¿Me duele la espalda? Sí. ¿Me gusta ir al gimnasio? No. Más sincera no puedo ser, y más práctica tampoco. Hoy te traigo la solución para que hagas ejercicio en tu propia casa: ponte en forma con fitball y tu vida cambiará seguro. No es broma. Parece mentira que una pelota de grandes dimensiones, que puedes adquirir por unos 12€ en Amazon, pueda proporcionarnos tantos beneficios.

De hecho, hace un par de años, mi ‘fisio’ me aconsejó utilizar mi fitball para sentarme frente al ordenador. De esta forma evitaría más de un dolor de espalda. Confieso que de vez en cuando lo hago. Tengo la suerte de trabajar desde casa.

Lo cierto es que gracias a Rubén Espinosa Gil, CEO de Entrénate Madrid, hoy vamos a conocer todos los beneficios de entrenar con fitball.



En forma con fitball: prevención y tratamiento del dolor de espalda

“El dolor de espalda cada vez se encuentra más presente en la población general. Una de las formas más eficaces de tratarlo es el entrenamiento con fitball”, explica Rubén. ¿Por qué es útil este material? “Pues bien, uno de los problemas comunes en las personas es que no activan los músculos más profundos de la espalda, que ayudan a estabilizarla correctamente. Y en el caso del trabajo con fitball, esta activación se logra, ya que, al producirnos una inestabilidad, se consigue hacer un trabajo muy completo a nivel dorsal y lumbar. Por ello, un correcto uso del fitball en nuestros entrenamientos no solo nos ayudará a aliviar ese dolor frecuente de espalda, sino que nos facilitará su prevención y hará que nuestro día a día esté ausente de dolor“.

¿Qué otros beneficios tiene?

“No solo podemos emplear el fitball para realizar ejercicios con el objetivo de fortalecer nuestra espalda y eliminar dolor de esta, sino que podemos utilizarlo para otros ejercicios con diferentes objetivos”. Aquí os enumero los más importantes:

  • Mejora el equilibrio.
  • Si utilizas tu fitball para sentarte en la oficina, te ayuda a mantener la postura correcta, además mejora la circulación.
  • Los ejercicios con fitball fortalecen la espalda, el abdomen y los glúteos.
  • Ayuda en la recuperación de lesiones.
  • Alivia el dolor lumbar.
  • Es el aliado perfecto para conseguir un vientre plano, tonificar los brazos y las piernas.

¿Te duele la espalda? Usa fitball para aliviar el dolor lumbar

 

Con tu fitball a la oficina

Como ya os he comentado antes, yo suelo utilizarla. Y Rubén aplaude la decisión. “El uso de un fitball a modo de asiento es algo que actualmente está muy extendido. Es cierto que, cuando nos sentamos en cualquier silla que posee un respaldo, al cabo de unos minutos nos acomodamos en posturas en las que acabamos olvidándonos de cómo colocamos la espalda. Y terminamos haciendo una curva con esta. Esto puede derivar en dolor de espalda. Por ello, el uso de un fitball a modo de asiento favorece que activemos nuestro core y esa musculatura profunda de la espalda que hará que nos preocupemos más de mantenernos rectos, consiguiendo con esto aliviar ese dolor tras horas y horas frente al ordenador. E incluso sería interesante combinar el uso de una silla tradicional con un fitball a la hora de trabajar frente al ordenador. De esta forma nuestra espalda y pelvis irá cambiando de postura frecuentemente y controlaremos nuestra postura de forma más adecuada a lo largo del tiempo”.

Rutina para trabajar brazos y piernas

Y ya que tenemos nuestra fitball vamos a sacarle el máximo partido. Así, gracias a la ‘pelotita’ conseguiremos tonificar nuestros brazos y piernas. Adiós a las alas de murciélago… ‘A Dios pongo por testigo que nunca más taparé mis brazos’.

 

¿Cuánto tiempo deberíamos practicar estas rutinas?

“El entrenamiento con fitball puede realizarse todos los días. Una forma interesante de practicarlos sería en combinación junto con ejercicios de fuerza. Así conseguiremos darle a nuestro cuerpo diferentes estímulos con distinta intensidad, haciendo de nuestro entrenamiento algo variado y completo”.

¿Cómo elegir la fitball adecuada?

“La forma más sencilla que hay para elegir correctamente nuestro fitball es en función de nuestra altura. Dependiendo entones de si somos más o menos altas, escogeremos un fitball que sea más grande o más pequeño. Una forma de comprobarlo a la hora de comprarlo y no equivocarnos será sentarnos sobre él. Si al hacerlo, nuestras rodillas están demasiado flexionadas o, por el contrario, si las tenemos demasiado estiradas, ese no es nuestro fitball. Nuestras rodillas deben estar flexionadas de tal manera que formen un ángulo recto, permitiéndonos así estar en una postura recta y cómoda sobre él”.

En forma con fitball más alimentación saludable es igual a abdomen plano

“Es cierto que el uso del fitball en nuestros entrenamientos puede ser una opción muy válida a la hora de trabajar nuestro abdomen. Sin embargo, no por el simple hecho de utilizarlo diariamente en nuestras rutinas vamos a conseguir eliminar esa grasa localizada del vientre. Esto podemos conseguirlo siempre y cuando nuestro entrenamiento sea adecuado a nosotras y lo combinemos con movernos en nuestro día a día y una alimentación saludable y equilibrada. Así es como realmente conseguiremos poco a poco ese vientre plano que perseguimos”.

Datos de interés:

Rubén Espinosa Gil, CEO de Entrénate Madrid

Teresa Rojo, entrenadora de Entrénate Madrid

www.entrenatemadrid.com

Agradecimiento a Rebel Gym (Modesto Lafuente 49, Madrid) por prestarnos sus instalaciones.