Calista

Calista

Estoy en la plenitud de la vida, que 45 años no es nada. Mujer, madre, trabajadora… amiga y confidente, las que me conocen saben que cuando me entrego lo hago de corazón. Me veo envuelta en situaciones surrealistas, que luego me sirven para compartirlas con vosotras. ¿Qué sería de la vida sin esos ratillos de humor? Mi lema es “no te escondas de la lluvia, aprende a bailar bajo las gotas”.