La alergia a los alimentos sobre todo en niños es un tema que nos preocupa a los padres, ya que puede condicionarnos bastante la vida. De hecho, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunidad Clínica, “la prevalencia de la alergia a los alimentos ha aumentado en las últimas dos décadas. Ahora afecta hasta un 8% de los niños y a entre el 3% y el 4% de los adultos en los países industrializados”. Eso sí, como bien nos aclara la nutricionista de Alimmenta Jessica Hierro “es importante no confundir alergia con intolerancia. La alergia es una reacción adversa mediada por el sistema inmunitario a un alimento. Generalmente a una proteína. Sin embargo, en una intolerancia no participa el sistema inmunitario“.

Diferentes factores pueden causar la alergia alimentaria, “componente hereditario, exposición a antígenos (leche materna, piel o aire). Incluso alteraciones en la permeabilidad gastrointestinal. Así como factores ambientales como estrés o toxinas o desequilibrio en la flora intestinal. Factores como la contaminación, que varía notablemente según si hablamos de un ambiente rural o urbano, es clave en enfermedades alérgicas como la rinitis alérgica, pero no es determinante en el caso de las alergias alimentarias“.

¿Alérgicos para toda la vida?

La alergia a los alimentos se desarrolla mayoritariamente durante la primera infancia.  Su persistencia varía dependiendo de la comida específica que lo cause. “En general, los niños pequeños con alergia a leche, huevo, soja y trigo ‘superan’ su alergia a los alimentos en la primera década de la vida, mientras que los niños alérgicos a los frutos secos, sésamo, pescado y mariscos lo hacen en menor medida“.

Vaso de leche. Sustitutos a los alimentos que producen alergia

Huevos. Sustitutos a los alimentos que producen alergia

Toamtes. Sustitutos a los alimentos que producen alergia

Merluza. Sustitutos a los alimentos que producen alergia

Pistachos. Sustitutos a los alimentos que producen alergia

Langostinos. Sustitutos a los alimentos que producen alergia

Qué comer si tienes alergia a determinados alimentos

Excluir de tu alimentación diaria un alimento causante de alergia no tiene por qué comprometer el equilibrio energético y de los diferentes nutrientes de la alimentación de una persona. Jessica Hierro nos dice qué comer si tienes alergia a determinados alimentos.

Alergia al tomate

Se pueden consumir todas las demás verduras y hortalizas sin que eso suponga ningún problema en la alimentación. El tomate es rico en licopeno, compuesto que también está presente en la sandía o el albaricoque. Como fuente alternativa de vitamina C encontramos en general todas las frutas. Destacan los cítricos (naranja, mandarina, pomelo) o kiwi, y hortalizas, en especial el pimiento (crudo).

Alternativas al plátano, la sandía o el melón

Todas las demás frutas. El plátano aporta potasio. También son fuente de este mineral las legumbres, la patata, el salvado de trigo o avena, frutas deshidratadas o las verduras en general.

Leche de vaca

Aquellas personas que tengan alergia a la leche de vaca pueden consumir otros alimentos que también son fuente de calcio como las verduras de hoja oscura. Así como los cereales integrales (pasta o arroz integral), legumbres, frutos secos o pescados de pequeño tamaño (comiendo la espina). Además como alternativa a la leche de vaca existen las bebidas vegetales enriquecidas en calcio (elegir preferentemente aquellas que no lleven azúcar añadido).

Huevo

Destaca por su aporte de proteínas de alto valor biológico, fósforo, vitamina D, vitamina A, folato. En su lugar, y para cubrir estos y otros nutrientes, es aconsejable consumir carnes, legumbres, pescados (especialmente pescados grasos como arenque, atún o salmón). También leche entera y derivados, vegetales de hoja verde (lechuga o espinaca) y anaranjado (calabaza, zanahoria).

Pescado

Destaca por su aporte en proteínas, fósforo, sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, yodo, y vitaminas del grupo B. En el caso de los pescados azules además también son fuente de vitamina A y D, ácidos grasos poliinsaturados. Como alternativa y fuente de proteinas encontramos la carne, el huevo, las legumbres como garbanzos o soja, los lácteos o los frutos secos. Otras alimentos que aportan fósforo son los lácteos, carnes, mariscos, cereales, legumbres y frutos secos y como aporte de potasio encontramos el huevo, queso, legumbres, verduras como champiñones…

Y para obtener ácidos grasos poliinsaturados, apuesta por las semillas (especialmente lino y chía), frutos secos (principalmente nueces) y la soja.

Frutos secos

Nos aportan proteínas, fibra soluble, ácidos grasos insaturados, potasio, magnesio, fósforo, vitamina E, calcio. Si no puedes tomar frutos secos, tu dieta quedará equilibrada si tomas carne, pescado, huevo, legumbres como garbanzos. Y conseguirás un aporte extra de ácidos grasos insaturados del aceite de oliva, aceitunas,  aguacate y pescados (especialmente pescados azules).

 

FUENTES DE VITAMINAS, PROTEÍNAS Y MINERALES
Ácido fólicoLegumbres, verduras de hoja
Ácidos grasos insaturadosAceite de oliva, aceitunas, frutos secos, aguacate, pescados (especialmente pescados azules) y semillas
Ácidos grasos poliinsaturadosSemillas (especialmente lino y chía), frutos secos (principalmente nueces) y la soja
CalcioLácteos (leche y derivados), verduras de hoja oscura, los cereales integrales (pasta o arroz integral), legumbres, frutos secos o pescados de pequeño tamaño (comiendo la espina)
Fibra solubleFrutas, verduras, legumbres y salvado de avena
FósforoLácteos, carnes, pescados, mariscos, cereales, legumbres y frutos secos
HierroCarne roja, casquería (hígado, corazón), embutido como jamón serrano o morcilla, moluscos (almejas, mejillones, berberechos), yema de huevo, legumbres, frutos secos, semillas, fruta seca
MagnesioSemillas, frutos secos, verduras y hortalizas y en menor medida leche, carnes y pescados
PotasioCarne (hígado), huevo, queso, legumbres, verduras como champiñones, espinacas o acelgas, cereales integrales, fruta fresca y seca, frutos secos
ProteínasCarne, pescado, legumbres como garbanzos o soja o lácteos
SodioHuevo, legumbres, frutos secos, quesos, sal de mesa, embutidos curados como jamón serrano o lomo, algas
Vitamina APescados azules, leche entera y quesos, vegetales de hoja verde (lechuga o espinaca) y anaranjado (calabaza, zanahoria)
Vitamina DLácteos enteros y pescados grasos como arenque, atún y salmón
Vitamina EAceites vegetales de girasol y oliva, germen de trigo, frutos secos, margarina, verduras y hortalizas y cereales
YodoMarisco, sal yodada, algas, lácteos y algunos vegetales