Beneficios de la soja. Este es el tema que vamos a tratar hoy. Hace unos días comentábamos la importancia de incorporar la soja a nuestra alimentación para paliar los efectos de la menopausia en nuestro organismo.

Pues bien, muchas de vosotras habéis preguntando qué es realmente la soja y cuáles son sus beneficios. Dispuestas a despejar vuestras dudas, hoy nos centraremos en los beneficios de la soja. Son muchos y muy variados.


Los beneficios de la soja

La soja es una legumbre altamente proteica, rica en lecitina y ácidos grasos omega-3 y omega-6. Aporta minerales como el hierro, cobre, magnesio, fósforo, potasio, manganeso y vitaminas como la K, la tiamina, la riboflavina y folatos.

Además, a esta leguminosa se la define como un principio activo hidratante inteligente. Si bien todos los tipos de pieles se ven mejoradas por la soja, las pieles secas y maduras son las que más se benefician. Estos es así porque actúa como hidratante, regenerador, nutritivo, suavizante y protector de la piel.

También contiene isoflavonas que favorecen el correcto funcionamiento del metabolismo celular. Un hecho que ayuda a que la piel respire mejor. Asimismo, da pie a la producción de fibras de colágeno y elastina. Además trata la retención de agua en la superficie cutánea. Esto hace que actúe como antioxidante al inhibir los niveles de oxidación de los radicales libres para una piel más radiante y firme.

Beneficios de la soja: lucha contra el envejecimiento

Uno de las razones por las que la esperanza de vida en Japón es tan alta (España ocupa el segundo lugar) es tal vez su elevado consumo de soja. Su envejecimiento es sin duda mucho más lento que el de la población de otras latitudes y también menor el número de enfermedades que acarrean a lo largo de toda su vida. Joaquín Pinar, de Wherteimar, nos explica estos datos: “La soja es un potente estrogénico que hidrata la piel gracias también a que es una gran fuente de isoflavonas. Estas actúan a nivel hormonal retardando el paso del tiempo. Ya no es que los japoneses lleguen a vivir más años por introducir la soja en su alimentación, es que lo hacen en mejores condiciones y con una piel envidiable”.

Si quieres saber más sobre la alimentación de los japoneses echa un vistazo a nuestro post ‘Qué comen los japoneses para vivir cien años‘.

Productos de belleza. beneficios de la soja

Concentrado reafirmante, 77,68€ y Crema Resplandor Final, 57,84€

¿También ayuda a mejorar la silueta?

Al menos, sí el concentrado reafirmante e hidratante de Wherteimar. Este producto afina y remodela la silueta reparando y regenerando el tejido. Joaquín Pinar, su responsable en España, nos recomienda dos o tres gotas del primero. Y es que como serum, es mucho más fácil y rápido de absorber: “Una de sus muchas ventajas es que llega a las capas más profundas de la piel sin necesidad de gastar mucho producto. En su efecto reafirmante, además de la proteína de la soja, juegan un importante papel otros principios activos tales como la betaína, el silicio orgánico o la vitamina E”.

Beneficios de la soja: verdades y mentiras

Jessica Hierro, dietista-nutricionista de Alimmenta, nos aclara en su blog algunas dudas que circulan sobre los beneficios de la soja. Lee atentamente y despeja todas tus dudas.

¿Puede causar desequilibrio hormonal en los hombres?

“Según la evidencia científica el consumo de soja y sus derivados no causa infertilidad ni desequilibrio hormonal sobre el hombre. Las isoflavonas presentes en la soja no alteran los niveles de hormonas sexuales masculinas. Y por lo tanto no causan efecto feminizante en el hombre”.

¿El consumo de soja puede provocar bocio?

“El bocio es un agrandamiento de la glándula tiroides que está situada en el cuello y puede estar relacionado tanto con hipertiroidismo como hipotiroidismo -explica Jessica-. La aparición del bocio puede deberse a un aporte insuficiente de yodo a través de los alimentos de la dieta. Sin embargo, en países como España es un hecho poco común a día de hoy”.

En el caso de la soja, “hay diversos estudios que relacionan su consumo con una mayor dificultad en la absorción de la hormona tiroidea. De ahí su posible vínculo con problemas como el hipotiroidismo. Pero hasta el momento no hay suficiente evidencia científica que permita asegurar que exista dicha relación”.

Soja y su relación con el cáncer de mama

Son varios los estudios hechos hasta el momento con la finalidad de determinar el efecto de la soja y las isoflavonas sobre su posible prevención en el cáncer de mama y próstata. “Los resultados muestran que las isoflavonas de la soja podrían actuar protegiendo el material genético presente en las células frente a los compuestos cancerígenos”. Sin embargo, estos resultados “se han obtenido con dosis de fitoestrógenos muy superiores a los que se consumen normalmente a través de la dieta”.

La incidencia de cáncer de mama en mujeres asiáticas es un 30-50% menor que en las occidentales. Y la clave parece estar en el consumo de soja en edades tempranas. Sin embargo, Jessica invita a la cautela: “hay que ser prudentes y esperar los resultados de próximos estudios”.

¿Lucha contra el insomnio?

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer donde la producción de estrógenos cada vez va siendo menor. Los fitoestrógenos, presentes en la soja, desempeñan en el organismo un papel similar al que ejercen las hormonas femeninas. Esto supone un beneficio en cuanto a la reducción de los síntomas típicos de la menopausia. Y entre esas mejoras que se producen está la reducción de sofocos, cefaleas, cansancio, melancolía e insomnio entre otras.