Son múltiples los beneficios que aportan vegetales como las espinacas, la rúcula o el apio en nuestro organismo. De hecho, un estudio publicado en la revista científica Nature Chemical sugiere que pueden ayudarnos a proteger nuestro intestino y su población bacteriana.


Verduras de hoja verde: protegen tu intestino

Según esta publicación, las verduras de hoja verde son esenciales para alimentar las bacterias intestinas beneficiosas y ayudarles a evitar la proliferación de bacterias patógenas. A través de la enzima YihQ o sulfoquinovosa, que las verduras de hoja verde producen y descubierta por los investigadores, es utilizada por las bacterias intestinales para absorber y metabolizar estos azúcares con azufre como comida.

Prueba texto

Por lo tanto, cuanto más verduras de hoja verde consumamos, más protegido y saludable estará nuestro intestino. La web ecoagricultor.com nos enumera las propiedades nutricionales de las verduras de hoja verde.

Acelgas

Las podemos encontrar en prácticamente todo el mundo. Son una verdura de hoja verde muy consumida y una fuente excelente de vitaminas A, del grupo B: Tiamina o B1, Riboflavina o B2, Niacina o B3, Piridoxina o B6, folato o B9, C, E y K y de minerales como el calcio, el potasio, el hierro y el fósforo. Los fitoquímicos presentes en esta hortaliza nos ayudan a prevenir distintos tipos de cáncer y a cuidar nuestra salud cardiovascular. Además como apunta la web web ecoagricultor.com son muchos sus beneficios:

  • Evitan la pérdida de visión, conjuntivitis, glaucoma o cataratas.
  • Las acelgas favoreces la buena digestión de los alimentos.
  • Por su contenido en hierro y ácido fólico ayudan a evitar o combatir las anemias.
  • Combatir infecciones como faringitis, bronquitis o sinusitis.
  • Nos ayudan a mantener un buen tránsito intestinal y evitar estreñimiento.
  • Previenen la aparición de hemorroides.
  • Como la mayoría de las verduras, las acelgas no contienen grasas ni hidratos de carbono, por lo que son excelentes para una dieta baja en grasas y en hidratos y para ayudar a adelgazar.
  • Por sus propiedades diuréticas, nos ayuda a eliminar líquidos retenidos en el organismo.
  • Ayudan a regular los índices de colesterol.
  • Su consumo está muy indicado especialmente para mujeres embarazadas y niños.
  • Favorecen el buen funcionamiento del hígado y la vesícula biliar.
  • Mejorar la circulación sanguínea.
  • Ayudan a mejorar los casos de gota o hiperuricemia,

Apio

El apio es otra hortaliza de hoja verde que nos aporta vitaminas A, del grupo B: Tiamina o B1, Riboflavina o B2, Niacina o B3, Ácido pantoténico o B5, Piridoxina o B6, folato o B9, C, E y K. El apio nos aporta grandes cantidades de potasio, sodio y calcio, y además otros minerales como magnesio y selenio. También nos proporciona ácidos grasos omega 6, fibra y proteína vegetal.

  • El apio combate los virus y las bacterias.
  • Resulta excelente para eliminar los líquidos retenidos.
  • Está indicado para dolencias que implican inflamación (artritis, vitíligo, gota, reumatismo o psoriasis).
  • Ayuda a eliminar el ácido úrico  y otras sustancias de desecho.
  • El apio depura los riñones y está indicado para combatir su infección.
  • Favorece la eliminación de cálculos.
  • Estimula el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Mejora el funcionamiento del hígado.
  • Ayuda a perder peso y adelgazar debido a su cantidad en agua y su contenido bajo en calorías.
  • El apio estimula la producción de saliva y jugos gástricos que mejorarán las digestiones.
  • Resulta muy beneficioso para cuidar nuestra piel de forma saludable.
  • Ayuda a regular el azúcar en sangre.
  • Es un alimento que combate el estreñimiento.
  • Mejora nuestra vista.
  • El apio mejora las enfermedades cardiovasculares.
  • Resulta muy beneficioso para el tracto intestinal.
  • El apio es de gran utilidad para la cistitis y la uretritis.
  • Ayuda a reducir la fiebre.
  • Las semillas y su aceite combaten el insomnio y la ansiedad.

Berros

Nos aportan principalmente vitaminas K, A, C y folato o B9. En cuanto al contenido en minerales de los berros podemos destacar el potasio, el calcio, el magnesio, el sodio y el selenio. También contienen proteína vegetal, ácidos grasos omega 6 y omega 3 y fibra.

  • Los berros nos ayudan a cuidar de nuestra piel y mantenerla sana.
  • Combaten el estreñimiento al favorecer la regularidad.
  • Ayudan a combatir las infecciones.
  • Previenen la formación de piedras en los riñones y vesícula.
  • Mejoran el funcionamiento del hígado.
  • Reducen la inflamación.
  • Nos ayudan a tener un cabello sano.
  • Favorecen la eliminación de líquidos retenidos.
  • Reduce el azúcar en sangre debido a la fibra que contiene.
  • Mejoran la curación de heridas.
  • Los berros ayudan a combatir la gota o ácido úrico alto.
  • Combaten la anemia.
  • Son beneficiosos para las personas que sufren de reuma.

Canónigos

Son un tipo de verdura de hoja verde que se suelen comer preparados en ensaladas y otros platos fríos. Esta original hortaliza de hoja pequeña y redondeada tiene propiedades nutricionales muy interesantes. Los canónigos son una fuente de fibra y  nos aportan vitaminas A, Piridoxina o B6, folato o B9, C y E. En cuanto a su contenido en minerales, podemos destacar el yodo, el hierro, el potasio, el magnesio y el fósforo.

  • Fortalecen el cabello, uñas y piel.
  • Mejora el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Estimulan el funcionamiento de los riñones.
  • Relajan el sistema nervioso central.
  • Mejoran la vista.
  • Nos ayudan a ir al baño de forma regular.
  • Favorecen la buena digestión.
  • Combaten la anemia.
  • Los canónigos mejoran la capacidad de concentración.
  • Previene enfermedades cardiovasculares.
  • Estimulan el metabolismo.
  • Regulan el nivel de azúcar en sangre.
  • 100 gramos de canónigos aportan tan sólo 21 kcalorías.

Alimentos que no pueden faltar en nuestra nevera

Además de estos vegetales hay otra serie de alimentos que pueden ayudarnos a mantener el intestino a pleno rendimiento como los que presentamos a continuación:

Fibra

Aunque la mayoría no consumimos las cantidades adecuadas de fibra, es importante seguir una dieta rica en este nutriente. Entre otros beneficios ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre y puede mejorar la calidad de vida de los afectados por el síndrome de intestino irritable.

Probióticos

Suplementos alimenticios a base de probióticos como los de la gama ProFaes4, ayudan a repoblar el intestino de bacterias ‘amigas’ que ayudan a preservar la salud intestinal además de dar soporte a nuestro sistema inmunológico para que esté en plena forma. Además de estos beneficios, los probióticos ayudan a mantener los sistemas digestivo e inmunitario sanos. Sobre todo en aquellas personas afectadas por un estilo de vida estresante y frenética así como ayudar a recuperarse tras tratamientos por antibióticos o dolencias como la diarrea.

Aceite virgen extra

El aceite virgen extra contiene una elevada cantidad de polifenoles beneficiosos para los microorganismos que habitan en el organismo. Además ayuda a reducir efectos del envejecimiento, especialmente en el corazón y en el cerebro.

¿Por qué es importante cuidar nuestro intestino?

Cuidar nuestro sistema intestinal es fundamental para que nuestro sistema digestivo absorba los nutrientes que extrae de los alimentos. Además, mantener nuestra flora intestinal en buen estado puede evitar que nuestro sistema inmunológico se debilite y así prevenir la aparición de enfermedades e infecciones que puedan afectar a nuestro organismo.

¡Cuida tu intestino! Todo tu organismo te lo agradecerá