Déjala que baile…” Pero si lo dicen hasta Melendi y Alejandro Sanz… cómo no les vamos a hacer caso… Sí, amigas, hoy os propongo una ‘medicina’ revolucionaria y con muchos años de antigüedad: el baile. Reconozco que me cuesta mucho hacer deporte. Ponerme las mallas, las deportivas y salir a trotar no es lo mío. Y mucho menos desplazarme hasta el gimnasio. Practicar yoga en casa, o hacer ejercicios sencillos en el salón de casa mientras escucho música… Eso ya es otra cosa. Pero lo que realmente me fascina, y no me supone mayor esfuerzo es bailar. Pero, ¿tiene algún beneficio para nuestras salud? ¿Se pueden combatir dolencias físicas y psíquicas bailando? ¿Es cierto que bailar retrasa el envejecimiento? La respuesta a todas estas preguntas es SÍ. Y no lo digo yo… Son afirmaciones de Cristina Mérida, directora de la Escuela de Danza Studio 39.

Bailar retrasa el envejecimiento

Apto para todas

Todos podemos dejarnos llevar por el ritmo de la música. Ponte ropa cómoda, búscate un rincón de la casa más o menos amplio, pon tu canción favorita y… ¿verdad que los pies se van solos? No te resistas y experimenta todos los beneficios que tiene bailar. Como explica Cristina Mérida: “El baile o la danza es quizás una de las ‘armas’ más naturales de la que podemos echar mano a la hora de combatir muchas dolencias, tanto físicas como psíquicas. Además es apto para todo el mundo y no tiene contraindicaciones. ¿Se puede pedir algo más? Sí, que empieces a practicarlo. Eso sí, después de haber terminado de leerte el post.

Madre e hija. bailar retrasa el envejecimiento

Encuentra en la web de The Present Finder todo lo necesario para asegurarte momentos de diversión bailando.

Nos mantiene más jóvenes

E incluso hay estudios que confirman que bailar ayuda a prevenir el Alzheimer. De hecho un estudio de la Escuela de Medicina Albert Einstein, en Estados Unidos, evidenció que las personas mayores que practican danza se ven menos afectadas por el deterioro de su función mental que quienes realizan otras actividades. Todo parece indicar que, para prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, bailar resulta ser muy útil.

Tal vez esto es así porque como apunta Cristina “el baile nos ayuda a mantenernos jóvenes y activos durante más tiempo. De hecho solo hay que mirar como han triunfado en los últimos años los llamados ‘bailes de salón’. Se trata de clases en las que personas de todas las edades y condiciones físicas encuentran la forma de hacer ejercicio y relacionarse”.



En niños desarrolla la psicomotricidad

Desde muy pequeños, 3-4 años, las clases de ‘predanza’ permiten a los niños y niñas desarrollar una psicomotricidad correcta a través de juegos con música y movimientos coordinados.

Combate la obesidad

En años posteriores, 7-14 años, el baile en todas sus modalidades: danza clásica, danza española, baile moderno, hip-hop, danza contemporánea… permite que los niños/as se vayan desarrollando de forma correcta. Se consigue un buen tono muscular, una postura correcta que evite posteriores dolencias en la espalda y en las articulaciones. Si a los beneficios de bailar le unimos unos buenos hábitos de alimentación, les permitirá evitar un problema tan importante como es la obesidad infantil y juvenil.

En adultos: Bailar retrasa el envejecimiento y aumenta la autoestima

En la edad adulta, la práctica constante de cualquier tipo de modalidad de baile, incluidos los ritmos latinos, la Zumba, o los bailes de salón, aporta infinidad de beneficios tanto físicos como psíquicos. Consúltalos en esta lista que nos ofrece Cristina y seguro que no tardarás en dejarte llevar por el ritmo de tus canciones favoritas.

  • Control natural sobre el peso. Eso sí, siempre debe estar unido a una buena alimentación. De nada te servirá que dances durante una hora al día, si luego te comes un plato de croquetas con patatas fritas…)
  • Ayuda a controlar el colesterol, la hipertensión y el azúcar en sangre.
  • Fortalecer las articulaciones. Y por lo tanto, mitiga algunas dolencias.
  • Mejorar el tono muscular. Cuando bailamos movilizamos grandes grupos musculares, lo que hace que aumente la flexibilidad y resistencia de los músculos.
  • Nos sentimos más ágiles. Como hemos apuntado en el punto anterior nuestros músculos se ven reforzados lo que también redunda en que aumente nuestra agilidad.
  • Mejorar la movilidad. Esto nos asegura una mayor autonomía a lo largo de la vida.
  • Nos pone de buen humor. Bailar aporta sensación de bienestar, ya que como cualquier ejercicio aeróbico aumenta las endorfinas. Además, el ejercicio de bailar mejora la concentración y la memoria. Esto lo convierte en el perfecto aliado para mantener activo nuestro cerebro.
  • Mejora las relaciones sociales. Evita la soledad y ayuda a superar la timidez. A su vez nos ayuda a canalizar la adrenalina, reduce la ansiedad y el estrés.
  • Aumenta la autoestima. Hay estudios que demuestran que bailar nos ayuda a mostrar nuestro yo verdadero, vencer miedos… Además, conecta mente, alma y cuerpo.

Teniendo en cuenta todos estos beneficios, y que, como bien apunta Cristina Mérida, es algo que “podemos realizar sin apenas gasto, simplemente con una pequeña inversión en tiempo, asegurándonos además que ese tiempo va a ser de calidad y divertimento”, no queda más que decir: “bailando me paso el día bailando…” Y aprovechar nuestra lista de buenos propósitos para 2019 para incluir el baile como nuestra principal tarea para el próximo año.

Agradecimiento:

Cristina Mérida. Especialista en “Ejercicio y Salud” de la revista “Saber Vivir”. Directora de la Escuela de Danza “Studio 39”, profesora de Pilates, Fitness, Ritmos Latinos, preparación y recuperación de parto y entrenadora personal.