Buenos y baratos. Así son los trucos con sal que hoy nos trae Calista. ¿Quién no tiene este ingrediente en casa? Claro, todos tenemos. Y si además te has puesto a dieta como Calista y te han dicho que debes  reducir su consumo, pues mejor que mejor. Matarás dos pájaros de un tiro: qué hacer con el excedente de sal que tienes en casa y solucionar algunos problemillas del día a día.

Trucos con sal que debes probar

Desde eliminar una mancha a reducir las ojeras, pasando por enfriar rápidamente una botella.  Y es que la sal da mucho juego y no sólo sirve para condimentar. Ya sabes, hoy anota en tu libreta trucos con sal.

La plancha está sucia

Con el tiempo y el uso es fácil que la plancha se ensucie y lo que es peor que termine manchando tu prenda favorita. Para evitarlo debes limpiar de vez en cuando la plancha. Enchúfala y deja que se caliente. Después coge un trozo de papel albal o un trapo y extiende sobre él un buen puñado de sal. Una vez hecho esto, pasa la plancha durante un minuto, con rápidos movimientos hacia delante y hacia detrás, y después pásale un paño limpio. Echa un ojo a este vídeo y descubrirás otra propuesta.

Elimine las manchas de sudor

Los polos blancos, las camisetas y camisas con el paso del tiempo tienden a amarillear por culpa del sudor. La sal te ayudará a acabar con estas antiestéticas manchas. Para conseguirlo, disuelve 4 cucharadas de sal en 1/4 de litro de agua caliente. Moja una esponja en la solución y frota sobre la mancha hasta que ésta desaparezca.

Toallas siempre como nuevas

Si quieres que las toallas que acabas de comprar te duren más tiempo, pon en práctica este truco con sal de Calista. Lava tus toallas de color nuevas dos o tres veces y hazlo con la siguiente mezcla: añade una taza de sal al agua de lavado. En este caso la sal sirve para fijar el color.

Enfriar rápidamente la bebida

Estás de celebración, se acaban las cervezas o se te ha olvidado enfriar el cava… No sufras. Con la sal todo se puede solucionar. Eso sí, para que el truco sea efectivo tiene que ser un envase de cristal. Introduce la botella en la cubitera con un poco de hielo en la base, y añade unas cuantas cucharadas de sal. Después añade más hielo, y un poco más de sal, y repite el proceso hasta que la cubitera este llena. Por último, rellénala con agua y espera 10 minutos. ¡Listo para servir!

Sartén reluciente

¡Qué rica estaba la comida! Pero ahora ¿quién consigue sacar la grasa que se ha quedado pegada en el fondo de la sartén? Pues Calista con sus trucos con sal. Para acabar rápido con esta tediosa tarea echa un puñado de sal sobre la sartén y frota bien con un poco de papel de cocina.

 

Manchas de vino

Está fenomenal organizar reuniones en casa, pero no es raro que a alguno de los invitados se manche con el vino al brindar. Y lo peor es que este tipo de manchas suelen ser de las más complicadas para eliminar. Pero que no cunda el pánico ni se detenga la fiesta por esto.

Eso sí, la rapidez es fundamental para que este truco con sal resulte eficaz. En cuanto se derrame el vino limpia la mancha con un trapo.  Después cúbrela con un poco de sal. Deja actuar durante al menos 10 minutos, enjuaga la zona con agua. Seguramente la mancha ya se habrá diluido bastante, por lo que en la lavadora los restos deberían eliminarse por completo.

¿Esta prenda destiñe?

Si sabes que hay una prenda que es muy posible que destiña, debes ponerla en remojo en un barreño con abundante agua fría y un buen puñado de sal. Deja así las prendas entre 20 o 30 minutos. De esta forma el exceso de color se irá eliminando y evitarás que dañe el resto de tus prendas.

Olor a rosas en tu hogar

Para poner en práctica este remedio, necesitas los siguientes elementos: pétalos de rosa deshidratados y sal. En un frasco, coloca capas alternas de pétalos de rosa deshidratados y sal, y ciérralo. Al quitar la tapa, un agradable olor a rosas invadirá la habitación.

¡Vaya bolsas que tengo en los ojos!

No sabes por qué, pero hoy te has levantado con unas bolsas en los ojos más grandes que las del Mercadona. Sí, no te rías que seguro que alguna vez lo has pensado. Para lograr bajar la inflamación calienta agua en una taza, y disuelve en ella media cucharada de sal. Cuando el agua esté más o menos templada, humedece un paño y colócatelo sobre la zona (manteniendo los ojos cerrados). Después de dejar actuar a la sal durante unos minutos, enjuágate bien la zona con agua fría.

Si conoces más trucos con sal, mándanos un email y seguiremos completando la lista. Con los trucos de Calista la vida es mucho fácil. Y si quieres conocer más remedios de limpieza, te recomiendo que consultes el post Calista utiliza vinagre para lavar la ropa y cómo quitar las manchas de maquillaje.