¿Sufres estrés en Navidad? Papá Noel, Reyes… Y ¿amigo invisible? Madre mía, aparte de las cenas está el estrés que genera la compra de los regalos. Es que no puedo con la vida. No doy para más.

Lo único es que sé que no estoy sola. No soy la única que sufre estrés en Navidad. De hecho, un estudio realizado por los centros Nascia, confirma que las compras navideñas estresan al 65% de las personas mayores de 25 años. Está claro, el estrés en Navidad aumenta.

Desde las compras para las comidas y cenas festivas hasta los regalos en los días señalados, la experiencia resulta estresante para un elevado porcentaje de la población. ¿Pero por qué? Te estarás preguntando. Según Pablo Muñoz Gacto, CEO de Nascia, “no existe una única causa para que las compras de la Navidad estresen. Hay múltiples factores basados en el ambiente, la exigencia personal, la economía, la incertidumbre y el tiempo que consiguen hacer una bola de un proceso relativamente sencillo y nada traumático”.

Y ¿cómo podemos superar el estrés en Navidad? “La mejor manera de afrontarlo es con tranquilidad. Con un mínimo de planificación y no atribuirse como obligación determinados clichés a la hora de realizar una actividad que debe ser lúdica y de ocio”, afirma el experto.

El 80 por ciento regala por obligación

Lo que también demuestra este estudio es que cerca del 80% de la población que acude a comprar los regalos de navidad lo toman como una obligación. Esta se derivada de tradiciones familiares o religiosas sin tener en cuenta que en muchas ocasiones el nivel de autoexigencia y autoimposición es más elevado del que debería.

Las principales razones por las que las compras de navidad resultan estresantes las dan los propios afectados. Las aglomeraciones de personas y ambientes cargados, el tráfico, esperar al último momento para hacer las compras… Así como las dudas a la hora de comprar esperando la aprobación del regalo. Todo ello nos lleva a sufrir el temido estrés de Navidad.

Adicción tecnológica: la nomofobia

Por si esto fuera poco, recientemente se ha incorporado la adicción a las compras online como una de las fuentes más modernas del estrés. El motivo es que pasamos muchas horas delante de nuestros dispositivos intentando encontrar la oferta más ventajosa. Esto nos lleva a realizar comparaciones interminables creando una adicción tecnológica ya conocida como nomofobia.

Estrés en navidad: consejos para unas compras tranquilas

Pero tranquilas que todo tiene solución. Con el fin de hacer de las compras algo divertido y un elemento que no empuje al estrés, los centros Nascia aconsejan lo siguiente:

  • Planificar con tiempo las compras. De esta forma conseguiremos evitar compras innecesarias que llevan a aglomeraciones, tráfico… Y estar pendiente del tiempo libre disponible para poder hacerlas.
  • Dedicar un presupuesto realista a nuestras compras. El objetivo es no endeudarnos más de lo que nuestra economía nos permite. Los aplazamientos, en ocasiones, lejos de dar tranquilidad supone un yugo muy pesado una vez que continuamos con el día a día.
  • No considerar el regalo como una obligación. Tampoco hay que imponerse unas expectativas demasiado altas. Precisamente tratar de agradar o compensar a gente cercana se considera una obligación en muchos sentidos. Seamos realistas y prácticos.
  • Antes de salir a comprar, tener claro lo que se va a comprar. Y, por si acaso, un sustitutivo. Eso evita frustraciones. Dedicarle más tiempo del necesario en un momento complicado y al final comprar algo que no nos satisfaga del todo.
  • Finalmente, si compras por internet, dedícale un tiempo prudencial a comparar y evita hacerlo por la noche. ¿Por qué? Porque el uso de dispositivos puede provocar trastornos del sueño como el insomnio. El insomnio, en un alto porcentaje de los casos, suele terminar en cuadros de estrés.