Desconcertante para la vista, pero sorprendente para el paladar. ¿Sabes de qué alimento hablamos hoy? Pues bien hoy os cuento los beneficios del Ajo negro, un alimento hasta ahora desconocido para mí.

Proviene del Asia central y, además de su peculiar y maravilloso sabor que aromatiza numerosas recetas tradicionales, del ajo destacan sus muchas propiedades medicinales: es un potente prebiótico, antioxidante, antiséptico, antibiótico, mejora la circulación y protege el corazón.

El Ajo negro no es más que el ajo fermentado y envejecido mediante un proceso de elaboración natural.  Este proceso le confiere un sabor ligeramente dulzón. Y sobre todo elimina el desagradable olor que desprende el aliento después de comerlo. También se digiere mucho mejor que el ajo común.


Los 4 extraordinarios beneficios del Ajo negro

Los beneficios del Ajo negro no son solamente culinario-digestivos, sino que son un regalo para tu salud cardiovascular. El proceso de fermentación y envejecimiento del Ajo negro aumenta considerablemente los niveles de uno de sus principales compuestos químicos cardioprotectores. Se trata de la llamada SAC (S-alilcisteína), responsable de las increíbles propiedades de este regalo de la naturaleza. Además, contiene una proporción mucho más elevada de polifenoles y ácidos grasos poliinsaturados.

Reduce la presión arterial

Gracias al efecto vasodilatador de la S-alilcisteína aumenta su capacidad antihipertensiva. Y por lo tanto ayuda a regular la presión arterial.

Disminuye los niveles de triglicéridos

Los triglicéridos son grasas que se almacenan en el tejido adiposo como reserva de energía. Si eres de los que sigues una dieta desequilibrada y con un bajo nivel de ejercicio físico podrías tener un nivel de triglicéridos alto. Esto comportaría un riesgo cardiovascular importante. El Ajo negro te ayudará a recuperar un índice de triglicéridos saludable.

Controla los niveles de colesterol

El Ajo negro actúa controlando tu colesterol de dos formas diferentes pero asimismo efectivas. Disminuye el colesterol “malo” LDL, que es el que se acumula en las arterias, y aumenta el colesterol “bueno” HDL que es el limpia y retira el colesterol “malo” de las paredes de las arterias.

Tiene un efecto antioxidante

La importante cantidad de polifenoles que concentra el Ajo negro ejerce un efecto cardioprotector: por un lado combate los radicales libres que dañan tus células y por otro lado evita la formación de placas en las arterias.

Más información consulta el blog de Laboratorios Sakai.