Los tomates rellenos son un plato que siempre apetece. Incluso para los que no somos amantes de este alimento. En esta ocasión, te animo a ponerte frente a los fogones y deleitar a sus comensales con estos riquísimos tomates rellenos de huevo y queso. Como la mayoría de las recetas que os propongo este es un plato sencillo. Además, os lo recomiendo porque el tomate es un alimento cargado de virtudes. Bajo en calorías, alrededor del 95 por ciento de su peso es agua y presenta cerca de un cuatro por ciento de hidratos de carbono. También es fuente de vitaminas, B1, B2 y B5, la C y carotenoides. Estas dos últimas sustancias actúan contra el envejecimiento. Es depurativo y eficaz para tratar el estreñimiento, además refuerza el sistema inmunológico.

¿Te parecen pocas propiedades? Pues como decía Super Ratón aún hay más: levanta el estado de ánimo y mejora el sueño. Por todo lo dicho, coge el delantal y prepara estos tomates rellenos de huevo.

Ingredientes:

  • 4 tomates grandes y no demasiado maduros
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de queso gruyere rayado
  • 4 cucharadas de nata líquida (para ser bajo en calorías puedes sustituir la nata líquida por leche evaporada)
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de orégano
  • sal

Paso a paso

  1. Lo primero que tienes que hacer es lavar bien los tomates bajo el chorro de agua fría.
  2. Corta la parte superior como si fuera un sombrero.
  3. Vacía el tomate. ¿Cómo? es sencillo, solo tienes que ayudarte con una cucharilla de las de café. Saca toda la pulpa, con cuidado de no romperlos.
  4. El siguiente paso consiste en espolvorear sal por dentro y poner los tomates boca abajo. De esta forma soltarán todo el exceso de agua y quedará unos tomates rellenos deliciosos. 
  5. Echa dos cucharadas de aceite en una sartén, y calienta. Añade el ajo picado y la pulpa de los tomates. Sofríe durante unos minutos y vierte la nata líquida.
  6. Pon a precalentar el horno a 180 grados. Y mientras alcanza la temperatura idónea, aprovecha para rellenar los tomates con esta mezcla.
  7. Y por último, pon dentro de cada uno de los tomates un huevo cascado, salpimienta y termina con un toque de queso rallado.
  8. Finalmente, coloca los tomates rellenos sobre una bandeja de horno, que previamente has calentado a 180 grados. Déjalos durante 15 minutos. Ten en cuenta que los huevos tienen que cuajar pero no quedar blandos. Emplata y adorna con orégano.

El truco: Si quieres darle un toque original, corta el pan en rebanadas y fríe en aceite caliente. Te en cuenta que de esta forma estás aportando un extra de calorías.