Normalmente asociamos ensaladas con pocas calorías. Sin embargo, en los restaurantes, sobre todo en los de comida rápida, algunas ensaladas son auténticas bombas de calorías. Tanto es así que pueden llegar a ser equiparables a una porción de pizza. Cómo lo estás leyendo… Si pensabas que pidiéndote esa ensalada estabas haciendo un favor a tu silueta… cometes un gran error.

Y no lo digo yo, lo dicen las nutricionistas que he colaborado para hacer este post: Cynthia Rodríguez, de Menudiet, Conchita Vidales, de Nutrimedic y Ana Moya, dietista y bloguera gastronómica en Food Storming. Además te contamos qué ingredientes lleva la ensalada que ilustra nuestra artículo y dónde puedes comerla.


¡Stop esa ensalada engorda!

La doctora Cinthya Rodríguez, de Menudiet, nos hace una perfecta radiografía de las ensaladas que ponen en riesgo nuestra alimentación.

Ensaladas calóricas y poca sanas

Son las que llevan salsas comerciales, bacon, quesos grasos, pan frito o pollo rebozado. Por ejemplo, la ensalada césar que encontramos en establecimientos de comida rápida. En este caso, además, lleva verduras de baja calidad y, por tanto, con poca densidad de nutrientes. Por si fuera poco añaden alimentos cargados de calorías por los rebozados. Incluyen las grasas de las salsas y el queso. Así como los hidratos de carbono del pan, que en la mayoría de los casos es frito y por tanto muy graso.

Sanas pero calóricas

Estas ensaladas además de incluir los ingredientes citados anteriormente (verduras, frutas y alimentos magros), llevan quesos semigrasos, frutos secos o semillas, patata cocida, pasta, arroz, pan tostado, atún en aceite… Están por tanto compuestas por alimentos naturales pero no todos son ligeros.

Estas sí, son saludables y bajas en calorías

Tropical. Para Cinthya Rodríguez ésta es su ensalada perfecta: “Lechugas variadas, piña, langostinos cocidos y unos taquitos de pavo. Para el aliño se puede usar el típico aliño de aceite, vinagre y sal. O bien, coger un poco de yogur natural desnatado (sin azucarar ni edulcorar) y añadirle sal y pimienta al gusto, para posteriormente aliñar la ensalada con esa salsita de yogur que es incluso más ligera que el aliño tradicional”.

Vegetales frescos y pollo. La nutricionista Conchita Vidales, de Nutrimedic, nos ofrece su receta: “La ensalada perfecta para mí es la que se compone de vegetales frescos y sin cocinar. Para el aliño controlamos la cantidad de aceite (mejor de oliva) que le añadimos. Y como mucho podemos elegir un tipo de proteína ligera para añadir a los vegetales como queso fresco o pollo cocido (no rebozado). En los vegetales evitaremos exceso de maíz dulce. Se pueden utilizar especias aromáticas para no abusar de la sal y algún vinagre especial .”

Ensalada de lombarda.  Ana Moya, bloguera gastronómica en Food Storming, apuesta por “la ensalada de lombarda, zanahoria, manzana rallada, huevo duro, aguacate que la suelo aliñar con un buen aceite de oliva virgen extra y mostaza en grano.”

Ensalada Detox

Dicho esto, ahora te estarás preguntando cuál es la receta para preparar la ensalada que ilustra nuestro post. Pues bien no llega de la mano de Diana González, de Bendita Locura Coffee & Dreams: “Se trata de una ensalada detox. Lleva quinoa, espinacas, pollo asado, naranja, tomate, cilantro y vinagreta de lima”.

Ensalada de quinoa espinacas pollo asado tomate naranja cilantro y vinagreta de lima, 11€. Ensaladas con pocas calorías

Ensalada de quinoa espinacas pollo asado tomate naranja cilantro y vinagreta de lima, 11€

Desde Bendita Locura nos explican todos los beneficios de esta ensalada. La base es la quinoa, probablemente el superalimento más de moda en la actualidad. Su fama se la ha ganado a pulso. Destaca su alto contenido en fibra y su elevado aporte proteico en comparación con otros cereales. Además es importante mencionar su bajo índice glucémico, por lo que nos sacia sin añadir calorías vacías.

Las espinacas, por su parte, al ser ricas en potasio y sodio, permiten mantener a raya la presión arterial. Mientras que su ácido fólico contribuye a reducir la hipertensión. Son además ricas en fibra, por lo que favorecen el tránsito intestinal.

Los cítricos actúan como un antioxidante natural y son un diurético natural que apoya las dietas destinadas a reducir la hinchazón.

El tomate, al igual que los cítricos, tiene un efecto diurético, evita la fatiga, combate los efectos del cansancio y facilita la relajación, mejorando el descanso.

Por último, la pechuga de pollo asado es una fuente de proteína ideal, ya que nos sacia y nos ayuda en los procesos metabólicos sin aportar apenas grasa.

En resumen, una ensalada ideal para incluir nuevos hábitos saludables que como nos dice Diana: “está tan buena como parece y además nos deja una sensación de saciedad perfecta, porque no nos sentimos pesados, pero tampoco tenemos la tentación de comer entre horas porque nos hayamos quedado con hambre”.

Experta Detox

Si esta temporada quieres convertirte en una auténtica experta en ensaladas Detox, te recomiendo que te hagas con alguno de los libros de cocina detox que encontrarás en Amazon. Así podrás fabricarte un menú para cada día de la semana, saludable y bajo en calorías.