¿Te han dado calabazas? Pues estás de suerte. Y no me refiero a los típicos suspensos que pueden traer nuestros hijos en épocas de exámenes. Me estoy refiriendo a la calabaza como alimento. Pues bien diversos estudios confirman que son muchos los beneficios de la calabaza, ya que nos ayuda a protegernos de las enfermedades y a mejorar nuestro sistema inmune.

Te ayuda a recuperarte de los resfriados

De hecho el aceite de calabaza ayuda a combatir varias infecciones ocasionadas por bacterias y hongos. Además, otro de los beneficios de la calabaza es que cuenta con casi el 20 por ciento de la cantidad diaria recomendada de vitamina C. Este dato podría hacer que te recuperes de los resfriados más rápidamente.

Combate el estreñimiento

La calabaza es un alimento muy suave y digestivo. Por eso resulta ideal para personas con el estómago o el intestino delicado. A su vez combate el estreñimiento al actuar como un laxante suave.

La calabaza no engorda

La calabaza contiene un 90 por ciento de agua y muy pocas calorías e hidratos de carbono. En cambio, tiene altos contenidos de fibra. Esto nos ayuda a no engordar. Y además, su alto contenido en agua y potasio, ayuda a evitar la retención de líquidos y la hinchazón de piernas y tobillos. ¿Te suena este problema? Por desgracia es muy habitual en las mujeres durante los meses de calor.

Fortalece los huesos

Por su composición nutricional, la calabaza es aconsejable en todas las etapas de la vida, especialmente en la infancia. Contribuye al buen estado de la  piel, los huesos y los dientes, así como del sistema nervioso y el aparato digestivo. La calabaza presenta cantidades significativas de fósforo y magnesio, dos sustancias implicadas entre otras cosas en la formación y mantenimiento de nuestro esqueleto. Procura incluir este alimento en las estaciones soleadas, ya que en presencia de sol el calcio se absorbe con mayor facilidad. Y si además de alimentos ricos en calcio, ingerimos alimentos que contengan el resto de minerales implicados como el magnesio y fósforo, presentes en la calabaza, nuestra estructura ósea lo agradecerá.

Nos broncea

Y si te parecen pocos los beneficios de la calabaza que te he contado hasta ahora, aquí tiene otro más. Las sustancias que aparecen en la calabaza nos ayudan a protegernos del sol de manera natural. Y como consecuencia la producción de melanina (protección natural de la piel) aumenta. De esta forma nos ponemos morenos con mayor facilidad. Si incluyes calabaza en tu alimentación, tu piel no sólo estará más sana, sino que lucirá más bonita y radiante.