Patricia tiene 48 años, y lleva cinco en paro. A veces padece los síntomas de la ansiedad y nota nervios en el estómago. Veo en sus ojos la desesperación aunque trata de disimularlo. Bueno a veces, porque cuando me relata el motivo de por qué no la contratan, la chispa de la impotencia prende su mirada: es demasiado mayor para trabajar en una tienda. ¿Mayor? Grito yo enfurecida: “Pero, chica, si estamos en el mejor momento”. Digo yo, ¿para qué queremos vivir con poco hasta los 85 si a partir de los 40 ya estamos defenestrados al rincón del olvido?”

Pero el tema que hoy os propongo no es la indignación, sino cómo superar la ansiedad cuando estás en paro. Como no caer en las redes de la depresión y evitar tirar la toalla. Eso nunca, tengas la edad que tengas. La edad es un número, lo que importa es nuestro espíritu. Sí, lo sé, no te rías de mí por inocente. Simplemente quiero que te lo creas y que lo pienses con firmeza.

Bien, para superar la ansiedad cuando estás en paro tienes, lo primero, que leer los consejos que nos da nuestra coach Marta Romo. Y, por supuesto, llevarlos a la práctica.



Superar la ansiedad cuando estás en paro

Ponte un horario para buscar ofertas de trabajo

Marta Romo tiene claro que para superar la ansiedad cuando estás en paro una de las cosas más importantes es “mantener buenos hábitos y cada día levantarse a la misma hora. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo, así que ponte un horario para buscar ofertas en internet, mandar currículos, visitar personas, llamar a contactos, etc. Ten una rutina porque tu cuerpo y tu mente estarán más tranquilos. Y así conseguirás disminuir la ansiedad cuando estás en paro”.

No alimentes pensamientos negativos

Mujer deprimida. superar la ansiedad cuando estás en paro

Modelo con la ropa de la firma Betty & Co.

A la vida de cada persona llega todo aquello en lo que de manera más abundante pone su atención, expone contundente Marta Romo. “Por tanto, piensa en lo que sí tienes, en lo que te gustaría ser, hacer o tener. Piensa en tus proyectos o deseos para alimentar la esperanza… Visualízalos con todo lujo de detalles en primera persona y como si ya los vivieras. Exactamente es eso, vívelo como vives una película, sin dudar, sin miedo. No alimentes los pensamientos negativos con tu atención.”

Soy buena, soy muy buena

Créetela y repítetelas, tal y como vemos hacer a los americanos en películas como Jerry McGuire. Si puedes, mírate al espejo y di verbalmente lo bueno que eres y en qué. Hazlo todos los días.

“Gracias por todo lo que sí tengo”

Cuando estamos decaídos solemos olvidarnos de todo lo que bueno que tenemos, y centrar única y exclusivamente en nuestras preocupaciones. Por eso la coach nos recomienda encarecidamente “agradecer lo que sí tienes, para contrarrestar el sentimiento de desdicha que a veces te embarga por no encontrar trabajo”.

Lo que el ejercicio puede hacer por ti

“Si en el cuerpo no hay energía, en la mente tampoco. Muévete, haz cosas… el poder de “hacer” es insospechado… Haz deporte para segregar endorfinas y eliminar toxinas con el sudor. Te sentirás mejor con más ganas de hacer más cosas y tu mente estará más clara”, enfatiza Marta Romo. La clave es no dejarse llevar por la pena y el abandono. Sigue mimando tu imagen, si te ves bien, te sentirás mucho mejor.

¡Y grita!

La experta en coaching Marta Romo lo tiene claro: “Saca y comparte lo que llevas dentro, no te lo quedes porque por algún sitio tiene que salir y mejor que salga en forma de conversación, lágrimas o incluso gritos (en solitario) a que salga en forma de adicción o enfermedad”. De esta forma lograrás disminuir la ansiedad cuando estás en paro.

Busca apoyo en tu familia

“Es vital el apoyo de la familia, los amigos y la sociedad para ayudar a las personas desempleadas. En este contexto no solo hay una necesidad de supervivencia que está en peligro, también está en peligro la necesidad de pertenencia. Cuando alguien está en paro mucho tiempo está excluido del entorno habitual al que necesita pertenecer”, reconoce la experta.

¿Y tú qué puedes hacer por ese familiar que está en paro?

Tal vez tú no estés desempleada, pero alguien próximo a tu entorno sí. ¿Cuál es papel de los familiares y amigos que rodean a una persona desempleada?

  • Hazle sentir importante y útil.
  • Dedícale tiempo, pregunta por su día a día, pídele ayuda para que pueda hacer cosas por ti y sentir así  pertenencia y reconocimiento.

A modo de resumen te cuento que para superar la ansiedad cuando estás en paro, ponte un horario para buscar ofertas de trabajo. No alimentes pensamientos negativos. Además repítete: soy buena, soy muy buena, y agradece lo que sí tienes. Procura, hacer ejercicio todos los días. Incluso, grita si te hace falta, libera tensiones. Y, siempre, apóyate en los demás…