En el Día de la Madre regálale un libro (ficha nuestra propuesta)

Portada. regalar un libro para el día de la madre

Mi madre guardaba todas las manualidades que mis hermanos y yo hacíamos en el colegio para su gran día, por inservibles y kitsch que fueran. Para ella, ese primer domingo de mayo era un collage de figuritas de conchas, cuadros de arroz pintado, esculturas de plastilina… Y alguna foto retocada de lo que constituyeron los orígenes del Photoshop, a base de óleo y tijeras.

Será por eso por lo que el Día de la Madre me recuerda a mi infancia lejana. Y a ella dando palmas agradecida, como si en lugar de un jarrón de corcho le hubiéramos regalado un reloj de marca o unos Louboutin. Era muy buena y conformista mi madre. No como yo, que a menudo aguardo este día pensando que por fin me caerá la cafetera que anuncia George Clooney o un viajecito sorpresa a París.

Llevo ya unos lustros ejerciendo y, de momento, nada de esto se ha materializado. Aunque algún generoso habitante de mi casa me compra flores, que también me chiflan, y que me alegran el mes. Ya lo resumió mi hijo en una redacción cuando era pequeño: “Mi madre huele a flores… y a libros”. Bonito retrato, pensé entonces.

Regalar un libro para el Día de la Madre: ‘Todas las madres del mundo’

Voy a centrarme en lo que de verdad importa, aquello que se lee. Por eso nada mejor que regalar un libro para el Día de la Madre. La editorial Destino ha publicado una delicia de libro que firma mi admirado Gustavo Martín Garzo titulado ‘Todas las madres del mundo’.

Tú, estimada lectora, tu vecina del cuarto, mis tías, tu suegra, la mía, la señora que pasa por nuestro lado, la panadera… están contenidas en este primoroso volumen que, además, está ilustrado con una delicadeza fuera de serie por Marta R. Gustems.

Lectura. regalar un libro para el día de la madre

Ilustraciones de Marta R. Gustems

 

El libro que ayuda a entendernos a nosotras mismas

Afortunadamente para las lectoras curiosas, este libro no se refiere a las madres comunes, porque ninguna lo es en el fondo, ni da pistas de cómo ser la mejor, ni la más recta, ni la más ejemplar. No ayuda a ser mejor madre (quién tenga la solución que me la dé), sino a entendernos más a nosotras mismas desde la poética y la metáfora.

Las madres de las que habla Martín Garzo en sus pequeños capítulos dan saltos al vacío (las trapecistas). O tienen miedo (las temerosas), no siguen las pautas (las imprudentes), viven de la imaginación (las fantasiosas). También tienen espacio las que son protectoras (las pulpo), líricas (las de los poetas), son buenas (las solidarias) o discretas (las que callan)… Hace el escritor vallisoletano una descripción literaria y emocional de todas las mujeres que caben en la maternidad a través de pequeños cuentos que son también verdad. Y no sólo fantasía de su proverbial talento.

Hay incluso lugar para las madres de los malos, porque todas tienen corazón. Y son, como dice el autor, el primer amor de cada uno de nosotros. Martín Garzo dice que lo ha escrito para que las madres sean felices leyéndolo y que prolonguen con su lectura la felicidad que sienten junto a sus hijos. Y para que los vean crecer con humor e ironía. Yo aún trato de encontrar la categoría en la que me hallo, tremendo conflicto el que tengo. Pero he leído este libro y siento que estoy más cerca de averiguarlo. Quiero ser un poco hada, otro poco terrenal y sobre todo, quiero que me sigan regalando libros como éste. Tampoco pido tanto. Y tú, ¿también crees que regalar un libro para el Día de la Madre es la mejor opción?

TODAS LAS MADRES DEL MUNDO (DESTINO) PVP: 20,50 €