Hoy os traigo una receta especialmente recomendada por la nutricionista Carla Sánchez Zurdo. Si quieres estar al tanto de todas las novedades en nutrición no te pierdas el blog de Carla Eat-Fit.

En esta ocasión la nutricionista apuesta por dos alimentos muy sanos: el salmón y el aguacate. Según nos explica en su blog, el salmón es uno de los pescados azules más consumidos en nuestro país. Su carne posee un 20% de grasa, pero se trata de una grasa rica en ácidos grasos omega-3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre. Rico en vitaminas A y D. La vitamina A contribuye al mantenimiento de los tejidos y la visión. La vitamina D favorece la absorción de calcio.

El aguacate previene el envejecimiento

Por su parte, el aguacate es una fruta con propiedades muy interesantes para el sistema nervioso, el sistema cardiovascular y la piel. Tiene una alta concentración de lecitina que mejora el metabolismo de las grasas, eleva los niveles de colesterol HDL que es el bueno, y contribuye a regular el colesterol malo. Contiene vitamina E, como he dicho antes, antioxidante. Los antioxidantes frenan la acción de los radicales libres y previenen el envejecimiento.

Ingredientes

  • 300 gr de salmón fresco (importante es que previamente lo hayas congelado).
  • 2 aguacates
  • 1 lima. (Aporta al tartar  propiedades diuréticas y depurativas, nos aporta vitamina C, y ayuda a eliminar líquidos retenidos y a limpiar toxinas del organismo).
  • ½ cebolleta.
  • 3 cucharadas soperas de salsa de soja (Ojo las personas intolerantes al glúten o celíacas).
  •  1 cucharadita de wasabi. Este ingrediente es opcional y la cantidad va según gustos de la persona pues aporta al plato un toque picante.
  •  ½ cucharadita de jengibre rallado o molido.
  •  Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.

Paso a paso

  1. Picamos la cebolleta y la reservamos.
  2. Cortamos el salmón en dados pequeños.
  3. En un bol mezclamos la salsa de soja, el wasabi y el jengibre, y añadimos la cebolleta y el salmón moviéndolo bien hasta que absorba toda la mezcla. Dejamos reposar una hora aproximadamente o podemos hacer la mezcla el día antes y así estará más sabroso.
  4. Cortamos el aguacate en dados pequeños y añadimos el zumo de lima y el aceite de oliva virgen extra.
  5. Vamos a emplatar: colocamos un molde redondo en el plato y rellenamos el fondo con el aguacate hasta casi la mitad del molde y el resto de salmón. Aplastamos un poquito hasta que se quede compacto y retiramos el molde.
  6. ¡¡¡¡¡A disfrutar!!!!!!