Comer alimentos crudos está de moda. La Raw food es sin duda una de las dietas más seguida entre las celebrities. Ha seducido a estrellas como Gwyneth Paltrow, Demi Moore o Madonna. Aunque entre el común de los mortales este tipo de alimentación tiene tantos adeptos como detractores. ¿Eres partidaria de comer alimentos crudos? ¿Es tan saludable como lo pintan?

Para aclarar estas dudas he recurrido a dos de las nutricionistas en las que más confío: Conchita Vidales, de Nutrimedic, y Jessica Hierro, de Alimmenta. Además, para ilustrar este interesante post nada mejor que contar con los deliciosos platos que nos proponen en En Bendita Locura Coffee & Dreams (Príncipe de Vergara, 73).



¿Por qué está de moda comer alimentos crudos?

“En la nutrición también surgen ‘modas’. Y en este caso le ha tocado al consumo de alimentos crudos. Eso sí, diferenciaría dos tendencias: Los que de forma ocasional consumen algún plato preparado con alimentos crudos. Y los que practican el “raw food” o “crudismo”. Es esta una tendencia en la que, además de defender el consumo de los alimentos crudos, también representa un modo de vida”, distingue Jessica Hierro. Para la nutricionista de Alimmenta “ya consumimos numerosos platos hechos con alimentos crudos o mínimamente tratados como las ostras, los boquerones en vinagre. Así como el tartar o carpaccio, el salmón ahumado, la esqueixada de bacalao (plato típico de Cataluña) o la mojama”.

¿Qué beneficios tiene para la salud el crudismo?

“Los alimentos crudos -prosigue Jessica-, al no recibir tratamiento térmico alguno, mantienen su composición nutricional original. Es decir, evita la pérdida de algunas vitaminas sensibles al calor como la vitamina C o vitaminas del grupo B o minerales“.

Además, como apunta la doctora Conchita Vidales, “las frutas y verduras, cuando las ingerimos crudas, conservan todas sus propiedades. Como por ejemplo, antioxidantes, fibras, vitaminas, minerales… Lo mismo ocurre con muchos vegetales. Por otra parte, una fruta o verdura fresca nos aporta mucha mas cantidad de fibra. Y ningún aditivo o conservante que sí pueden contener productos envasados“.

Pero, y en este punto la doctora de Nutrimedic quiere prestar especial atención: “Siempre tenemos que tener la precaución higiénico saludable de lavar primero nuestras manos. Y luego pasar bajo el chorro de agua fría las frutas o vegetales que vayamos a consumir. Así estaremos evitando la presencia de arenilla o pesticidas. Piensa que estas se pueden acumular en la cáscara o piel. E incluso ‘bichitos’ nada agradables que se pueden esconder entre ellas. También debemos retirar todas las partes dañadas o golpeadas o podridas“.

Alimentos crudos: ¿son perjudiciales para la salud?

La doctora Vidales hace una distinción entre carne o pescado crudos y frutas o vegetales. “En cuanto a las carnes o pescados yo soy particularmente menos, o nada, partidaria de comerlas crudas. Hay que tener en cuenta que el proceso de cocción adecuado no modifican su valor nutricional. Y, sin embargo, hace que muchas bacterias, parásitos y otros microorganismos mueran y no entren en nuestro aparato digestivo“. No hay duda de que “corremos mas riesgo de intoxicación ante una carne cruda que ante una cocinada. Y lo mismo ocurre con los pescados”.

Anisakis, Salmonella…

Como nos comenta la doctora de Nutrimedic, “recientemente se dio el caso de un hombre que acudió al hospital con fuertes dolores abdominales. La causa fueron unas larvas ancladas en su mucosa intestinal tras ingerir Boquerones crudos. Esta es la primera causa de intoxicación por ANISAKIS“.

En la misma línea Jessica, de Alimmenta, apunta: “El consumo de carne cruda puede comprometer seriamente la salud. Es un alimento que puede albergar bacterias como Campylobacter. Así como Yersinia o Salmonella. También puede producir triquinosis por medio de un parásito o toxoplasmosis“.

Por otra parte, la nutricionista de Alimmenta también nos recuerda que “los alimentos que se consumen crudos pueden tener más limitada la disponibilidad de algunos de sus nutrientes. En concreto ciertos minerales. Y es que alimentos de origen vegetal como las legumbres, los frutos secos, los cereales u hortalizas contienen fitatos, oxalatos o taninos, que disminuyen su aprovechamiento“.

¿Cuál es la mejor opción?

Jessica no tiene dudas: “Consumir el alimento cocinado siempre es una opción más segura especialmente si hablamos de tomar carnes y pescados crudos”.

  • En caso de tomar alimentos crudos es muy importante cuidar la manipulación. También la conservación del alimento. Comprar productos frescos en establecimientos de confianza. Y respetar la cadena de frío hasta el momento de su consumo.
  • Si se consume el pescado crudo debe congelarse previamente a -20°C o inferior durante un periodo mínimo de 24 horas. O -35° C o inferior durante un periodo mínimo de 15 horas.

Si apuestas por alimentos crudos, este es tu plato

Dicho esto, si apuestas por comer alimentos crudos, esto es lo que nos propone la doctora Hierro: “Yo recomendaría el ceviche. Se trata de un plato típico de países latinoamericanos como Perú preparado con pescado crudo. Se puede elaborar con pescados como la corvina, la lubina o incluso con pescados azules como el atún“.

 

SÍ deberías probar

steak tartar. alimentos crudos

Tatine de carpaccio de buey con rúcula y parmesano (Bendita Locura Coffee & Dreams)

Además en el restaurante Bendita Locura Coffee & Dreams preparan el salmón marinado en cítricos y vodka y lo sirven acompañado de pan pita y sour cream de mostaza: “El salmón en este caso, al estar macerado en un jugo de cítricos, preserva todas sus propiedades, que no son pocas. Y nos aporta una cantidad de proteínas, omega 3 y vitaminas muy interesante”, comenta David Monzón, copropietario del gastrobar.

Además, en la carta incluyen un steak tartar y un tatine de carpaccio de buey con rúcula y parmesano. Está especialmente pensado para todos los que se quieren cuidar sin renunciar a los alimentos de origen animal. Esta vuelta de tuerca a la dieta Raw food es infinitamente más llevadera que la original. ¿Te apuntas?