10 preguntas sobre sexo que no te atreves a hacer

Unas porque te da vergüenza realizarlas por parecerte demasiado obvias. Otras porque te da corte que puedan pensar que a tu edad ya podrías tener clara la respuesta. Y  otras quizás porque nunca te las habías planteado. Lo cierto es que hoy las psicólogas del centro Ishtar nos van a dar respuesta a 10 preguntas sobre sexo. Claro que tendrás muchas más dudas, pero como dice la canción vamos poquito a poquito.

¿Qué postura da más placer?

Esto depende de los gustos y preferencias de cada persona y pareja. Estos gustos  involucran ciertos factores físicos y psicológicos que producen mayor estimulación durante la relación sexual. Sin embargo, lo importante es estar cómodo, seguro y sobre todo de acuerdo con estas posturas.

Si bien es cierto que existen ciertas posturas que en las mujeres producen una mayor fricción del clítoris, produciendo así una mayor excitación. Estas son las posturas donde la mujer está encima del hombre, y cara a cara.

¿Importa el tamaño y el ancho del pene?

La importancia del tamaño del pene es un mito, tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales. El tamaño no determina experimentar más o menos placer. El placer sexual que puede ofrecer un hombre no solamente se centra en la utilización de sus genitales. De hecho dispone de todo su cuerpo para poder hacerlo.

La mayoría de las sensaciones placenteras son producidas en el primer tercio del conducto vaginal y el clítoris. Por tanto el tamaño y el ancho importa más como un mero factor psicológico. Lo verdaderamente importante es disfrutar de la relación sexual independientemente del tamaño.

¿Existe el punto G?

Popularmente decimos que se encuentra en la vagina o en la próstata. Y que se trata de una zona de gran sensibilidad y excitación. Por eso, en nuestra anatomía no solamente podemos encontrar un punto G, sino que todo nuestro cuerpo puede serlo.

El punto G femenino

Forma parte de la anatomía y es un tejido que se encuentra en la pared frontal de la vagina. Está situado aproximadamente a cinco centímetros de su entrada. Es sumamente sensible porque está rodeado de terminaciones nerviosas y la mejor manera de estimularlo es explorarlo y tocarlo. Las mejores posturas para estimularlo son aquellas donde el pene estimula directamente la pared anterior de la vagina como en las penetraciones posteriores.

En el hombre

En éste se denomina punto P. Desde el punto de vista fisiológico ha sido identificado en la próstata; esta se encuentra en el interior del recto, a unos 5 cm del ano y en la pared anterior. Se ha identificado aquí una gran cantidad de terminaciones nerviosas que hacen a esta zona muy sensible y erógena.

Para estimularlo hay que introducir el dedo índice o pulgar previamente lubricado en el ano, unos cinco centímetros más o menos y presionar hacia delante, luego se debe masajear la zona suavemente. Otra forma de hacerlo es presionando o masajeando la zona del periné, esta es la zona que va desde el ano hasta los testículos.

¿Por qué no podemos tener un orgasmo a la vez?

Tenemos la idea errónea de que debemos alcanzar el orgasmo a la vez. La publicidad, el cine y otra información que viene de fuera nos pretende hacer creer que lo ideal y habitual es que se llegue al orgasmo de manera conjunta, cuando lo normal es que los orgasmos sean asíncronos. Tenemos que aprender a disfrutar de la relación en sí y restarle importancia a este hecho.

¿Es segura la “marcha atrás” o coitus interruptus?

No. El “coitus interruptus” o “marcha atrás” es uno de los métodos menos seguros para evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual. Esto es debido a que el líquido preseminal también transporta espermatozoides. A cada lado de la uretra se encuentran las glándulas de Cowper. Durante la fase de excitación sexual, antes de la eyaculación, segregan unas gotas de fluido que suele aparecer en la punta del pene. En ocasiones, este fluido contiene un reducido número de espermatozoides. Esto demuestra que retirar el pene de la vagina antes de eyacular no es un método seguro para evitar el embarazo.

¿Se puede coger una enfermedad sexualmente transmisible en los aseos públicos?

Los aseos son en muchas ocasiones un foco de infecciones, como por ejemplo de Hongos. Por otra parte, las infecciones de transmisión sexual se contagian a través del contacto sexual.

Para que una persona se infecte tiene que haber contacto directo entre la vagina o la vulva con líquidos corporales infectados, tales como flujo vaginal o semen. O contacto directo entre la piel de dos personas en el caso de herpes.

Si alguien infectado con una ITS dejara semen, secreciones vaginales, sangre o saliva en la taza del baño, tendría que dejar una inmensa cantidad de microbios como para llegar a producirle una infección a otra persona por esta vía. Esto es muy poco probable y en la práctica casi imposible. Los microbios que causan las infecciones de transmisión sexual son microorganismos frágiles, que sobreviven muy poco tiempo fuera del cuerpo humano o sobre objetos.

¿Qué son los espermicidas?

Son sustancias que tienen la capacidad de matar a los espermatozoides e impedir su paso hacia el útero. Los espermicidas se encuentran en dos presentaciones: óvulos vaginales y cremas espermicidas. No son un método anticonceptivo por sí solos. Pero, usándolos en combinación con el preservativo o el diafragma, se puede conseguir una fiabilidad y seguridad anticonceptiva cercana al 100 %. Hay preservativos que ya vienen con crema espermicida incluida. Además pueden proporcionar una lubricación adicional a la zona.

¿Qué hacer si el preservativo se queda dentro?

Si se quedase dentro de la vagina y no pudiera extraerse con los dedos, hay que acudir inmediatamente a un centro de salud para que saquen el preservativo. Allí te proporcionarán las medidas necesarias para evitar un posible embarazo no deseado.

¿Existe la menopausia masculina?

El equivalente a la menopausia femenina en los hombres es la andropausia. Consiste en la disminución de los niveles de testosterona en el cuerpo. Este proceso se puede iniciar entre los 45-55 años. Sin embargo, su evolución es más lenta que en las mujeres y puede demorar décadas hasta que los hombres presenten síntomas.

Implica cambios químicos y fisiológicos. Estos influyen en el hombre en diversos sentidos. Puede presentarse con modificaciones en la esfera sexual. Es decir, disminución del deseo sexual y pérdida de las erecciones. Así como también depresión, irritabilidad, disminución en la capacidad de concentración, de memoria y desmineralización ósea.

¿Se pierde el placer sexual cuando uno se hace mayor?

No. La función sexual puede ser muy diferente a la de las parejas jóvenes, pero eso no significa que tenga que ser menos placentera. Al contrario, con la edad se pierde la urgencia de la penetración y podemos dedicarnos a conocernos mejor, a descubrir otras zonas erógenas placenteras y a aumentar el placer en el otro.