Hace unos días hemos sabido que el supermercado como Alcampo acabará con el aceite de palma presente en sus productos de marca blanca. Además Eroski y DIA se lo están planteando. Debido a la gran preocupación y expectación que ha generado este tema, hoy vamos desvelar algunas de sus incógnitas. Para ello recurrimos al blog de Carla Sánchez Zurdo, Eat&Fit, y de la doctora Conchita vidales, de Nutrimedic. Y averiguamos por qué el aceite de palma pone en peligro nuestra salud.

¿Dónde está presente el aceite de palma?

El aceite de palma está presente en los alimentos infantiles, leche de crecimiento incluida. Así como en las galletas, productos de bollería, pan, cereales, pizzas, helados, salsas, patatas fritas, snacks, cremas de cacao, platos preparados, etc.

Se obtiene del fruto de la palma africana Elaeis guineensis, originaria del continente africano. Esta planta se introdujo de forma masiva en el suroeste asiático a principios del siglo XX, aunque también hay plantaciones importantes en América del Sur. Además de malo para la salud, perjudica al medio ambiente.

¿Puede influir en el desarrollo de enfermedades?

Desde Boostconcept, la nutricionista Carla Sánchez Zurdo nos habla del tema: “El aceite de palma es el aceite vegetal más utilizado en todo el mundo, tanto en la industria alimentaria como cosmética. El consumo habitual de aceite de palma se ha relacionado con gran diversidad de enfermedades: diabetes Mellitus tipo II, obesidad y enfermedades cardiovasculares. Esto es debido al alto contenido en ácidos grasos saturados, en torno al 48%”.

Ojo a las etiquetas

Carla nos advierte en su blog de la importancia de leer las etiquetas: “Hay algunos fabricantes y distribuidores que evitan su mención en el etiquetado y  además, cuando se hace, lo disfrazan usando pseudónimos como aceite de palmiste, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, estearina de palma, palmoleina u oleina de palma, manteca de palma o haciendo uso del nombre científico de la especie (Elaeis guineensis)”.

Sí, a lo natural

Desde Nutrimedic, la doctora Concepción Vidales, quiere concienciarnos de lo importante que es para nuestra salud consumir una alimentación natural: “Es importante aumentar el consumo de frutas, verduras, huevos y pescados frescos. Dejar de lado los envasados, preparados, y precocinados, o solo para contadas ocasiones. Solo así nos aseguraremos de no estar consumiendo grasas saturadas en exceso y otros ingredientes perjudiciales para la salud. De esta forma, además, estaremos evitando enfermedades como la obesidad, la enfermedad cardiovascular, la diabetes y hasta distintos tipos de cáncer relacionados directamente con las grasas”.