El pasado domingo, día 1 del confinamiento oficial decretado por el Gobierno, me tragué una película que en otras circunstancias no habría visto ni loca. Pero sabiendo que se avecinaban varias semanas de cuarentena, lo de seleccionar planes no me pareció una buena idea. No está el patio para exquisiteces, pensé, en esto se me va hora y media de una larga quincena que en otro momento hubiera invertido en pasear, ir al cine, montar en bici o beberme un vino con mis amigas.

Así que me senté en horario de sobremesa a ver Un hombre de altura (rtve.es), cinta francesa, con un Jean Dujardin reducido a 1,36 m. para dar vida a un hombre seductor pero enano, y, valga la paradoja, padre de un guaperas de 1,80. En un momento de pesar, el protagonista le pregunta a su heredero cómo lo ve, a lo que éste responde: “Te veo como mi padre, un hombre bueno, valiente y que lucha por su dignidad”. A partir de allí, el protagonista se rehace de nuevo (no crece, desde luego) y vuelve a su exitoso trabajo de arquitecto, al tiempo que su mujer soñada, rubia, esbelta y mucho más alta que él, le declara su amor arrodillada para poder besarlo mejor.

Esta metáfora del hombre insignificante en estatura pero grande en afectos me pareció muy apropiada para enganchar este Día del Padre anodino y nada fallero que tenemos que pasar en nuestras casas para sobrevivir a la pandemia y para demostrarnos, además, que somos cívicos y personas de bien con el prójimo. Para que la celebración no se haga tan claustrofóbica he preguntado a varias personas de distintas edades cómo ven a sus padres. Y con cada una de esas definiciones propongo un libro más o menos acorde con ellos.

Con tantas horas como estamos pasando encerrados y preguntándonos qué hacer, la lectura es probablemente la más saludable de las gimnasias. Por higiene mental, por economía, por sencillez y por diversión. Si además podemos celebrar el día de nuestros mayores leyendo con ellos, aunque sea en “cautiverio”, lo convertiremos en un virus contagioso, pero sano. Va este post por todos, porque padre no hay más que uno. Y si no, que se lo digan a mis “colaboradores” literarios de esta semana.

Me permito la libertad de citar en particular a mi hijo Nicolás (17), autor de la ilustración que ha hecho concienzudamente en honor a su padre, Juan Pedro, quién sabe si quitándole horas al estudio virtual. Pero en esta ocasión, se lo permito y agradezco de corazón. Seguro que su progenitor también estará orgulloso de él en estos tiempos de alarma sanitaria y descoloque general. Y ahora sí, éstos son los retratos de esos hombres imperfectos pero estupendos.

· De Lucía (22 años) a su padre, Paco: “Es mi persona de referencia, en quien confío y a quien admiro. Adoro los momentos que pasamos juntos cocinando y compartiendo música en una atmósfera donde las ideas fluyen sin control. A medida que voy creciendo, me doy cuenta de que somos más parecidos”. Libro recomendado: 1095 recetas, de Karlos Arguiñano (Planeta). La maestría del cocinero vasco al alcance de todas las cocinas cada día de la semana, cada semana del año.

Arguiñano cocina día a día. el-dia-del-padre-leyendo-y-en-cuarentena

· De Jimena (9) a César: Aquí me permito reproducir la caligrafía de esta pequeña artista, minuciosa y muy clara. Lo dice todo. Libro: Almendra, de Wow-Pyung Sohn (Temas de hoy). Yunjae tiene 16 años y está en la edad de las emociones desbordadas, el amor y la rabia. Su cerebro emocional es como una almendra. ¿Conseguirá superarlo?

· De Javi (20) a Javier. “Mi padre es muchas cosas. De forma objetiva es inteligente, responsable, centrado, valiente y trabajador. Pero mucho más importante es de forma subjetiva, cariñoso, siempre está cuando se le necesita. Es la clase de hombre que me gustaría ser algún día”. Libro: El corazón con que vivo, de José María Pérez, Peridis (Espasa. Premio Primavera de Novela 2020). Un relato, no sobre la guerra civil, sino sobre las personas que vivieron y sufrieron la guerra en bandos opuestos. Por eso rezuma reconciliación.

Libro de Peridis. el-dia-del-padre-leyendo-y-en-cuarentena

· De Mariem (16) a Fernando: “Una mañana de enero mi padre me dio un cuaderno de un intenso color azul oscuro en donde él plasmaba sus reivindicativos pensamientos cuando era joven. Para mí fue el mejor gesto que pudo hacer para demostrarme su confianza y su amor, porque dentro de ese viejo cuaderno encontré, con una bonita letra cursiva, alguien con unos ideales tremendamente fuertes y con una manera de escribir propia de un poeta. Fue en ese momento cuando comprendí que yo soy solo una pequeña parte de su enrevesada vida y que otro padre en mi vida hubiese sido un tremendo error”. Libro: Vivir mola, de Olga Fernández (Espasa). Un manual para entender la vida con optimismo, sin echar la vista atrás y convertirte en dueño de tus decisiones y errores.

· De Inés (13) a Juan Carlos: “Con mi padre te puedes reír. Es muy despistado y a veces mete la pata, pero es divertido. En verdad, es alguien con quien puedes contar y que está ahí siempre, para lo que necesites”. Libro: Noche y océano, de Raquel Taranilla, Premio Biblioteca Breve 2020 (Seix Barral). Una profesora culta y un poco agónica se encuentra con la noticia de que alguien se ha llevado el cráneo de un polémico director de cine.

Noche y Océano. el-dia-del-padre-leyendo-y-en-cuarentena

· De Beatriz (22) a Kike. “Mi padre le da mucha importancia al concepto de familia, a permanecer unidos pase lo que pase. Y probablemente esa sea la razón por la que se preocupa mucho (a veces en exceso) cuando el cumplimiento de estos ideales se ve amenazado. Es culto, crítico, y, en ocasiones, algo cabezota. Yo tampoco suelo dar mi brazo a torcer fácilmente y esto hace que a veces entremos en debates que pueden llegar a distanciarnos pero siempre sabemos cómo disculparnos y cómo volver a recuperar la cercanía familiar que tanto se molesta en conservar. Le estoy muy agradecida por lo que me ha enseñado, aunque no se lo demuestro habitualmente. Y por lo que le queda por enseñarme”. Libro: La distancia que nos separa, de Renato Cisneros (Planeta). Un ajuste de cuentas entre un padre y un hijo por el pasado. El propio escritor recrea este abismo con su padre, un general peruano.

· De Jorge (25) a Francisco: “Afortunadamente se bajó el telón de esa función en la que tu padre tiene un personaje muy inmóvil, eternamente condenado a ser un padre y a ser tratado como tal. Es un paso importante que te permite asomarte al abismo de las personas que más próximas tienes para conocerlas de verdad: en él hay contradicciones (tranquilo y con genio, buen humor y mala leche, orden y limpieza, trabajador y perezoso, generoso y algo cutrecillo); hay claros luminosos (protector hasta la médula de sus hijos, amor por la naturaleza, por la vida sencilla y anticonsumista); y grietas misteriosas. En fin, una persona normal –única –y corriente. Así es mi padre”. Libro: La conjura de los necios, de John Kennedy (Anagrama). La peripecia de un ser excéntrico, Ignatius J. Reilly, que quiere vivir en el Medievo porque añora su moral pero termina siendo víctima del capitalismo que detesta a través del trabajo.

· De Nieves (59) a Mariano: “Mi padre se llama Mariano Canudo. Para mí, él es una referencia de humanidad, optimismo y bondad. Es MACANUDO, una expresión que él usa cuando algo le gusta”. Libro: Las 100 personas que cambiaron el fútbol (Oberon). Un repaso a grandes nombres de la historia de este deporte con anécdotas, vivencias y datos desconocidos.

Libro sobre fútbol. el-dia-del-padre-leyendo-y-en-cuarentena

· De Jaime (20) a Paco: “Si se enfada, mi padre no te lo dice directamente, sino que te lo demuestra con distancia tajante y es un fastidio, porque sí lo quieres tener cerca. Es muy risueño y trabajador, melómano y pintor. A veces puede ser muy exigente o frío pero él no te juzga por lo que eres sino por las acciones que tú no deberías hacer para poder sacarte el máximo potencial y ser feliz. Si estás triste, sí te escuchará y te dirá lo que piensa para que tengas más perspectiva. Si hace falta se privará de caprichos para que podamos vivir bien. Le quiero mucho y quiero compartir más momentos con él”. Libro: Algo en lo que creer, de Nikcolas Butler (Libros del Asteroide). Un granjero y su mujer reciben la visita de su hija, que regresa con su nieto. Una historia sobre la recreación de las relaciones afectivas.

· De Raquel (47) a Pedro: “Es un hombre muy, muy trabajador. Resolutivo, su lema es un problema, una solución. Sus compañeros le llamaban McGyver, con eso lo digo todo. Es capaz de hacerte una lámpara de diseño con una rama de un árbol… Tiene su genio, pero también es comprensivo y empático. Para él lo más importante es que tengamos salud. Le gusta estar informado por radio y prensa, y ahora el móvil es su gran aliado. Le encantaría tener treinta años menos porque ‘madre mía las cosas que haría yo’. Por eso, y por mucho más, mi padre es un tipo genial. Libro A corazón abierto, de Elvira Lindo (Seix Barral). Los padres de la autora recrean el auge y el declive de una gran pasión. Un título en el que Lindo desnuda a su familia para consagrarla.

Por cierto, todos estos libros se pueden comprar en las librerías, que tienen página on line. Y si no, descargadlos en páginas como todostuslibros.com, Amazon.es. La biblioteca de la Universidad Complutense tiene más de 130.000 volúmenes en biblioteca.ucm.es. Y en las bibliotecas municipales, también on line. Y ya sabes, Quédate en casa!

Última novela de Elvira Lindo. el-dia-del-padre-leyendo-y-en-cuarentena