La Navidad está próxima. Y seguro que estás ya como loca buscando el regalo perfecto para tus seres queridos, algo que a veces se convierte en un verdadero quebradero de cabeza. Eso me ha llevado a pensar, y a hacerte una reflexión, ¿y si este año regalas solidaridad? ¿Conoces los beneficios de ser solidaria? Pues sí, los tiene y muchos.

Pero antes de enumerar los beneficios de ser solidaria, quiero hablar de una persona famosa que es todo un ejemplo de solidaridad. Se trata de Samantha Vaallejo-Nájera. Tal vez ella te sirva de inspiración y te anime a ejercer tu solidaridad con la propuesta que amadrina.

La popular chef Samantha Vallejo-Nágera ha cambiado por una semana el estudio de MasterChef por cocinas escolares en África. Se trata de una visita a Malawi para conocer a niños a los que la organización benéfica Mary’s Meals ayuda con comidas en el colegio.

Samantha ha quedado fascinada con la experiencia. Ella misma nos lo cuenta: “Antes de aceptar el ser madrina de la fundación, dije yo, está bien, pero me gustaría ver de verdad el trabajo que hacen. Con lo cual me he ido a Malawi durante una semana.  He visto más de 15 colegios. He vuelto absolutamente fascinada con esta experiencia. Con muchas ganas de empezar a trabajar con ellos, de ser su madrina su imagen en España. Soy cocinera y madre y todo me hace pensar que tengo que estar ahí ayudándoles y sosteniéndoles. Alimentan ya a más de 1,3 millones de niños en el mundo diariamente en los colegios. Y la verdad es que es una maravilla poder ser la figura que representa Mary’s Meals en España estoy muy agradecida con ellos, Y muy contenta con este proyecto”.

5 beneficios de ser solidaria: Más autoestima y menos estrés

¿Sabrá Samantha que ser solidaria, además, tiene beneficios para nuestra propia salud? Lo cierto es que cada vez es mayor la evidencia científica de los beneficios de ser solidaria para alcanzar y disfrutar de una vida más satisfactoria, más plena y más feliz. A nivel psicológico, ser solidario aporta muchísimos beneficios, porque cuanto más hacemos por los demás, más estamos haciendo por nosotros mismos. Así nos lo cuenta la psicóloga Tamara de la Rosa.

Ayuda a empatizar

Empatizar y ayudar a aquellos que se encuentran en situaciones de necesidad, nos proporciona una perspectiva más real y nos hace sentir afortunados. Nos ayuda a dejar de anhelar tanto otras cosas y disfrutar de lo que tenemos por muy poco que sea. Comparándonos con quien menos tiene, conseguimos, en muchas ocasiones, desdramatizar la mayoría de nuestras preocupaciones.

Mejora nuestra autoestima

Prestar nuestro apoyo a otros nos ayuda a olvidar nuestros problemas. También disminuyen sentimientos negativos los cuales tienen un impacto negativo sobre nuestra mente y cuerpo, y nos facilita a tener una mejor autoestima. El altruismo nos libera de la depresión y de la soledad, ya que la generosidad te hace sentir más feliz. Sientes mayor confianza en ti mismo, ya que, gracias a tu granito de arena, otra persona está hoy mejor que ayer. Y es que, mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo.

 

Ser solidaria aumenta nuestra autoestima y disminuye la depresión

Ser solidaria fortalece nuestro sistema inmune

Reduce el estrés

Colaborar con los demás contribuye a una mejora de nuestra salud. Las emociones positivas reducen el estrés y fortalecen nuestro sistema inmune. Y, de esta forma, nos protegen contra muchas enfermedades. Participar en todo tipo de actos de generosidad puede ayudar a estabilizar nuestra salud global.

Frenamos nuestro ego

Una persona altruista toma la actitud de saber anteponer las necesidades de los demás a las propias en ciertas situaciones concretas. Las personas altruistas son generosas, positivas, empáticas, amables, cercanas y enérgicas.

Sin olvidarnos de nosotros mismos, debemos tener cuidado de caer en el individualismo, esforzarnos en fomentar las conductas de ayuda y apoyar con mayor intensidad la norma de responsabilidad social. Como recuerda Tamara “el altruismo, no solo puede ser material sino también emocional. La atención, la amabilidad, dedicación y en muchos casos, tan solo escuchar y acompañar, es la mejor forma de ayudar. Se trata de tener un compromiso sobre un acto que va a beneficiar más a otro que a nosotros mismos, implicando un sacrificio personal”.

Compartir no es dividir sino multiplicar. Está demostrado que a las personas disfrutan más regalando que recibiendo regalos.

Datos de interés:

Mary’s Meals tiene por objetivo ofrecer a los niños hambrientos una comida escolar diaria y fomentar la educación como medio contra de la pobreza.

Cuesta solo 15,60€ alimentar a un niño con Mary’s Meals todo un año escolar.

Tamara de la Rosa

Twitter: @tamarareinventa

Facebook: @reinventatetamara