¿Sufre ‘Bella’ el síndrome de Estocolmo? ¿Es una película machista?

Hoy se estrena La Bella y la Bestia, película protagonizada por Emma Watson. Dicho filme ha desatado una auténtica locura por todo el merchandising que se ha generado a su alrededor. Pero también ha reabierto diversos debates. Por ejemplo, ¿sufre Bella el síndrome de Estocolmo? ¿Es una historia machista? ¿Se incita a violencia? Parece mentira que una historia de amor dé para tanto. Pero así  es. Sobre este tema hoy debatimos con la Sexóloga MSonia Ruiz.

¿Sumisa o rebelde?

Algunas personas aseguran que La Bella y la Bestia se trata de un canto al síndrome de Estocolmo. Es decir, una reacción psicológica por la cual la víctima de un secuestro desarrolla un vínculo afectivo con el secuestrador.

Incluso Emma Watson ha hablado del tema: “Bella discute y le lleva la contraria todo el rato a Bestia. No tiene ninguno de los rasgos de una persona con el síndrome. De hecho, mantiene su independencia y su libertad de pensamiento”. Además, aclara que la descripción “encaja más cuando el prisionero acepta las características del captor”. Según asegura Emma “Bella mantiene una lucha constante con Bestia, en el sentido de ‘crees que voy a cenar contigo y que soy tu prisionera, pero nada de eso’.

Expuesta la opinión de la actriz protagonista, la Sexóloga de Esexencia nos da su punto de vista. Lo primero es importante contextualizar la historia en el momento que se escribe: “Muchos de los matrimonios se daban por acuerdos entre los padres de la futura pareja, incluso entre el padre de la mujer (novia) y el propio futuro marido. Es por ello que no resulta extraño que Bella acepte el acuerdo propuesto por la Bestia y su padre, sin que por ello implique que sea un cautiverio o rapto, como tal”.

Por otro lado, como todo cuento, pretende tener una lección o moraleja. ¿Y cuál es esa Moraleja? MSonia nos responde: “En este caso es el de valorar la belleza interior por encima de todo. Al parecer, la Bestia aunque tiene un comienzo un poco hosco, resulta ser una buena persona. Por tanto, no estamos ante un episodio en el que lo central sea la circunstancia del rapto o cautiverio. Es más, eso está relegado a un segundo plano que da paso a lo que quiere contar la historia, que es el dar la opción de conocer internamente a las personas antes de juzgar. Por estos aspectos, es poco probable que estemos hablando de un síndrome de Estocolmo como tal“.

¿Es una relación tóxica?

Ésta es otra cuestión que se nos presenta en este cuento: Primero es una mujer (Bella) que acepta (como buena hija) un acuerdo que la sitúa en una convivencia con un otro (Bestia). Esa es la primera expectativa que se tiene de ella y que la coloca en desventaja. “Reproduce un modelo de pareja heterosexual determinado y siempre repetitivo, donde la fortaleza y el control reside en él. Y la belleza, ser buena o servicial, en ella. Si bien es cierto, la presentan como una mujer inteligente y algo rebelde, pero no es suficiente como para considerar que estamos ante otro modelo que el mencionado”, explica la sexóloga.

La historia nos muestra el amor romántico como salvación y base de toda relación de pareja. Además, es el medio a través del que conseguir todo. Es decir, Bella se enamora de Bestia al ser capaz de ver la belleza interior de él. “Como conclusión podemos decir que el resultado final de las versiones de este cuento -al margen de esa buena intención de moraleja que no se le discute- es el mismo tipo de mensaje una y otra vez con respecto al amor romántico que todo lo puede”.

 ¿La Bella y la Bestia es un cuento machista?

El modelo de relación de pareja que vemos, es el clásico donde hombres y mujeres tienen unos roles muy claros: “Ellos son quienes toman decisiones, son los protectores, han de procurar el bienestar y mantenimiento de la familia (economía fundamentalmente). Por otra parte, ellas son las encargadas del mantenimiento del hogar, buenas, hacendosas y cuidadoras, preocupadas por cumplir lo que se espera de ellas, etc. Está claro que donde impera este modelo es  en una sociedad machista“.

 ¿Incita a la violencia?

MSonia deja claro su punto de vista sobre el tema de la violencia en este filme. “Creo que es bueno volver al contexto del relato para encontrar respuestas. Y es que no deja de ser un cuento y como tal ha de entenderse. Si bien es cierto, no es el mejor ejemplo que transmitir a los más pequeños y deberíamos buscar otros modos, dejando atrás estos que incurren en una realidad tan poco igualitaria y tan poco ajustada con la verdadera diversidad”.

Con todo lo expuesto queda claro que La Bella y la Bestia da para mucho más que una romántica historia de amor, ¿o no? ¿Vosotras qué opináis? Espero vuestros comentarios.