Lejos del corazón: a sus órdenes, Lorenzo Silva

Libro recomendado. Lejos del corazón

Marina, mi hija mayor, nació un día de junio hace la friolera de 20 años. La criatura vino al mundo un lunes lluvioso en plena Feria del Libro. Interpreté entonces aquella coincidencia como una señal de que la niña y mi pasión lectora podían llegar a entenderse bien con el correr de los años. Al fin y al cabo, es difícil para mí aceptar mi vida sin la una y sin la otra. Ambas debilidades me procuran cierta esclavitud y no pocos momentos de placer al mismo tiempo.

Para entonces, en 1998, yo ya había leído La flaqueza del bolchevique (1997). La excelente novela con la que descubrí a unos de mis autores favoritos (eso lo supe luego), Lorenzo Silva. Lo que no sabía es que al mismo tiempo de la llegada de mi hija, aterrizarían también en mi existencia una pareja de personajes literarios, currantes y sagaces, que iban a revolucionar la forma de entender la novela negra de la mano de Silva.

Por primera vez dos agentes de la Guardia Civil, ese cuerpo a menudo mal valorado, protagonizaban un libro de asesinatos, intrigas y psicología abundante. Era El lejano país de los estanques, y sus pobladores, el teniente Rubén Bevilacqua y la sargento Virginia Chamorro. A sus órdenes, me cuadré entonces.

Lejos del corazón sale a la venta el 24 de este mes

Vila y Chamorro han crecido en sabiduría, tozudez y olfato (también en escepticismo) a la par que lo ha hecho mi hija, lo que no deja de producirme una simbólica sensación de felicidad. La ya saga de Lorenzo Silva cumple aniversario con lo más granado de mi casa y lo hace con un regalo inesperado, la novena entrega que viven estos agentes: 'Lejos del corazón' (Destino).

El libro sale a la venta el 24 de este mes. Es decir, que no lo he leído (aún). Pero con la confianza y la prisa que una tiene en sus clásicos me permito recomendarlo desde ya. Todo indica que, en Lejos del Corazón, regresa un Vila cansado, en el tiempo de descuento, pero aún con asuntos pendientes por resolver. Y una trama de actualidad, el narcotráfico en el Estrecho con un trasfondo cibernético.

Lorenzo Silva

A mí me sobran excusas, desde luego. Y seguro que a mi amiga Sonia, que es también una devoradora de Silva aun cuando algunos títulos (en eso coincidimos las dos) no nos hayan gustado siempre. Pero seguro que Sonia me perdona si digo que veinte años no es nada (o es mucho desmintiendo al tango). Y que un aniversario así bien vale la lectura de Lejos del corazón. Igual luego discutimos si es mejor o peor que otras. Y casi seguro que no llegaremos a un acuerdo, salvo que siempre seremos fieles a Lorenzo, en la alegría y en la enfermedad. Como los matrimonios que discuten. Feliz cumpleaños a mis (tres) personajes favoritos.