Tortitas con plátano y nueces

 Merianda con tortitas con plátano y nueces

Tenemos un plan para merendar. Vamos a hacer tortitas con plátano y nueces. Por regla general a los niños les suelen encantar las tortitas y si pueden entrar ellos en la cocina a prepararlas mejor que mejor. Organizar una merienda nutritiva y deliciosa es un motivo suficiente para dejar aparcadas las tablets y la ‘Play’ y enredar entre fogones.

El poder nutritivo de las nueces

Las nueces son el único fruto seco con una cantidad significativa de AAL, los ácidos grasos Omega-3 de origen vegetal, que el cuerpo necesita pero no puede producir.

Además son uno de los alimentos con más antioxidantes, 3,721 mmol por ración, y aportan proteínas (4 gramos) y fibra (2 gramos). También son una buena fuente de magnesio (44,79 mg/g) y fósforo (98,09 mg/g), ambos minerales implicados en los procesos corporales y necesarios para una salud óptima. Una ración de nueces proporciona el 11% de la ingesta diaria recomendada de magnesio y el 10% de fósforo.



Ingredientes

  • Mango maduro
  • Papaya o 3 tazas de frutos rojos o plátano a rodajas
  • 1 y ½ taza de harina
  • 2 Cucharadas de azúcar granulado
  • 1 Cucharada de levadura
  • ¼ Cucharadita de sal
  • ½ Taza de plátano hecho puré
  • 1 y 1/3 Taza de leche desnatada
  • 1 Huevo
  • ½ Taza de Nueces de California picadas y miel

 Paso a paso

  1. Pela el mango y corta en rodajas. Pela y corta por la mitad la papaya, retirar las semillas y pica en trozos. Mezcla con el mango. Si utilizas frutos rojos, lava y corta las fresas.
  2. En un bol, mezclar la harina, el azúcar, la levadura y la sal.
  3. Ahora coloca el plátano y mezcla con la leche, el huevo, las nueces y los ingredientes secos. Batir. Si la masa queda demasiado espesa, agrega leche.
  4. Pon a calentar una sartén y recubre con un poco de aceite. Cuando esté caliente verter ¼ taza por tortita y cocina durante dos minutos, hasta que la superficie esté seca y con burbujas. Ahora, dale la vuelta y déjalo un minuto más o hasta que estén doradas.
  5. Por último, sírvelas calientes con la fruta y, si lo deseas, con miel.