No consigues abrocharte el vaquero, el vestido te marcha los michelines… Sí, vale, has engordado. Pero ¿te has parado a pensar en todas las cosas que haces últimamente? ¿Ha variado en algo tu rutina? El trabajo, los niños, la casa… son muchas las actividades que hacemos a lo largo del día y eso nos provoca que aumenten nuestros niveles de estrés. Seguramente te estarás preguntando ¿entonces el estrés engorda? ¿Es él el responsable de que hayan aumentado mis michelines? La respuesta es sí. La dietista-nutricionista Cynthia Rodríguez, de www.menudiet.es, nos confirma que el estrés engorda y nos recomienda qué alimentos debemos tomar para paliar la ansiedad.

LL. Cynthia, ¿el estrés engorda?

CR. Esta pregunta es muy habitual entre los pacientes que deciden comenzar una dieta. En ocasiones, cuando tenemos una temporada más ajetreada o más preocupaciones vemos que las fluctuaciones de peso en la báscula son constantes. En general se tiende a pensar que esto sólo ocurre porque esa etapa de más trabajo te obliga a descuidar tus hábitos saludables. Sin embargo, también es cierto que hay otros factores que influyen en este proceso como es el estrés.

LL. ¿Podríamos decir que el estrés engorda?

CR. Cuando estamos estresados nuestras glándulas suprarrenales segregan una hormona llamada cortisol. Este aumento de cortisol produce varios efectos que tienen que ver con la subida de peso:

  • Estimula la producción de insulina: En periodos largos los desajustes de azúcar e insulina en sangre pueden ser muy perjudiciales. Hacen que aumente el peso y la acumulación de grasa en la zona del abdomen. Además, pueden llegar a crear una “resistencia a la insulina” o diabetes.
  • Aumenta la retención de líquidos por lo que la subida de peso en la báscula será brusca.
  • Reprime la actividad de la THS (la hormona estimulante de la tiroides). Esto hace que la glándula tiroides no funcione con normalidad. Esta situación nos puede llevar al llamado hipotiroidismo que causa una subida de peso brusca.
  • Deterioro de la flora bacteriana lo que produce un empeoramiento del tránsito intestinal. El estreñimiento nos hace retener aun más cantidad de líquidos y toxinas en el organismo.

LL. Pero también es cierto, que hay personas que en situaciones de estrés adelgazan.

CR. Así es, hay personas que al estar estresados y mantenerse más activos de lo habitual pueden llegar a adelgazar debido a la pérdida de grasa corporal. Éstas suelen ser personas con una masa muscular muy desarrollada o un metabolismo muy activo.

LL. ¿Qué otros efectos produce el estrés en nuestro organismo?

CR. Puede producir la disminución de la producción de hormonas sexuales, osteoporosis, aumento de las LDL-colesterol y afectación del sistema inmunitario.

Llena la nevera de alimentos antiestrés

LL. ¿Podemos combatir el estrés y la ansiedad a través de la alimentación?

CR. Sí, podemos conseguirlo favoreciendo la formación y funcionamiento de los principales neurotransmisores (serotonina, acetilcolina, dopamina y noradrenalina) relacionados con la energía, la memoria, el aprendizaje, la capacidad de atención y la felicidad entre otras. Todo esto nos hace sentir “capaces y animados” en cualquier situación, sobrellevando y rindiendo al 100% incluso en las etapas de gran ajetreo. Además reduce el riesgo de estrés, ansiedad y depresión.

LL. ¿Qué alimentos deberíamos tomar?

CR. Con  una alimentación variada y equilibrada podemos conseguirlo. Tomad nota de los alimentos que os recomiendo:

  • Ricos en triptófano: Existen fuentes de origen animal: pescados -sobre todo los azules-, carnes de ave y otras carnes, huevos y lácteos; y fuentes vegetales: como el plátano, los cereales integrales y las legumbres.
  • Vitamina C: Es importante que esté presente en nuestra dieta y no sólo para la formación de serotonina, sino también para la de otros neurotransmisores, dopamina y noradrenalina, que se relacionan con el bienestar mental y el estado de ánimo. Su presencia destaca en los pimientos, los cítricos, el kiwi y las fresas.
  • Alimentos ricos en vitamina B6 o piridoxina: Necesarios también en la formación de serotonina. Algunos de ellos son las carnes de ternera y cerdo, los pescados, los huevos y los lácteos.
  • Alimentos que contienen fenilalanina: La fenilalanina es un aminoácido esencial (debemos tomarlo en nuestra dieta) que aparece principalmente en alimentos de origen proteico como en las carnes, pescados, huevos, lácteos, etc. Es también un precursor de tirosina y dopamina.
  • L-Carnitina: Presente de forma natural en carnes, lácteos y yema de huevo; y como fuentes vegetales en trigo integral y soja.

Pues ya sabes, haz la lista de la compra en tu móvil, vete al mercado y llena la nevera de los alimentos que te ayudarán a prevenir que tus michelines sigan aumentando de forma proporcional a lo estresada que estás. ¿Qué no tienes tiempo de cocinar? En menudiet te lo ponen fácil, ya que ellos cocinan por ti.