Vale, sí, hoy nos vamos a dar un capricho calórico. De vez en cuando hay que concederle un respiro al cuerpo y permitirnos algún que otro antojo. Pues bien lo mejor de esta chuleta de cerdo con salsa de soja y mostaza es lo sencilla que resulta de hacer. La carne de cerdo, además, es fundamental en la alimentación durante la adolescencia. Esto se debe a los grandes requerimientos de nutrientes necesarios para culminar el desarrollo mental y físico. Su principal interés radica en el aporte de proteínas, hierro, zinc y vitaminas del grupo B.

Por otro lado, la carne de cerdo, por su alto contenido proteico y de aminoácidos esenciales, es un alimento recomendado para las necesidades nutricionales especiales de los deportistas.

Ingredientes

  • 4 chuletas de cerdo de riñonada o de palo.
  • Salsa de soja.
  • 1 cucharada de mostaza.
  • 2 cucharadas de miel.
  • 1 chorrito de aceite.
  • 1 pizca de sal (no suelo ponerle porque la soja ya contiene sal).
Chuleta con salsa de soja, ingredientes

Chuleta con salsa de soja, ingredientes

Paso a paso

  1. Planifícate antes de comenzar a hacer esta receta. Un par de horas antes prepara el adobo.
  2. En un cuenco pequeño, vierte un chorrito de salsa de soja, una cucharada de mostaza y dos de miel. Bátelo bien hasta que todos los ingredientes queden bien ligados.
  3. Unta la chuleta con el preparado anterior y si lo deseas, añade una pizca de sal. Yo no suelo ponerla, ya que con la que contiene la soja es suficiente. Pero para gustos…
  4. Cuando tengas las cuatro chuletas preparadas con el adobo, colócalas en un plato, tápalas con film transparente. Y déjalas reposar en la nevera durante una hora y media aproximadamente.
  5. En una sartén, echa un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente, coloca las chuletas con el adobo incluido.
  6. Cuando estén en su punto, solo tendrás que emplatar y degustar. ¡Buen provecho!

El truco: Puedes acompañarlo de patatas. Si apuestas por las fritas sabes que añadirás un aporte extra de calorías. En mi caso, he optado por asar las patatas en el horno. Este plato también es perfecto si lo acompañas de ensalada o de unos espárragos a la plancha.