Aburrida como ando de noticias catastrofistas, esto que voy a contar es todo un bálsamo para el ánimo, aun cuando uno no tenga entre sus aficiones la lectura. Mi amigo Luis, que es como un ratón de biblioteca pero en Internet, me ha pasado una encuesta sobre el consumo que hacemos los españoles de ese bien tan barato y gratificante. Toluna, una compañía especializada en investigación on line, ha recogido una valiosa información sobre los hábitos de los españoles frente a un libro *. Lo hace coincidiendo con el Día Internacional del Libro, un año más muy devaluado por la pandemia, pero sin perder ni una molécula de su valor y conveniencia.

Ya que no se esperan grandes masas de gente asaltando librerías y puestos callejeros o comprando rosas a juego con el aroma de los libros, disfrutemos de unos titulares que nos dejan como país en un lugar respetable. En España, concluye el estudio de Toluna, se lee más de lo que creemos. Por no alargarme en conceptos iré directamente a los datos que me han sacado un suspiro de alivio porque alimentan la esperanza del oficio. A ellos, he añadido mi modesta interpretación. ¿Y tú por qué lees?

Un 53% de la población se considera lector moderado y un 41% declara devorar libros. Sólo un 6% dice que no lee nada de nada. Yo me voy a incluir en el primer bloque, para no pecar de excesiva porque hay gente que me supera con creces.

Por regiones, donde hay más lectores es en Extremadura con un 71%, seguidos de La Rioja con un 67%, Asturias 50% y Madrid lo mismo. Baleares es la que menos lee, con un 15%. Me gustaría que en mi ciudad, Madrid, se leyera más, pero me gustaría que pasaran tantas cosas buenas en ella que… mejor leamos.

Extremadura, con un 71% de lectores, está a la cabeza de lectores en España

El 64% de los españoles declara que leen más e incluso mucho más tras la pandemia, El 45% de los encuestados señala que lee ahora más que durante la pandemia e incluso el 19% lee mucho más que antes. El 28% lee lo mismo que antes y un 7% ,  menos. Yo hago lo que puedo y siempre me parece poco. Diría que supero la media de libros leídos al año que son 10 por español.

Las razones que nos llevan a leer a un 82% son el puro ocio, la cultura y el gusto. Un 19% confiesa hacerlo por desconectar y evadirse. Aquí me quedo con todas las razones. Puro placer.

En relación con el tiempo que invertimos en ello, el 51% dedica hasta 5 horas semanales a la lectura de libros, un 24% hasta 10 horas, un 16% una hora o menos y un 9% más de 10 horas. El tiempo es libre, de diez minutos en adelante ya me parece bien. Por algo se empieza.

La forma de elegir títulos comienza por seguir las recomendaciones de amigos y familiares (62%), seguido de consejos de escritores o críticos a través de las redes sociales. Un 25% se deja llevar por la portada y un 24% absorbe directamente los nuevos lanzamientos. A mí me gustaría que algunos empezaran por este blog, pero cualquier camino es bueno si la meta es un libro.

La mayoría prefiere el libro tradicional (63%) frente al electrónico (19%), las bibliotecas (10%), los de segunda mano (5%) y el audiolibro. Por Dios, para mí, el libro tradicional for ever.

Un 63% de lectores prefiere el libro tradicional, frente al 19% que se decanta por el libro electrónico

Los géneros que más nos apasionan son por este orden: novela histórica, policíaca, la ciencia ficción, la fantasía, la novela negra y los clásicos. Yo voy a apostar por los clásicos, que nunca mueren.

Un 39% de los encuestados dice que sus hijos leen por gusto y un 15% por obligación. Los padres señalan de sí mismos que son la vía para que sus hijos descubran el placer de la lectura. Bueno, que lean por lo que sea, pero que lean,

Un 63% reconoce que se ha quedado dormido alguna vez mientras leía y por el contrario, un 32% ha pasado noches en vela enganchado a la historia que tenía entre manos. Nunca me he quedado frita mientras leía, pero como somnífero me gustaría mucho más que otros.

Y por último, un 20% cotillea siempre que puede el libro de otro que va a su lado, por ejemplo, en el transporte público. Ahí estoy yo, no puedo remediarlo.

Para terminar dos recomendaciones al hilo de esta encuesta para celebrar por lo grande el Día del Libro. “No oigo a los niños jugar” de Mónica Rouanet (Roca editorial). Una mezcla habilidosísima entre la novela negra y el tratamiento de los problemas siquiátricos de la protagonista de la historia. Está lleno de suspense, pero también de realidades que desconocemos como el riesgo de exclusión social al que están expuestas muchas personas.

Y “Transbordo en Moscú” de Eduardo Mendoza (Seix Barral). Las aventuras de Rufo Batalla, recién casado, uno de los personajes más logrados del escritor catalán. Su humor y finura al servicio de esta gran felicidad que es leer cuanto uno quiera.

Feliz Día del Libro… y de la rosa 2021.

*Encuesta hecha con el testimonio de 1.046 personas mayores de edad