El calor remite pero todavía no hace el suficiente frío como para que nos apetezca ingerir guisos… Entonces, ¿tenemos que prescindir del hierro, calcio, fósforo y magnesio que nos aportan estas legumbres? ¡De eso nada! Las legumbres también se pueden comer en plato frío y además disfrutarlas al igual que los estupendos cocidos de invierno.

Si buscáis un poquito, veréis como hay muchas recetas de legumbres en ensalada. Se trata de una opción perfecta para comer también en la oficina. Para hacer estas recetas, podemos cocer nosotros las legumbres, o bien podemos usar legumbres de tarro.


Legumbres en ensalada: alubias con aliño de yogur

Empezamos con una receta sencilla y rápida que nos hemos encontrado en el blog Cocinillas. Está deliciosa y además nos aporta energía.

Ingredientes

  • Necesitaremos alubias cocidas, unos 400 gramos.
  • un buen tomate.
  • una cebolleta
  • un pepino y sal.
  • Para la salsa de yogur:  necesitaremos un yogur sin azúcar, un zumo de media lima, una cucharada de aceite, cilantro picado (una cucharada), una cucharada de guindilla picada y sal.
  • Si no queréis que sea algo picante, prescindir de la guindilla.

Paso a paso

  1. La elaboración es muy sencilla. Echamos a una fuente las alubias bien escurridas.
  2. Lavamos el tomate, lo cortamos en dados y lo echamos en la fuente.
  3. El pepino lo lavamos y lo pelamos, lo cortamos en dados de tamaño parecidos a los del tomate y a la fuente.
  4. La cebolleta la añadimos bien picadita. Lo salamos al gusto y mezclamos bien.
  5. Ahora toca preparar la salsa. Es muy sencillo, echamos en un bol todos los ingredientes y lo movemos bien. Ya solo queda añadirlo a las alubias y ponernos a comer.

Legumbres en ensalada: Garbanzos con tomate y ventresca

Otra ensalada fresca y llena de nutrientes. Al contar con la proteína de la ventresca, podemos comer plato único y quedar bien saciados. Nos hemos guiado con la web Directo al paladar para realizar esta receta.

Ingredientes

  • Necesitaremos unos 300 gr de garbanzos cocidos.
  • Tomates cherry de todas las variedades que encontremos (unos 200 gr).
  • 6 rabanitos
  • 1 cebolla o cebolleta
  • Lata pequeña de aceitunas negras
  • Ramita de apio y un cuarto de quilo de ventresca.
  • Para el aliño usaremos aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino, una cucharada de mostaza, una cucharada de miel, una pizca de tomillo picado y sal.

Paso a paso

  1. De la misma manera que hemos hecho la ensalada anterior, vamos haciendo esta. Echamos en un plato los garbanzos escurridos.
  2. Los tomatitos cherry los cortamos por la mitad, las aceitunas, la cebolla, los rabanitos y la rama de apilo lo partimos en rodajas finas.
  3. Escurrimos la ventresca y echamos todo al plato donde tenemos los garbanzos. Salpimentamos y esperamos a que la vinagreta esté lista.
  4. La vinagreta: Echamos en un cuenco la mostaza, el vinagre y la miel y removemos. Echamos el aceite, el triple que el vinagre que hemos empleado aproximadamente. Mezclamos bien y ya tendremos aliño. Solo queda echarlo por encima de la ensalada y ya tendremos el plato listo.

Legumbres en ensalada: lentejas

No podíamos irnos sin mencionar las lentejas. En este caso no vamos a dar una receta en concreto, pero sí vamos a mencionar los ingredientes que van bien para hacer una rica y fresca ensalada de lentejas. Podemos utilizar aceitunas, pepino, frutos secos, limón en salmuera, ajo, apio y espárragos trigueros por ejemplo. En cualquier modo, aquí entraría el gusto de cada uno, por lo que probad con diferentes ingredientes que seguro que acertáis.

Ya habéis visto que las legumbres se pueden comer perfectamente en ensalada, siendo más frecuente ver los garbanzos y las alubias en estas. Os animamos a que empecéis con estas, y después probéis a hacer las combinaciones que se os ocurra. Seguro que os quedan buenísimas.

Fuente de información Pankreoflat.