¿Has pensando en reciclar vestido de novia? Yo sí. Y he encontrado el lugar perfecto para que hagan mi sueño realidad. Se trata del taller de Laura Escribano. La diseñadora ofrece un servicio de restauración y reciclaje de los trajes de novia que han sido confeccionados en su atelier.

Estos días me ha dado por hacer limpia. Y desprenderme de todo aquello que no necesito y que ocupa espacio en mi pequeña casa. En lo primero que he pensado es en ponerlo todo en Wallapop. O en algunas de las webs que ya os conté en el post Vender la ropa que no usas. Pero, claro, al ver mi vestido de novia… Ay, que me he puesto nostálgica. Han venido a mi cabeza tantos recuerdos que no he podido evitar pensar en darle una segunda oportunidad a mi vestido de novia. ¿Cómo? Sencillo. Reciclar vestido de novia es más fácil de lo que piensas. Aquí te cuento cómo.


Reciclar vestido de novia: conviértelo en un dos piezas

¿Y si pudieras recuperar tu vestido de novia y reconvertirlo en dos prendas de diario? ¿Cómo es posible preservar un vestido tan especial para siempre? Laura Escribano, modista y creadora de vestidos de novia, ofrece en su atelier estos novedosos y exclusivos servicios que permitirán dar una segunda vida a tu traje de novia.

¿Cómo reciclar vestido de novia y darle una segunda vida?

En el atelier de Laura Escribano desmontan el traje para darle una segunda oportunidad. “Todos nuestros diseños se pueden transformar perfectamente en piezas de diario más “ponibles”. Esto es así porque tienen ese halo bohemio que te permite lucir dos piezas por separado”, aclara la modista.

Por ejemplo, se puede separar un vestido en dos para crear falda y cuerpo, se puede hacer de la falda un chal, un pocho, una capa o confeccionar otra prenda totalmente diferente. Es decir, se pueden crear todo todo tipo de prendas efímeras o superpuestas.

Este exclusivo servicio de reciclaje incluye también tinte. La posibilidad de transformar el color del vestido de novia para reconvertirlo en otra pieza, un detalle muy especial que podrás lucir en cualquier ocasión.

¿Cómo conservar mi vestido de novia para siempre?

Si en tu caso no te convence la idea de reciclar vestido de novia, y lo que quieres es conservarlo, anota los tips de Laura Escribano. Es cierto que su taller ofrece un servicio personalizado de restauración y conservación de todos los vestidos de novia que han sido confeccionados en su atelier. Teniendo en cuenta que son diseños muy especiales, requieren de un tratamiento especial y personalizado para continuar con la filosofía de la sostenibilidad. “Nuestros tejidos son 100% de fibras de origen natural, recicladas y con más de 100 años de antigüedad. En el atelier conocemos de primera mano las fibras que se han trabajado en cada traje de novia. Después de la limpieza del vestido, se restaura el tejido. Y dependiendo del estado, se hace una reposición del tejido o se vuelven a coser las partes que hayan quedado dañadas. Se personaliza cada restauración”.

Chica vestida de boda. reciclar vestido de novia

Aunque tu vestido no haya sido confeccionado en este atelier, puedes tomar nota de los consejos que nos da Laura para mantenerlo en perfectas condiciones.

  • Para conservar el vestido de novia para siempre, Laura Escribano ofrece unas cajas artesanales confeccionadas a medida.
  • El vestido se envuelve con paños de algodón, muy finitos, para que el tejido transpire.
  • Además, se puede envolver con un papel de seda flojito, sin meter a presión.
  • No se debe guardar en sitios húmedos, y jamás se debe preservar un vestido de estas características en vertical, siempre en horizontal.

Vestidos de novia que respetan el medio ambiente y la salud de la piel

Todas conocemos a alguien que está a punto de casarse. Y las que hemos pasado por ello sabemos lo difícil que es dar con el vestido ideal. Claro que eso es porque hasta ahora no conocíamos los vestidos de novia de Laura Escribano. Y es que los tejidos que utilizan en su taller de Tres Cantos (Madrid) son recuperados y reciclados. Es más, se les da un tratamiento natural y libre de químicos. Todo el proceso de recuperación de tejidos es 100% natural para garantizar su conservación, el respeto por el medio ambiente y la salud de la piel. “Así es como conseguimos esas tonalidades crudas y naturales que tienen los propios tejidos y que tanto caracterizan a nuestra firma”, explica la modista y creadora madrileña.

Para Laura el tema del cambio climático siempre está presente en sus creaciones: “Queremos aportar un granito de arena. E incentivar el cambio en la manera de producir. Nuestra forma de hacerlo es totalmente artesanal y 100% local. No producimos residuos. Además el plástico queda totalmente descartado de nuestra filosofía de trabajo. Desde los anticuarios nos llegan las prendas antiguas en papel de seda o entre algodones. De esta manera los tejidos antiguos pueden transpirar y conservarse mejor”.