El pasado día 19 de marzo se celebró la festividad del Día del Padre y desde nuestra web queremos felicitar a todos los papis. Además vamos a reflexionar sobre cómo han cambiado los padres de ahora con respecto a los de antes. Y os contaremos qué beneficios se obtiene de esta implicación.

Está claro: su actitud no tiene nada que ver con la de los padres de antes. Los roles han cambiado. De hecho, antes los padres eran mucho más fríos y menos implicados con la educación de los hijos. Y, en cambio, ahora se comprometen plenamente en el desarrollo emocional de sus hijos.

Para la escritora y Presidenta de Be-UpPilar Jericó hay una causa clave que ha propiciado este cambio: “La incorporación de la mujer al mundo laboral ha transformado de manera radical la forma de vivir la paternidad. Estoy convencida de que el auténtico cambio de nuestro siglo es la incorporación de la mujer al mundo laboral. Eso lo ha cambiado todo”.

Sin embargo, aunque los padres cada día se implican más, todavía queda un largo camino por recorrer. Pilar nos lo explica: “Hay una frase que me gusta mucho que dice que ‘la mujer ha entrado en el mercado laboral pero el hombre no siempre ha entrado en la casa’. Entonces, creo que todavía, hoy por hoy, hay mucho por recorrer. Y depende más de los hombres que de las mujeres. De hecho, las parejas en las que él no encuentra trabajo está creando dinámicas complicadas en la convivencia de las parejas. Los cambios de roles no solo afectan al propio protagonista sino también a la sociedad.”

 

Padres más realizados y niños con más autoestima

“Los tiempos han cambiado y los hombres están disfrutando mucho de la paternidad. El amor que siente un padre hacia sus hijos es increíble, y con los roles anteriores esto estaba un poco limitado”, confirma Pilar Jericó.

Eso sí como Pilar enfatiza “es muy importante que haya un contacto diario del padre con su hijo y que la mujer le deje ser parte de dicho cuidado desde el primer momento. El hecho de ser padre también tiene un beneficio personal para el hombre, que le ayuda a acceder a nuevos registros emocionales donde hay más cariño y más disfrute de las pequeñas recompensas”.

Pero eso no es todo, de acuerdo a la Guía de Paternidad Activa para Padres impulsada por Unicef, son muchos los beneficios que conlleva ser un padre involucrado en el cuidado de sus hijos:

  • Colabora para que los niños se desarrollen sanamente.
  • Libera a la madre de ciertas sobrecargas.
  • Ayuda a los hombres a sentirse realizados con su vida.
  • Promueve la creación de un vínculo fuerte y duradero de los padres con los hijos.
  • Ayuda a mejorar el desempeño escolar de los niños.
  • Mejora la autoestima de los niños.
  • Provee a los niños de herramientas para enfrentarse a los problemas de la vida.
  • Motiva a los niños al día de mañana ser padres con mayor compromiso hacia sus hijos.

Dicho esto, solo me queda pediros que me contéis ¿cómo es vuestra experiencia? ¿Cómo afrontan la paternidad vuestras parejas? Se abre el debate.