Calista con su hijo en el dentista. visita al dentista

Si ya de por sí la visita al dentista suele ser complicada, si encima vuestro hijo os saca los colores ya no os quiero ni contar. Nuestros hijos, o por lo menos los míos, son capaces de dejarnos a la altura del betún. Como os digo la última vez que me hizo gritar ‘tierra trágame’ fue durante la visita al dentista.

Yo colorada y la dentista a punto de denunciarme

Os pongo rápidamente en situación: visita al dentista, revisión. La odontóloga, armada de todos sus instrumentales odontológicos, le está preguntando sobre su higiene bucal. Y el niño ni corto ni perezoso le contestó lo que acabáis de leer en la viñeta. ¡¡¡¡¡Que se lavaba los dientes cada dos semanas!!!!!!! Apunto estuvo la doctora de llamar a servicios sociales para retirarme la custodia. Yo no sabía dónde meterme. Y menos cuando salimos de la clínica y el niño, satisfecho por su comentario, se reitera: es mejor que la doctora sepa toda la verdad…

¿Os ha pasado alguna vez que tras un ataque de sinceridad vuestros hijos os han dejado en vergüenza? Pues ya sabéis, mandadnos un mail y publicaremos vuestros comentarios.

Hasta la siguiente aventurilla de Calista, que la suerte y la paciencia os acompañe.