¿Es posible vivir una navidad saludable? ¿Se puede sobrevivir a cenas de empresas, reuniones familiares y de amigos, Nochebuena, Nochevieja… y no explotar en el intento? Hoy vamos hablar de lo que debemos hacer y de lo que podemos evitar en estas fechas para no empezar el año con un cargamento de michelines.


Navidad saludable: manual práctico para sobrevivir a las comidas navideñas

Come con calma

Masticar bien los alimentos, saboreando la comida y disfrutando de la compañía, hace que nos saciemos antes y que evitemos los gases.

Evita las bebidas con gas

El exceso de comida puede fomentar el consumo excesivo de bebidas con gas. Sustituirlas por agua o infusiones ayudará a prevenir la aparición de gases.

Dulces navideños

Las fiestas son para disfrutarlas. Puedes darte el capricho de turrones, mazapanes y postres típicos, pero en cantidad moderada. Aprovecha los días no festivos para comer de forma saludable, añadiendo más fruta y verduras y reservando las comidas más copiosas para las fechas clave.

Haz ejercicio

Sustituir el ascensor por las escaleras o caminar 10-15 minutos al día son simples ejercicios que te ayudará a sentirte mejor y compensar los excesos. Desconecta y ¡disfruta! El sistema nervioso está ligado al sistema digestivo. Por lo que el aparcar las preocupaciones laborales puede ayudar a encontrarse mejor.

Reduce las salsas

Las especias o hierbas aromáticas darán un sorprendente sabor a los platos. No hace falta que los adornes con salsas, que pueden resultar muy pesadas. Además, ten cuidado con los aperitivos. Opta preferentemente por mariscos hervidos o a la plancha frente a los rebozados o empanados.

Intenta no acostarte después de comer

Lo ideal es esperar un mínimo de dos horas antes de acostarnos para completar la digestión. Eso sí, descansa lo suficiente para afrontar los días con la energía y ayudar a que el organismo realice todas sus funciones, incluida una buena digestión.

Y si te sientes muy pesada, como si tuvieras un cargamento de gases, recurre a Pankreoflat. Gracias a su doble acción, ayuda a eliminarlos del estómago y favorece el proceso de digestión.

Variedad de platos cargados de comida. Navidad saludable

Estos días podemos engordar hasta cuatro kilos. ¿Sabes cómo evitarlo?

Llevas semanas preparándote para lo que yo llamo Operación Turrón. Sí, porque esta es la época del año en la que más peligro corre nuestra silueta. Nos vemos atrapados por un sinfín de comidas, copiosas, deliciosas… Y claro, la báscula se convierte también durante estos días en nuestra peor enemiga.

Sin perder la perspectiva de que estos días son para ser lo más felices que podamos, se puede ser un buen comensal sin echarle un gran pulso a la báscula. Según la nutricionista Rosa Ordoyo, si nos descuidamos y nos entregamos a cócteles, aperitivos y postres, además de suculentos menús, podemos llegar a engordar hasta cuatro kilos. Para evitarlo, la experta de Clínicas Dorsia nos deja una pequeña lista de consejos con lo que debemos y no debemos hacer.

 

Lo que NO debemos hacer para cumplir el objetivo de una navidad saludable

  • Mucho cuidado con ese plato de entremeses que luce en la mesa con embutidos de primera calidad. A pesar de la etiqueta de ibérico, o sin ella, engordan. Los precocinados que le acompañan también, y, además, son ricos en grasas saturadas.
  • El alcohol es el gran enemigo, puesto que nos acompaña desde el aperitivo casi hasta la cena en los días clave. Al margen de si debemos o no conducir o de cómo nos siente, suma y suma calorías. Esa copa de champagne o cava para brindar es ineludible, pero atentos a los vinos dulces, el vermut, los preparados con dos tipos de bebida alcohólica y los cócteles con azúcar.
  • No debemos saltarnos ninguna comida, a pesar de que estemos llenos, llenísimos de pavo, cordero o marisco. Siempre es mejor tomar algo ligero en la siguiente ingesta.
  • La generosidad bien entendida empieza por uno mismo. No llenes los platos. Una comida buena no se mide sólo por la cantidad. La calidad importa. Siempre es mejor quedarse con un poquito de ganas de repetir.

Lo que SÍ debemos hacer

  • Ten presentes los antioxidantes en el diseño del menú. Contrarrestarán los efectos adversos del azúcar, la grasa y el alcohol en tu organismo. La mejor manera de introducirlos es en las ensaladas. Son antioxidantes la granada, el aguacate, los arándanos, uvas rojas, cerezas, nueces y las pasas, entre otros. Por supuesto, otra manera de incluir la vitamina C y otros elementos como el selenio y el zinc de estos alimentos antioxidantes es adornando tu mesa con una bonita fuente de fruta. Por ejemplo, con uvas rojas y cerezas. Las manzana verde con piel aportarán el contraste.
  • El color en tu plato será fundamental para todos los sentidos y en este caso sinónimo de salud. Las hojas verdes de lechuga, canónigo, recula, endivia, como base a un plato de marisco frío, harán las delicias de tus invitados.
  • La carne que menos calorías aporta es la de ave, por lo que puedes servir un buen pollo o pavo. Y por supuesto, un pescado, al vapor o al horno, con toda la proteína y los minerales. Sin apenas calorías.
  • Si somos los cocineros de cenas o comidas importantes, reducir la sal. Ya sabemos que favorece la retención de líquidos y la hinchazón.
  • Come despacio, disfruta de los manjares y aprecia cada bocado. La ocasión lo merece.
  • Pasea después de estos banquetes. Aprovecha para tomar el aire y disfrutar del ambiente navideño. Nada de siestas ni tarde de sofá con mantita y película. A la larga se notará en el peso ganado.
  • Bebe mucho agua entre comidas. También puedes probar con infusiones de salvia, cola de caballo, hinojo o manzanilla.

Y si te has quedado con ganas de saber más acerca de cómo vivir una navidad saludable, echa un vistazo al vídeo de las nutricionistas de Alimmenta. Te resultará muy útil.