Sólo diré una cosa del año que está a punto de irse, porque no pienso perder ya ni un segundo más en lamentos, dolor, frustración y miedo: difícilmente 2021 podrá ser peor que 2020. Y si por algo que ignoro estamos condenados a que lo sea, haremos lo imposible por torcer ese destino caprichoso y perverso que aliviarán las vacunas, si la ciencia así lo quiere. Si pudiera, yo saltaría en el calendario estas navidades con una zancada de Usain Bolt o una brazada de Mireia Belmonte, a lo campeón y sin remilgos. No tengo el menor interés en ellas: demasiadas ausencias, distancias insalvables, mesas vacías, calles peligrosamente alborotadas… Pero como decía el gran Gila, si no puedes con el enemigo, únete a él. Así que vamos a tener unas fiestas en paz y armonía, solitarias, pero sensatas. Y sirvámonos de aquello que nunca falla, como son los amigos y los libros, para librar esta guerra agotadora y nada cómica que, al final, ganaremos.




Como en anteriores veces, hoy también he tirado de gente buena para dar forma a este penúltimo post. Doce lectores, doce deseos y doce títulos, uno por cada mes del año que se cierne son, para mí, un espléndido regalo que hago extensivo a todos. La lectura, ya lo he dicho antes, es atemporal, por eso se mezclan aquí clásicos, con novedades, títulos favoritos e impactantes, viejos recuerdos, recomendaciones personalísimas… La literatura es un gran costurero lleno de hilos de colores. Con ella hemos elaborado nuestro almanaque, cuando menos, pensado para la esperanza.

· ENERO: Diego C., 20 años, estudiante de Comunicación Audiovisual: Mi deseo: Es para todos aquellos quienes las batallas más complicadas se han librado dentro de su cabeza,  quiero que todo el mundo encuentre la fuerza, disponga de los medios para acudir a profesionales y encuentre el valor de aprender a  sentarse, parar y meditar. La mente es nuestra arma más poderosa, pero a veces dispara hacia nosotros y hemos de aprender a detener eso. Mucha fuerza y paciencia contigo mism@. Mi libro: Luna de lobos, de Julio Llamazares (distintas editoriales). Es una lectura breve que presume de una prosa poética que narre lo que narre hace que sea digno de admirar, de pararse a contemplar los detalles. El autor nos cuenta así la historia de los últimos soldados republicanos destinados a esconderse de los militares franquistas en los montes de León, viendo como su número día a día disminuye, intentando vivir con toda la dignidad que puedan mientras sus ideales no les abandonen. Al fin y al cabo ¿qué es mejor, vivir agazapado o morir de rodillas?

· FEBRERO: Nati del P., 45 años, profesora de Historia. Mi deseo: Poder viajar de nuevo. Mi libro: Las ciudades evanescentes, de Ramón Lobo. Una crítica a la globalización, con sus urbes masificadas pero solas, sus crisis y todas las graves consecuencias de la gran pandemia de este siglo.

· MARZO: Javi D., 22 años, estudiante de Relaciones Internacionales y Diplomacia. Mi deseo: Encontrar mi sitio en este mundo, estar orgulloso de lo que he hecho y tener claro lo que me queda por hacer. Echar la vista atrás y poder decir que todo lo que he recorrido no fue en vano, que me hizo la persona que soy ahora. Mi libro: Odisea, de Homero. Porque este poema es una metáfora de lo que a mí me gustaría conseguir, es el camino que recorre el protagonista, Ulises, hasta su meta final, Ítaca, tras años de destierro.

doce libros para 2021

· ABRIL: María E., 57 años, administrativa. Mi deseo: No tengo muchos deseos en la vida, soy más bien de ganármelos. Me conformo con seguir programando pequeñas reuniones de amigos, pequeños viajes, hacer la cena anual de primos y acabar bailando y bebiendo gin-tonics hasta las tantas. Lo que hasta ahora hemos venido haciendo con normalidad, que ahora nos parece excepcional. Mi libro: El jardín de los espejos, de Pilar Ruiz (Roca Editorial). Esta novela sitúa en tres momentos diferentes a tres mujeres. Todas comparten el mismo lugar, una vieja casona de Cantabria, en el valle del Pas, que alberga innumerables secretos. El arte y la geografía cobran aquí un espacio fundamental.

doce libros para 2021

· MAYO: Alberto V., 45 años, profesor de Economía. Mi deseo: Volver a ver el rostro de mis alumnos. Mi libro: Historias de París, de Mario Benedetti (Libros del Zorro Rojo). La capital francesa no es sólo como la muestran las postales. Es también un compendio de soledad, desamor, exilio… Así la ven los ojos del escritor uruguayo y el lápiz del ilustrador Antonio Seguí.

· JUNIO: Marina B., 22 años, graduada en RR II. Mi deseo: Que mi familia siga unida y llegue el momento en el que pueda reunirme otra vez con ellos. Que la distancia sea algo pasajero y que fortalezca todas las amistades que tengo. Deseo salud y éxito para todos y volver a abrazarnos pronto. Mi libro: el nuevo de Santiago Díaz, El buen padre (Penguin Random House). Santiago es autor de Talión, un thriller que me enganchó, por eso creo que esta nueva novela donde un abuelo ejecuta la venganza a su manera, sé que me fascinará. Sale en enero.

doce libros para 2021

· JULIO: Ana L., 57, informática: Mi deseo: Que la vacuna se administre con justicia y no tenga efectos secundarios. Mi libro: La lluvia antes de caer, de Jonathan Coe (Anagrama). Primero la recomiendo por lo bien escrita que está y luego, porque como dice el propio libro, la lluvia antes de caer no existe, pero no hace falta que algo sea real para hacerte feliz.

· AGOSTO: Daniel B., 26 años, profesor de niños con necesidades especiales. Mi deseo: Quiero que en 2021, en medio de esta pandemia, todos salgamos más fuertes y unidos. Para poder construir una sociedad mucho mejor en la cual se valore más a las personas que tienes en tu vida que lo material, dejando los egos personales a un lado. Mi libro: Sobre su tumba (Standing in Another Man´s Grave), de Ian Rankin (RBA). Este best-seller que arrasa en Inglaterra relata una serie de desapariciones aparentemente inconexas, pero que te tienen en vilo y sin aliento. El inspector John Rebus tiene por delante un caso complicado.

· SEPTIEMBRE: Esther M., 61 años, diseñadora web: Mi deseo: Simplemente deseo lo mejor de lo mejor para todos. Y en clave de humor, que uno encuentre su crema hidratante ideal, que el fontanero no te traicione, o mejor aún, que no te estafe tu clínica dental. Mi libro: La hija de Cayetana, de Carmen Posadas (Espasa). Seguramente tenga mucho de folletín, pero está bien documentado y el tema es poco conocido: la esclavitud en España. Sorprende la crudeza con que se describe la famosa corte de los milagros y queda claro que Cayetana de Alba, contemporánea y amiga de Goya, se pasó las convenciones sociales por el forro.

doce libros para 2021

· OCTUBRE: Juan Carlos B., 58 años, informático. Mi deseo: Creo que como muchos, es que podamos a volver a coincidir con mucha gente sin miedo, en bares, museos, cines… Mi libro: El efecto Tyndall, de Javier Rodríguez Álvarez (Éride ediciones). Este librero madrileño retrata en los 80 a Carmen, quien en su nueva vida decide abrir una librería. Esa pasión reciente le servirá para descubrir otras capas de la realidad, al tiempo que hace un repaso al tiempo post franquista. Todo bajo ese fenómeno físico que permite ver minúsculas partículas cuando la luz se dispersa llamado Tyndall.

· NOVIEMBRE: Gema C., 44 años, publicista. Mi deseo: Que las personas se despierten, que pensemos con nuestras mentes y no con las de otros, que nos hagamos preguntas y que crezcamos por dentro, que no vuelva la vida normal, que vuelva una vida mejor. ¡Y que el panettone no engorde! Mi libro: Miedos de mujer, de Almudena G. Páramo (Tierra Trivium). Un conjunto de relatos con una sola protagonista, pero que atraviesa todos los posibles escenarios para sentir el temor de mujer en su piel: el paro, la infidelidad, la enfermedad, los hijos, la soledad… ¿Cómo huir de esa sombra amenazante?

doce libros para 2021

· DICIEMBRE: Sonia M, 48 años, periodista: Mi deseo: ¡Recordar nombres, títulos y tramas de toooodos los libros que leo! Mi libro: El hereje, de Miguel Delibes. Yo diría que es su mejor obra por muuuuchos motivos, y soy casi experta en mi paisano. Además, se acaba de cumplir su centenario y es un buen motivo para despedirlo.

FELIZ NAVIDAD, pese a todo. Yo quiero aportar a esta serie de buenas intenciones para 2021 una última: que nada de lo vivido se parezca a lo que vendrá y que nuestra resistencia sea un premio a largo y medio plazo, por buenos, valientes, sufridos, entregados, temerosos, cuidadosos… que cada cual escoja su categoría. Y propongo un libro que es también un centenario, el de la muerte de Emilia Pardo Bazán, notable escritora y amante de Galdós, aunque esto sea secundario. Los pazos de Ulloa es una novela costumbrista y naturalista sobre las miserias humanas, las clases sociales, el matrimonio de conveniencia y el paisaje gallego. Su mejor obra, dicen. Este es un buen motivo para creer y comenzar 2021.