Parecía que no iba a llegar nunca, pero el frío ya está aquí.  Si no quieres que durante los próximos días los pingüinos se paseen por tu casa, toma nota de esta recopilación de trucos económicos para combatir el frío pero sin dejar que tu bolsillo se quede tiritando.

Trucos económicos para combatir el frío: Ventilar la casa solo durante 10 minutos

Para ventilar una habitación basta con abrir las ventanas alrededor de 10 minutos y si cerramos las persianas y cortinas por la noche, se evitan importantes pérdidas de calor.

Calefacción, a 21 grados

La temperatura a la que programamos los radiadores condicionará el consumo de energía. Por cada grado que aumentemos la temperatura, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7 por ciento. Para mantener el confort de una vivienda es suficiente una temperatura de 21ºC. Además, se puede ahorrar entre un 8 y un 13 por ciento de energía colocando válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables.

He leído que una buena forma de evitar la pérdida innecesaria de calor de los radiadores, en particular de los que están pegados a muros exteriores, es utilizar el calor de reflexión del papel de aluminio detrás del sistema. Esto evita que el calor desaparezca a través de la pared al reflectarlo de vuelta a la habitación.


Organiza tu vida alrededor del radiador

Asegúrate de que los radiadores no están tapados por muebles. Eso sí, intenta organizar tu vida durante el invierno alrededor de los radiadores. Coloca la mesa del salón, las sillas y los sofás cerca, sin taparlos, para pasar la mayor parte del tiempo donde más calor hay. Esto permitirá bajar un poco la calefacción o usarla menos tiempo.

No seques la ropa encima del radiador

En invierno, hay gente que tiende la ropa recién lavada sobre los radiadores, para que se seque más rápido. Error, porque no permite circular el aire caliente. La casa no se calentará tan rápido y la caldera tendrá que trabajar más, aumentado el consumo. ¿Solución? Colocar un tendedero portátil cerca del radiador, pero sin taparlo.

Mantas y cojines

No hay mayor placer cuando llega el invierno que disfrutar de una agradable tarde tumbada en el sofá, leyendo un libro y tapada con la mantita. Procura decorar tu sofá con cojines de texturas agradables (te darán calor) y una buena manta para acurrucarte.

La ropa de cama también es importante y forma parte de los trucos económicos para combatir el frío. Para conseguir entrar rápido en calor, elige franela de lana. Esta es la mejor opción para tus sábanas o fundas nórdicas. Ya que es transpirable y mantiene el calor.

Por el día sube las persianas

Durante el día si hace sol conviene subir las persianas, porque la luz calienta los cristales, y con ello la casa. Si está nublado mejor bajarlas por completo para ayudar a los cristales. Pon también cortinas en todas las ventanas que dan al exterior, actúan como aislante. Por la noche, baja las persianas del todo, y corre las cortinas.

Presta atención al material de las cortinas. Así, por ejemplo, usa tejidos gruesos mejor que finos. Una buena opción es el lino rústico o el terciopelo, ya que además de abrigar tus ventanas, son tejidos elegantes y confortables.

Otra posibilidad es apostar por la doble cortina: una cortina fina que filtre los rayos de luz pero que deje entrar el calor; y un cortinaje grueso encima para aislarte del frío al caer la tarde.

Que no se te escape el calor

Si la rendija bajo la puerta es muy grande, se puede usar un doble rollo aislante. Sólo hay que deslizarlo bajo la puerta. También existen burletes de caucho y espuma que pueden colocarse en los marcos de las ventanas que cierran mal.

Los libros aíslan

Poner libros en estanterías es un remedio aislante. El papel es perfecto para evitar que entre y se concentre el frío de la calle en el interior de nuestra vivienda. Por otra parte, si tus suelos son de cerámica, apuesta por unas buenas alfombras. Te ayudarán absorber el frío de las losas. Además las hay monísimas,  por ejemplo de la firma Lorena Canals. Eso sí, ten presente que el suelo ideal para combatir el frío es el parqué o la moqueta.

Corcho, el aislante perfecto

El corcho es otro buen aislante. Podemos revestir alguna pared, o el interior de los armarios con este material, que a la vez que es original, trabaja como un buen aislante térmico.

Si te has leído este post y observas que faltan algunos trucos económicos para combatir el frío, te animo a que nos escribas un comentario y compartas con todas tus opciones.