Sí, la lluvia nos persigue, la tormenta nos cae encima cuando menos preparados estamos para recibirla. Suele ser el día y momento menos oportuno. Pero eso no solo pasa con la tormenta como fenómeno meteorológico. No, amigas. Pasa en la vida real. En nuestro día a día… Cuántas veces te ha pasado que cuanto menos lo imaginabas, cuando menos preparada estabas para afrontar un revés… va y pasa.

¿Qué haces entonces? Entras en el gris mundo del bucle. La queja, la protesta, la desesperación… ¿A qué nos lleva? Sí, a eso, al bloqueo. Entramos en crisis, en cólera… ansiedad… ¿Solucionamos algo? Nada, ¿verdad?

No quiero hacer un canto al optimismo vano y sin sentido. No. Eso tampoco nos conduce a nada. Hoy quiero que aprendamos a bailar bajo la lluvia. A plantarle cara a los problemas. De nada sirve huir o quejarse y no actuar. Cuando las cosas van mal, hay que frenar. Debemos meditar qué esta pasando para poder seguir avanzando.

Aprender a bailar bajo la lluvia: primeros pasos

Cuando tenemos una mala racha, lo más probable es que nuestra confianza quede dañada. Para recuperarla cuanto antes os voy a comentar cinco pasos que relata la psicóloga María Jesús Álava Reyes en su libro: Recupera la ilusión.

  1. Trabajar el control de las emociones negativas, para superar el miedo, la ansiedad, la angustia…
  2. Reforzar constantemente los pequeños avances (felicitarnos por ello).
  3. Facilitar habilidades de comunicación, relación y resolución de problemas,
  4. Fortalecer la seguridad y elevar la autoestima.
  5. Tomar decisiones solo cuando se hayan alcanzado los objetivos anteriores.

Si sigues estos consejos es muy probable que recuperes tu confianza y seguridad. Entonces, te darás cuenta de que tu inseguridad era tu enemiga y tu principal debilidad. De hecho, como apunta la psicóloga, “en las situaciones de inseguridad, nuestra forma de reaccionar resultará crucial para recuperar o perder nuestra confianza. Si conseguimos sustituir los pensamientos que nos provocan inseguridades, lograremos el equilibrio emocional que deseamos”.

“Nuestro cerebro es como un músculo; solo necesitamos entrenarlo para conseguir controlarlo”

Para seguir avanzando y aprendiendo a bailar bajo la lluvia, debemos recordar nuestras metas y ser conscientes de que el pensamiento, como recuerda María Jesús Álava, es nuestra principal herramienta para resolver el problema. Presta atención a tu diálogo interno. Ojo con los pensamientos negativos que te repites, porque provocarás que tu cerebro se lo crea. En cierta ocasión, ya os recomendé hablaros frente al espejo, deciros pensamientos positivos…

La autora de Recupera la ilusión deja claro en sus páginas que “nuestro cerebro es como un músculo; solo necesitamos entrenarlo para conseguir controlarlo”.  Y a modo de colofón María Jesús Álava nos advierte de que “el arte de calmar la mente requiere constancia y perseverancia. Serán necesarias muchas repeticiones para que lleguemos a automatizar los nuevos aprendizajes”. Dicho esto, te dejo que reflexiones y te animes a bailar bajo la lluvia la próxima vez que caiga sobre ti una tormenta.