Sexo a partir de los 40: ¿más y mejor? (Spoiler: a esa edad nos sentimos más libres)

¿Acabas de cumplir los cuarenta o los superas? Pues felicidades. Es tu momento. A partir de los 40 las mujeres ganamos en seguridad: sabemos lo que queremos (como decía la canción) y lo que no queremos. Y eso no solo pasa en el día a día, sino también en sexo.

De hecho, la aplicación de juegos, ciencia y actividades Happify  en 2016 realizó una investigación para averiguar en qué momento consideran que tienen el mejor sexo, basada en una encuesta de la empresa de preservativos Durex, aplicada a más de 26 mil personas en 26 países. Y los resultados, a vista de lo que estamos hoy contando, no nos sorprenden, sino que nos alegran: el mejor sexo se obtiene a los 46 años.

Y por si nos quedan dudas, hoy hablamos con Raquel Fernández y Noelia Luna, psicólogas y sexólogas del Centro Ishtar, sobre el tema del sexo a los 40 años. ¿Te apuntas al debate?

¿Varía el sexo a partir de los 40?

Existe la creencia de que a partir de los 40 la vida sexual empieza su declive, ¡pero nada más lejos de la realidad! “Y mucho menos en la mujer, donde a partir de los 40 es cuando alcanza su “pico sexual”. Los orgasmos son mejores y más recurrentes”, afirman las psicólogas del Centros Ishtar.

Raquel y Noelia nos explican que la sexualidad “nace y muere con nosotros, con lo cual cualquier edad es buena para el sexo. Ni aparece ni desaparece, siempre va con nosotros. Lo que sí que es cierto es que la sexualidad podría compararse a ir al gimnasio. Es decir, cuando vas poco te da pereza pero cuando vas de manera frecuente te apetece, lo necesitas y lo echas de menos si un día no puedes ir”.

Pues nada en la lista de propósitos de este nuevo curso, no te olvides incluir ir al ‘gimnasio’ con la máxima frecuencia posible.

Pero seguimos hablando de los 40. ¿Qué pasa cuando llegamos a esta edad? “Cuando llegamos a los 40 en la mayoría de los casos han desaparecido los mitos y prejuicios que nos acompañaban en la adolescencia y juventud por lo que somos más desinhibidos y libres. Nuestras experiencias sexuales se viven con más plenitud y, sobre todo, somos mucho más expertos y nos conocemos mejor”.

En el sexo, la calidad sí importa

Cada edad como decíamos tiene sus momentos. “A partir de los 40 ganamos en confianza y plenitud. Además, tenemos más claro lo que queremos y apostamos más por la calidad que por la cantidad. El orgasmo deja de ser la prioridad. El hombre, por ejemplo, a través de la experiencia tiene menos prisa y se implica más en el placer de la pareja, quiere complacerla y complacerse a sí mismo. Da más importancia a la imaginación y es más receptivo a los deseos de la pareja. Además acepta que la penetración no es lo único y ni siquiera lo más importante“.

Según las psicólogas de Ishtar “se da más importancia al sexo oral o manual. La mujer, por su parte, en la mayoría de los casos se siente más a gusto con su cuerpo. No necesita fingir, y es más comunicativa, sabe lo que le gusta y cómo le gusta y es capaz de expresarlo. Además, está más receptiva a la hora de probar cosas nuevas. De hecho las mujeres a partir de 40 son las que más compras realizan en las jugueterías eróticas“.

Y si el deseo sexual baja…

  • Si existe una bajada del deseo sexual podemos buscar su causa. Por un lado tenemos que averiguar si es debido a un factor hormonal, a la rutina o a otros factores.
  • Las mujeres nos acercamos a la menopausia lo que conlleva una caída hormonal que influye en el deseo, la sequedad vaginal etc. Hemos de ser conscientes de ello y tratar de solucionarlo.
  • En los hombres pueden empezar a aparecer problemas relacionados con la erección.
  • Estas limitaciones orgánicas pueden ser superadas con ayuda de tratamientos.
  • Si existe un problema psicológico es el momento de consultar con un sexólogo y no renunciar a nuestra sexualidad.

Claves para conseguir unas relaciones sexuales plenas

  • Mantener nuestro erotismo activo, cultivarlo; películas, libros, juguetes, fantasía.
  • Conocer nuestro cuerpo. Saber qué nos gusta, qué nos apetece y decirlo. Además hay que asumir los cambios que se producen en él y amarnos y mimarnos tal como somos. Darnos placer a nosotros mismos.
  • Encontrarnos sexualmente apetecibles echando por tierra el mito de que la sexualidad se va apagando. Debemos sentirnos atractivos y eso nos hace más atractivos a los ojos de los demás.
  • Entender la sexualidad como un estado de erotismo en el que hay que abandonarnos al deseo. Debemos disfrutar de todo nuestro cuerpo, dejando de lado la penetración como fin último. Y disfrutar de las relaciones eróticas sin la única búsqueda del orgasmo. Acariciar, besar, lamer, chupar, dedicando tiempo, sin las prisas y la urgencia de la juventud.
  • Si quieres consulta el post recupera la pasión.
  • Como decíamos al principio: el sexo nace y muere con nosotros, no renuncies a ello.