Mentiría si dijera que he leído todos los premios Planeta, ni siquiera los de los últimos 20 años. Y faltaría a la verdad aún más si dijera que me han gustado todos. Los hay inolvidables, como No digas que fue un sueño, de Terenci Moix o El mundo, de Juan José Millás. Y otros decepcionantes, aunque no voy a citar los que menos me gustaron, porque para mí, que te den el Planeta es ya un reconocimiento y un honor.

Estos premios, que son como los Oscar de la literatura, con su fiesta, sus invitados y sus novelistas temerosos de ser los perdedores, han sido muy emotivos para mí porque los he vivido durante décadas de cerca, en Barcelona, un lugar que me encanta y al que deseo lo mejor en estos tiempos de cólera colectiva y decisiones dolorosas.

Tengo allí varios y queridos amigos, Eduardo, Marta, Nieves, Joana, Gemma… que no piensan igual pero no por ello sus sentimientos y razones valen menos dependiendo del lado en que están. Vaya por ellos este post. Y por esa ciudad al borde del mar que siempre ha sido acogedora y tolerante conmigo, que soy de fuera.

Añado esto que es de última hora, el Cervantes 2019 a un poeta catalán, Joan Margarit, quien a sus 81 años ha dicho que piensa seguir escribiendo en sus dos idiomas sin ataduras ni limites. Es un gesto oportuno con su figura y con la libertad darle ahora este galardón, que reconoce lo mejor de las letras hispanas.

Volviendo a los Planeta 2019, preveo que los voy a leer de un tirón. Como tenía prisa por hablar de ellos, no he esperado a hacerlo, aun cuando si uno se refiere a un libro, lo primero y elemental es leerlo antes. Me explico. En esta ocasión deseo referirme antes a los autores, dos de los mejores novelistas que existen en España.

Terra Alta de Javier Cercas. Premios Planeta 2019

Javier Cercas, barcelonés, es el ganador con Terra Alta, un terrible crimen que sacude una comarca catalana. Unos pudientes empresarios son torturados y asesinados. Hay reminiscencias a Víctor Hugo (la hija del protagonista se llama como la del de Los Miserables, Cossette), un policía lector voraz y mucha literatura lo presiento. Lo primero que leí de Cercas fue Soldados de Salamina (Tusquets) y me gustó tanto tanto que a día de hoy sigo recomendando esta valiente y honda historia sobre nuestra guerra civil que aún no hemos desterrado del todo del pensamiento y del corazón. Luego me entusiasmó Anatomía de un instante (sobre el 23-F) y El impostor, o cómo la mentira puede crecer hasta construir una identidad invisible pero malévola y perdurable. Javier Cercas es recomendable se lea lo que se lea de él.

Alegría de Manuel Vilas. Premios Planeta 2019

Manuel Vilas, oscense como yo, y autor de uno de los libros que más me ha impactado en los últimos veranos, Ordesa (Alfaguara), es el finalista. Duro, sangrante, cercano por los rincones que describe, terrible a veces, sarcástico otras, este manojo de historias a medio cruce entre la novela y su verdad es de los títulos más necesarios para entender un tipo de literatura rural y cabalmente personal. Brutal para muchos es para mí un encuentro con mi paisaje más íntimo, las montañas y también la gente de Huesca. ¿Cómo no me iba a gustar?Ahora con su premiada Alegría, retoma ese hilo, aunque él dice que su premiada novela no es de dura lectura, sino serena y equilibrada, como su nombre. Dos estupendos autores para un premio amigo.