y descubre a la mujer que movió el mundo en un siglo machista y lejano. Ella creó una dinastía y la inmortalidad.

Yo, Julia. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

Yo Julia, historia

Para un vecino: La apariencia de las cosas, de Elizabeth Brundage (Duomo Editorial). Un profesor dice haber encontrado a la vuelta a su casa a su mujer muerta y a su hija pequeña jugando sola, hecho que se confirma. Todas las sospechas caen sobre él. Una mirada sobre el pasado y sobre el presente que parece que tiene una sola cara, pero tiene muchos aspirantes a asesino.

La apariencia de las cosas. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

La apariencia de las cosas, misterio

Para un buen amig@: Vírgenes y verdugos, de Tomás Barbulo (Salamandra). Haibala Ahmed Yadali el Saharaui, nació de la imaginación de este periodista experto en temas yihadistas. El personaje, sagaz, tramposo, canalla y a un tiempo, atractivo como un guapo actor de cine, regresa con una trama coral, esta vez a Siria, en paralelo a la enfermera Malika. Un retrato del submundo y del mundo islámico, con buenos y malos, aventuras y desventuras, historia y mentira.

Vírgenes y verdugos. Los títulos más apetecibles en el Día del Libro

Vírgenes y verdugos, actualidad

*Todos estos me los he leído y por eso los recomiendo. Pero cualquier libro tiene santoral, porque todos nos hacen mejores. Y si no, nos divierte. Por cierto, yo aspiro a comprarme hoy Fin de semana, de Peter Cameron (Libros del Asteroide). Pero ésa es otra historia.