Superar los exámenes. Estamos a mitad de curso y no sé en vuestras casas pero en la mía se masca la tensión. Con uno adolescente en plena ESO y un niño en primaria, superar los exámenes y no morir en el intento se ha convertido en todo un handicap. “Que te pongas a estudiar”. “No lo dejes para el último momento”. “Uf, es que estoy agotado, esto es un rollo”. “No se me queda…”  Son los lamentos que se escuchan en mi casa una docena de veces al día.

Pues bien, ya sabes que ‘El club de las Calistas’ somos de buscar soluciones a lo problemas y no perdernos en lamentaciones. Por eso, he recurrido a la siempre eficaz Marta Romo, socia directora de be-up.es, para que nos facilite las claves para entrenar nuestro cerebro. En palabras de Marta, el cerebro es el único órgano que no se desgasta. Así que, ¿por qué no entrenarlo cada día? “Si enseñamos a los niños desde pequeños a entrenarlo, el fracaso escolar se reduce y muchos otros problemas relacionados con la atención, la motivación o incluso las relaciones sociales“.

Mantener la atención, la clave para el aprendizaje y superar los exámenes

Seguramente que todas habéis recomendado en más de una ocasión preparar los exámenes con tiempo. No dejarlo todo para última hora, porque los atracones en ninguno de los casos son recomendables. El cerebro también se ‘empacha’. Y dicha idea nos la confirma Marta: “Tener éxito en los exámenes tiene que ver con una buena planificación del tiempo de estudio. También con entrenar la memoria y encontrar el disfrute. Pero para cumplir esas condiciones antes hay que contar con un cerebro preparado para facilitarlas”.

De hecho, según la coach, “las claves del aprendizaje tienen que ver con mantener el foco de forma sostenida y memorizar después”. Eso sí, Marta también nos advierte de que mantener la capacidad de atención “es limitada y va decreciendo”. ¿Qué podemos hacer entonces? “Estudiar por pequeños bloques de tiempo y después tomarse un respiro resulta muy efectivo“.

Leer en voz alta, sí funciona

Claro, dicho así parece muy sencillo. Pero estaréis de acuerdo conmigo que en muchas veces lo difícil es conseguir que se pongan a estudiar. Amiga, no estás sola. Y tus hijos no son los más ‘pelmas del mundo’. Para todo hay una explicación y Marta nos la da. “La razón tiene que ver con que al cerebro le interesa lo que cambia“. No te pongas así con esta respuesta. Lo que la coach nos recomienda es algo muy sencillo. Algo que seguramente tú hayas practicado cuando eras pequeña. Confieso que yo sí que lo hacía. Para Marta la mejor forma de activar a nuestro cerebro y motivarnos a estudiar consiste en:

  • Moverse.
  • Leer en voz alta.
  • Hacer juegos que impliquen emociones serán buenas estrategias para mantener la atención.

Si bien a veces no son sencillas si se trata de niños que preparan los exámenes solos o si la materia no les resulta atractiva.

Jugar les ayuda a aprender

“Mamá, ¿puedo jugar un rato y luego sigo estudiando?” No sé a vosotras, pero a mí los míos me hacen esta pregunta con demasiada frecuencia en época de exámenes. Pues lo cierto es que no es tan mala idea como parece. Así nos lo explica Marta. “También dejar un rato de estudiar para jugar es recomendable en época de exámenes. Esto es así porque el cerebro necesita entrar en ondas gamma para poder relacionar conceptos, integrar y ponerse creativo. Y solo podemos acceder a este tipo de ondas si previamente hemos activado otras. Se trata de las ondas alfa, que tienen que ver con estados de relajación y tranquilidad. Si tenemos en cuenta esta necesidad, y perdemos un poquito el tiempo, por ejemplo jugando, después lo ganaremos a la hora de estudiar“. Ya sabes, la próxima vez que te sugiera un pequeño descanso, no lo veas como algo negativo, sino como positivo.

Dos estudiantes jugando. superar los exámenes

Foto cedida: Marksandspencer

Sueño y deporte: claves para superar los exámenes

Te  en cuanta que superar los exámenes no solo se consigue a base de hincar codos y de prestar atención. Lo cierto es que la preparación comienza antes de llegar a la mesa de estudio. Así lo detalla Marta:

  • Dormir para después estudiar. Mientras dormimos el cerebro se limpia. Por lo tanto, dormir es fundamental para tener un buen rendimiento escolar y ya no digamos en pruebas de evaluación. Además, durante el sueño aprendemos, pues todo lo que hemos incorporado en el día se organiza y coloca en nuestra memoria. Dormir un mínimo de seis horas la noche anterior es muy importante para hacerlo bien en un examen.
  • El deporte oxigena el cerebro. Pero nuestro cerebro también se alimenta de oxígeno, y la mejor manera de obtenerlo es a través del deporte. Numerosas investigaciones muestran que las personas que realizan ejercicio aprenden más rápido. También recuerdan mejor, piensan de forma más clara. E incluso se recuperan antes de un accidente cerebral. Y tienen menos probabilidades de padecer depresión y otras disfunciones cognitivas relacionadas con la edad. Así que al menos media horita de movimiento al día sentará fenomenal a nuestro cerebro.

Alimenta tu cerebro y saca mejores notas

Marta lo tiene claro: la alimentación es fundamental para los estudiantes. De hecho, según la coach hay alimentos que ayudan a concentrarse. Pensar con claridad, memorizar, recordar o conectar ideas no son tareas sencillas para nuestro cerebro. Te en cuenta que requiere consumir muchísima energía para realizarlas.

Si de vez en cuando sientes la necesidad compulsiva de comer algo dulce, es que tu cerebro necesita glucosa para poder funcionar correctamente. En este caso encontrar fuentes que nos endulcen y que sean saludables es vital.

  • La fructosa. 
  • El azúcar moreno.
  • Frutos secos.
  • Cereales.
  • Además, hay vitaminas y minerales que intervienen directamente en la concentración, la memoria, el rendimiento intelectual y el estado de ánimo. Si carecemos de ellas, nos lo estamos poniendo más difícil de cara a la preparación de los exámenes.
  • Los pescados son una fuente importante de fósforo, mineral que ayuda a fortalecer el cerebro y mejorar la memoria. Por supuesto, el consumo de pescado azul, rico en omega 3, aporta beneficios tanto para el corazón como para nuestro cerebro.

Fundamental una buena hidratación

El agua es responsable del 85% del peso del cerebro. Así que mantenerse bien hidratado es imprescindible. Es importante hidratarse durante todo el día con agua, zumos naturales o infusiones. Si te hidratas adecuadamente estarás favoreciendo el aumento del volumen de tu cerebro.

Nunca más de 90 minutos

La socia directora de be-up.es pone especial énfasis en la importancia que tiene activar el músculo de la voluntad. Pues sí, también se entrena, “y la mejor manera de tener una voluntad fuerte es empezar desde pequeñitos con la educación. Es un regalo para los futuros adultos, pues entrenar en voluntad estimula también la capacidad de encontrar estrategias para conseguir lo que realmente queremos y tener una mejor gestión de la frustración”. Otras recomendaciones tienen que ver con los tiempos de trabajo:

  • Limitarlos por bloques (en función de la edad se pueden ampliar pero nunca más de 90 minutos) y hacer descansos programados.
  • Enseñar técnicas de relajación a nuestros niños y adolescentes. A través de la respiración pueden llevar más oxígeno a su cerebro y pensar con más claridad.
  • Y también es fundamental enseñarles a desidentificarse con la tarea. Es decir, yo no soy solo lo que hago, ¡nunca lo olvidemos!

Y como nos desea la coach Marta Romo en su blog: “¡Muy buena suerte!”