Cómo hablar de sexo con nuestros hijos es algo que nos preocupa a todos los padres. Y es que hablar de sexualidad no es solo explicarles de dónde vienen los niños, sino educarles en valores y respeto. Así como también responder de forma correcta a todas sus dudas.

En el ámbito de la sexualidad, la creencia de tener todo bajo control está muy extendida. Sin embargo, a pesar de poseer un gran conocimiento siempre resulta muy complicado iniciar una conversación con los hijos adolescentes. Es más, a veces nos resulta difícil poder transmitir este conocimiento y ayudarles a solventar sus dudas, miedos, etc.

Conscientes de este hecho LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, muestra una guía de consejos sencillos. El objetivo es que las charlas de sexo entre padres e hijos sean más sencillas. “A lo largo de nuestra vida pasamos por distintas etapas: la archiconocida primera vez, las relaciones sexuales esporádicas, la primera relación estable, la concepción de un hijo…todo esto marca nuestra actitud frente a la sexualidad”, comenta Alberto Gooding, responsable de LELO. “A pesar de experimentar todas estas cosas, llegado el momento de hablar de sexo con las nuevas generaciones nos enfrentamos a un problema de difícil solución. Nosotros, desde LELO, queremos aportar nuestro granito de arena para que las familias puedan abordar la educación sexual de una manera natural”, añade.

Cómo hablar de sexo con nuestros hijos: ten en cuenta que la primera relación sexual es a los 16

Y no lo decimos nosotras. Son datos de un estudio realizado por el Centro Reina Sofía. Según dicho informe la edad media a la que los jóvenes españoles mantienen su primera relación sexual completa es a los 16 años. De esta forma, la pérdida de la virginidad en la sociedad española se ha adelantado en 5 años durante las últimas décadas. A pesar de vivir en una sociedad hipersexualizada, debido al auge de las aplicaciones de citas, entre otros, el conocimiento que los jóvenes tienen acerca de la sexualidad sigue siendo muy reducido. Por eso, el papel de los progenitores es fundamental en este terreno.

La clave está en naturalizar el sexo

Al igual que las nuevas generaciones tienen dudas acerca de la sexualidad, los padres también tienen sus incertidumbres. En este sentido, LELO da respuesta a las principales dudas de los progenitores a la hora de abordar la educación sexual:

¿Me corresponde a mí la educación sexual?

Aunque la sexualidad sea abordada en los centros educativos, nunca debe ser tratada como una asignatura más del programa escolar. Al contrario que las matemáticas o la física, la educación sexual tiene un trasfondo social mucho mayor. Por este motivo, el núcleo familiar debe ser el encargado de llevar a cabo esta tarea. Eso sí, sin infravalorar lo que los jóvenes puedan aprender de las charlas de sexualidad en los centros educativos.

Pareja de jóvenes. Cómo hablar de sexo con nuestros hijos

Foto cedida: River Island

¿Cuándo debo iniciar la conversación con los hijos?

Es fundamental ser consciente de que la educación sexual no tiene un punto de partida claramente marcado. Sin embargo, los sexólogos destacan que lo ideal es que comience alrededor de los 12 años. Y es que es en la etapa de la ‘prepubertad’ cuando se dan los primeros casos de flirteo y atracción sexual. Asimismo, comenzar la educación sexual durante esta época permite preparar de manera adecuada a los hijos para la primera relación sexual.

¿Cómo debo acercarme?

Paciencia, cercanía, comprensión, complicidad y comunicación son conceptos clave. Durante la ‘prepubertad’ y la pubertad, experimentan profundos cambios físicos. También emocionales y sociales que requieren un extra de paciencia y comprensión ante esos procesos.

Por otra parte, la relación paterno filial está marcada por una clara diferencia de roles y poder que debe ser evitada a toda costa. En su lugar, busca establecer una relación más cercana y cómplice que fomente la confianza y establezca puentes de comunicación. De esta manera, será mucho más fácil para los jóvenes abrirse a comentar todas sus dudas. E inseguridades. Y los padres también se sentirán mucho más cómodos hablando de sexo.

¿Qué debo enseñar?

Valores por encima de acciones. La educación sexual no consiste únicamente en alertar sobre los problemas a evitar: Embarazos no deseados, enfermedades… Sino también en enseñar a disfrutar. Por lo tanto debe ser un proceso en positivo. Lo más importante en este proceso es educar en valores de respeto por uno mismo y por los demás. También se hace muy necesario trata al mismo tiempo temas como la masturbación. Así como las distintas prácticas sexuales o el uso de la tecnología en relación con la sexualidad. Todo esto, evidentemente, acompañado de educación acerca de los métodos anticonceptivos, los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.

Por último, desde la compañía de juguetes eróticos recalcan: “Desde LELO apostamos por un modelo de educación sexual que no sólo muestre el lado oscuro de la sexualidad como las ETS o los embarazos no deseados. Sino que vemos necesario dotar a las nuevas generaciones de conocimiento. Es decir, que tengan todas las herramientas que les permita conocer y disfrutar plenamente y de forma segura de su sexualidad, sea cual sea su condición”, añaden desde la compañía.

Y para terminar, los expertos nos dan tres claves que responden a nuestra pregunta inicial: ¿Cómo hablar de sexo con nuestros hijos?:

  • Hay que responder con naturalidad a las preguntas de los hijos, siempre desde una visión positiva de la sexualidad y sin ocultar información.
  • El sexo es bueno siempre desde el respeto a la persona con quien lo practicas.
  • Además debemos ser conscientes de que lo que se transmite a los hijos, a través de nuestro propio modelo de relaciones afectivas, es fundamental.
  • Y, por último, es necesario hablar sobre salud sexual, embarazos e ITS, pero también sobre consentimiento, placer y responsabilidad compartida. El uso del condón es cosa de dos.