¿Vuestras relaciones cada vez son más espaciadas? ¿Ya no disfrutas como antes? Si alguna de estas preguntas te ronda por tu cabeza, está claro que algo no funciona en vuestra relación. En eso estamos de acuerdo, ¿verdad? Pero ¿hablas de sexo habitualmente con tu pareja? ¿Sabéis que es lo que os da placer? ¿Conoce tus fantasías sexuales y tú las suyas?  Ten en cuenta que varios estudios confirman que habitualmente, nos es más fácil hablar de sexo, erótica… en nuestras relaciones sociales que con nuestra pareja.

Hablar de sexo con tu pareja, ¿por qué te da vergüenza?

Las psicólogas del Centro Ishtar nos dan las claves de por qué ocurre y nos explican cómo ponerle remedio. “Por lo general, hablamos de sexo con nuestro grupo de amigos de una manera superficial, sin involucrarnos demasiado. En cambio con nuestra pareja la cosa cambia”.

Es normal que nos dé vergüenza hablar sobre nuestras preferencias sexuales cara a cara, por miedo a ser juzgados. “Sin embargo, cuanto más sinceros seamos con nuestra pareja en la cama, más libre y placentero será nuestro sexo. No tenemos nada que perder y sí mucho que ganar”.

En cambio, si no hablamos, si callamos cuando algo falla, no estaremos más que enviando a nuestra pareja el mensaje equivocado de que hemos quedado satisfechos. Se asumirá que lo que se hace es satisfactorio y entraremos en un círculo vicioso que llevara a un sexo aburrido y monótono.

Para ello, las psicólogas del Centro Ishtar tienen claro lo que hay que hacer: “Como sugerencia, traspasar la frontera de la vergüenza. Nuestra vida amorosa  mejorará considerablemente y nos sentiremos más unidos que nunca.”

¿Sabes cómo hablar de sexo con tu pareja?

Lo primero quiérete

Para empezar tenemos que tener claro qué nos gusta. Si nosotros mismos no tenemos claros nuestros gustos y apetencias, difícilmente podremos hacer partícipes  a los demás. Para saber qué nos gusta es imprescindible conocernos y sobre todo ¡querernos! Un buen ejercicio consiste en seguir explorando y conociendo nuestro cuerpo para poder comunicar mejor nuestros deseos y necesidades.

Elige el momento para hablar de sexo con tu pareja

El momento idóneo no es precisamente en el que nos encontramos manteniendo relaciones. Es mejor buscar un momento relajado. Esto no implica que durante la relación no se ayude a la pareja cuando algo está gustando, que se le anime a continuar o se le guíen las manos, por ejemplo. ¿Qué mejor manera de demostrar al otro que algo está gustando que un gemido, una respiración más entrecortada o una palabra de placer?

Cuenta tus temores y preocupaciones

Conviene elegir, como decía antes, un momento tranquilo. Además es recomendable avisar  con tiempo de que se quiere tratar el tema para dar la oportunidad también al otro de pensar qué puede aportar. La sexualidad también se sustenta en la comunicación. Utilizar un lenguajes sencillo y directo ayudará mucho a superar barreras. Intentaremos comenzar por uno mismo, lo que más placer nos proporciona, qué nos gustaría experimentar. Procuraremos enfatizar lo bueno de la pareja, aquello que nos hace disfrutar. Si en algo no se está de acuerdo o no apetece, será mucho más fácil sugerirlo de manera sutil, explicar los miedos, las dudas o la causa de la negativa antes que crear un conflicto en la cama.

No es una lista de reproches

La idea es crecer juntos en complicidad y autoestima, de ahí que sea más una invitación a mejorar que un listado de quejas. Siempre es necesario recordar que se trata de una conversación a dos, no de una lista de quejas y sugerencias. Uno mismo también ha de escuchar y comentar qué le pide el otro, siempre sin juzgar. En el momento en que nos sintamos juzgados, la complicidad y la confianza se vendrán abajo.

Cómo aumentar la pasión

Una vez alcanzado el grado de intimidad y de confianza necesario, se podrán buscar nuevas alternativas a los juegos eróticos habituales, compartir literatura, películas o leer artículos que sirvan para mejorar y avanzar en la erótica. Esto hará crecer a la pareja y aumentará la pasión y el deseo.

La imaginación, las ganas de probar cosas nuevas, o simplemente la sola idea de comentar al otro cuánto nos apetece que nos haga x, aportarán un plus a la pasión de la pareja y ayudarán incluso a recuperar el deseo perdido.

Tips para encender la chispa

Cuando comenzamos una relación el sexo es fácil. La novedad… pero con el tiempo corre el peligro de volverse monótona. Y si ya lleváis más de diez años casados…  qué os voy a contar que no sepáis. Pero todo tiene solución. Sobre todo cuando las cosas se hablan.

  • Ya hemos dicho que la comunicación es vital. Dile sinceramente lo que te gusta, lo que os falta ne la cama y cómo crees que podéis mejorarlo. Siempre con tacto y respeto.
  • Sal de tu zona de confort y atrévete con algo nuevo. ¿Has probado a disfrazarte? ¿A vestirte sexy y provocativa como la chica que ilustra nuestro post? Es un buen comienzo, puedes mandarle un whatsapp, o llamarle por teléfono y con frases sugerentes ve creando un clima de tensión para cuando regreséis a casa…
  • ¿Y si esta noche no te pones pijama? Tal vez él no se lo espera. Además, es agradable sentir el cuerpo de la persona que quieres, favorece la intimidad de la pareja. Recuerda que dormir desnudos tiene además muchos beneficios para nuestro organismo.
  • Échale imaginación y tira de juguetes eróticos. Hay infinidad de juguetes sexuales que os ayudarán a pasar un rato agradable. También existe una amplia gama de aceites de masajes, geles, pintura corporal…