Cuidar el medioambiente: depende de ti (tips para hacer en casa, en vacaciones…)

Separación de residuos una buena medida para cuidar el medioambiente

Todos debemos cuidar el medioambiente. La Tierra solloza y agoniza y no la escuchamos. Los culpables, en gran parte, nosotros. Sí nosotros, tú, y yo, y tu compañera de trabajo, tu vecino… Todos tenemos parte de responsabilidad. Y aquí no valen escaqueos.

Seguro que has leído mil veces que los gases de efecto invernadero están recrudeciendo las consecuencias del cambio climático,  que la deforestación es cada vez mayor y la extinción de especies animales y vegetales es muy preocupante. ¿Y? ¿Que qué puedes hacer tú por el planeta? Mucho.

Date cuenta que si todos hacemos un poquito, si todos ponemos de nuestra parte, juntaremos millones de poquitos hasta crear un mucho. De ti depende el futuro del planeta. Y con estos pequeños tips podemos hacer mucho más de lo que te imaginas. Tus hijos y nietos te lo agradecerán.



Cuidar el medioambiente: hazlo desde casa

No al aceite de palma

Ya hemos hablado de por qué no debemos consumir el aceite de palma desde un punto de vista nutricional. Sin embargo, hoy nos vamos a fijar en el daño que hace al medioambiente. Desde la centro de nutrición Nutrimedic nos aclaran qué ocurre en realidad con el aceite de Palma: “Este aceite procede de la semilla de la fruta de la palma. Sus principales productores están en Indonesia, Malasia y Latinoamérica. Allí se están produciendo deforestaciones salvajes de selva para incrementar las extensiones de estas plantaciones. Esto está llevando a que miles de orangutanes que allí vivían sean asesinados con su crías. Además estos cultivos necesitan de unos fertilizantes especiales que suponen una contaminación brutal para el medio ambiente y que está sobrecargando la atmósfera de CO2. Están deforestando, contaminando y extinguiendo una especie para crear un aceite que además es nocivo en grandes cantidades para la salud“.

La comida no se tira, se termina

Cada año, se tiran 385 millones de kilos de alimentos en España, la mayoría en hogares (42%) y restaurantes (14%). Exactamente, 167 kilos por persona. Son datos de la Comisión Europea.

Ojo con el plástico

Desde Greenpeace nos cuenta que hay cinco enormes islas de plástico en los océanos, producidas porque tiramos unos 8 millones de toneladas de plástico cada año a los océanos, y que son ingeridas por los peces…  Además nos cuentan una serie de datos que, cuanto menos, nos van a hacer meditar:

  • El 90% del precio que pagamos por el agua embotellada es lo que cuesta la botella. El agua apenas representa el 10% del valor total.
  • Con el reciclaje de plásticos se puede ahorrar hasta 2/3 de la energía necesaria para la producción de plástico nuevo.
  • Una tonelada de polietileno reciclado (el que se usa, por ejemplo, en bolsas de plástico, botellas o microesferas de cosméticos) equivale a ahorrar 1,8 toneladas de petróleo.
  • Al reciclar una botella de plástico ahorramos la energía necesaria para mantener una bombilla encendida durante 6 horas.
  • Con el reciclado de dos toneladas de plástico usado se ahorra una tonelada de petróleo bruto, gran cantidad de agua. Y además conseguimos que disminuyan las emisiones de gases de efecto invernadero y los residuos generados en el proceso.
  • Con cinco botellas de dos litros de plástico tipo polyester (PET) se puede producir fibra de relleno para una chaqueta de abrigo para esquiar.
  • Más del 4% de la producción de petróleo en el mundo se usa para la producción de plástico.
  • Se producen 500 billones de bolsas de plásticos cada año, esto quiere decir que cada minuto, se utiliza en todo el mundo 1 millón de bolsas de plástico y menos del 5% de las bolsas son recicladas a nivel global.

Recicla el papel

Los datos hablan solos. Reciclar papel ahorra, según Greenpeace, un 74% de los gases contaminantes y reduce la suciedad de las aguas en un 35%. Modifica pequeños detalles. Por ejemplo, no uses servilletas de papel sino de tela; o no utilices papel de wc para usos que no corresponden: cada español consume 16 kilos de papel higiénico al año que acaban en vertederos y en el mar.

Ducha sí, baño no

Lo sabes ¿pero lo haces? Ahí van los datos: en un baño gastas 200 litros; con una ducha solo 80 (consulta este post y descubre que la ducha nos pone de buen humor). Además, si recoges en un cubo el agua que sale hasta que esté caliente, podrás usarla para fregar el suelo.

Deja el coche aparcado

  • Olvídate del vehículo, y ve en transporte público. Contamina menos que el vehículo privado. El transporte público es la alternativa más ecológica para los desplazamientos que se hacen en la ciudad. La emisión de gases es mucho menor.
  • El uso masivo del vehículo privado colapsa las ciudades y las hace más sucias y más ruidosas. Por eso el transporte público es la alternativa idónea para mejorar la movilidad urbana y evitar en gran medida las retenciones y atascos.
  • Usar el transporte público resulta más barato que el vehículo privado. Calcula los gastos del automóvil, además de su mantenimiento, seguro, aparcamiento y combustible.Mujer desplazándose en bici. cuidar el medioambiente

Mejora tus hábitos con la colada

Desde Diariopractico.com nos dan una serie de pautas para hacer la perfecta colada:

  • Limpiar en seco solo cuando sea necesario. El 40% de los consumidores evita comprar ropa de tejidos delicados porque no están seguros de cómo tratarla. Y el 38% afirma que las lleva a la tintorería, sin tener en cuenta que la limpieza en seco se basa en productos químicos con un efecto negativo sobre la naturaleza y en el ciclo de vida de sus prendas. Algunas de estas prendas podrían lavarse en las lavadoras actuales.
  • Utilizar temperaturas más bajas. El símbolo de la temperatura de las etiquetas indica cuál es la temperatura máxima a la que se puede lavar. Con las lavadoras actuales es posible lavarla 20-30 grados menos de lo que especifican las etiquetas. Hasta un 60% de la energía se puede ahorrar pasando de 40 a 30 grados. Esto también prolonga la vida útil de la prenda.
  • Lavar menos. Con cada lavado, las prendas se debilitan y se incide en el medio ambiente. A veces es suficiente airear la ropa o simplemente refrescarla con un programa de vapor. Cuando se utiliza la máquina, debe hacerse con cargas completas. Muchas lavadoras son capaces de pesar la carga y ajustar el ciclo a la misma y cuentan con programas específicos para tejidos delicados, reduciendo su impacto en la prenda y su impacto medioambiental.

Cambia las bombillas

Las bombillas tradicionales no duran mucho, y son poco eficientes, emiten un 75% de calor y sólo un 25% de iluminación. La iluminación LED, en comparación con las bombillas incandescentes tradicionales, dura mucho más y la luz que emite es de mayor calidad. Este ahorro nos beneficia medioambientalmente, de esta manera podemos vivir de una manera más sostenible, reduciendo el consumo eléctrico y ahorrando dinero.

Cuidar el medioambiente: practícalo en vacaciones

Ya hemos contado que el día 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente, cuyo objetivo es sensibilizar a la población mundial sobre la importancia de cuidar nuestro entorno. Si te interesa el tema, aprovecha el inicio del verano para aportar tu pequeño grano de arena haciendo que tus vacaciones sean lo más ecológicas posible. Parece complicado, ¡pero es mucho más fácil de lo que parece! Desde el hotel Fuerte El Rompido (Huelva) nos dicen cómo podemos contribuir a cuidar el medioambiente.

Mantén limpios el mar y la playa

Si eres de los que parece que se lleva la casa entera a la playa, hazlo sin problemas. Pero cuando te vayas no dejes nada abandonado allí, especialmente colillas, latas, botellas y bolsas, que suelen ser los desechos más habitualmente encontrados en las playas. Haz lo mismo si sales a navegar, sobre todo con las bolsas de plástico, porque además de ensuciar el mar suponen un gran peligro para los animales que lo habitan.

Utiliza productos que respeten el medioambiente

En verano es habitual el uso de bronceadores y repelentes, entre otros productos. Si es posible, al comprarlos asegúrate de que no dañan el medioambiente. Cuidarás tu entorno y, además, tu piel te lo agradecerá.

Desplázate a pie o en bicicleta

Aprovecha el buen tiempo para ponerte en forma. No hace falta que vayas al gimnasio, basta que, siempre que puedas,  te desplaces a la playa a pie o en bicicleta. Harás ejercicio, te evitarás los atascos que se forman en muchas playas y, lo más importante, no emitirás gases a la atmósfera.

Respeta los espacios protegidos

Cuando vayas a la playa, respeta las zonas protegidas y no te adentres en las dunas y las albuferas. Son áreas reservadas por su alto valor ecológico, cuyo futuro depende del cuidado de todos.

Alójate en un hotel ecológico

Si quieres que tus vacaciones sean todavía más ecológicas, alójate en un hotel conocido por su respeto al medioambiente como Fuerte El Rompido (Huelva). ¿Sabías que en 2016 fue elegido como uno de los 10 establecimientos más sostenibles de nuestro país?

En él aprenderás que todavía se puede hacer mucho más por cuidar el medioambiente como utilizar energías renovables, reducir el consumo energético, apostar por la agricultura ecológica y muchas cosas más.