Lo confieso: no me gusta viajar sola. Sin embargo, hace unos días llegó a mi email esta información de Focus On Women. Se trata de una agencia de viajes que descubre cada destino a través de sus mujeres, desmontan todos los prejuicios y te explican los muchos beneficios que tiene viajar sola. Y, la verdad, que después de leerlo, me pareció muy interesante. E incluso no descarto emprender un viaje en solitario en algún momento de mi vida. Si tú, como yo eres reacia a viajar sola, te invito a leer este post. Y después te animo a que me cuentes tu decisión. Y para las que sí que sois amantes de viajar solas, también os insto a que me contéis vuestra experiencia.

Beneficios de viajar sola

Encontrarse a una misma

Cuando viajas sola pasas mucho tiempo contigo misma. Por lo que te adentras en ti, cabilas sobre cuáles son tus virtudes y cuáles son las cosas que te gustaría mejorar… Es decir, tienes la fantástica opción de descubrirte de manera espiritual.

Desarrollas la empatía

Viajar sin compañía hace que seas totalmente consciente de los hechos que acontecen en las diferentes partes del mundo. Por ejemplo, cómo se manejan los acontecimientos, cómo responde una determinada sociedad ante ellos… Todo esto te hará reflexionar y comprender mejor a la gente. Y como resultado final se desarrollará tu empatía.

Te sientes libre

Viajar sola hará que estés completamente abierta a la hora de ir de un sitio a otro sin dar explicaciones. Estás predispuesta a hacer nuevos planes, a conocer gente, etc. Sin duda, esta manera de viajar te permitirá hacer lo que te apetezca, con quien te apetezca y cuando te apetezca. En definitiva lo harás a tu aire, y sin horarios ni obligaciones.

Superas los miedos y ganas seguridad

Aunque al principio te sientas algo cohibida, viajar sola hará que ganes seguridad en ti misma. Verás que a la vuelta de tu viaje te sientes mucho más fuerte y más valiente que cuando lo emprendiste. ¡Ánimo!

Nada de discusiones

Todos tenemos días malos. Pero, más allá de altibajos, viajando sola evitas las clásicas discusiones que surgen en absolutamente todos los viajes en pareja acerca de lo que es mejor hacer o no en cada destino.

Consciencia plena

Emprender un viaje tú sola hará que estés mucho más concentrada y conectada con los paisajes que te rodean. También con la cultura del territorio que visitas, con la gastronomía y con la gente que vas conociendo. En resumen: desarrollas los 5 sentidos.

Tienes más posibilidades de conocer gente

El hecho de no conocer a nadie cuando viajes te permitirá estar muy abierta y receptiva a la hora de relacionarte con gente nueva y de vivir aventuras… ¿Quién sabe lo que puedes encontrar?

Te enriquece

Dicen que viajar es el único gasto que enriquece. Viajar y más hacerlo sola, porque la atención se libera y se focaliza, permite abrir la mente y te convierte en alguien capaz de entender a los demás.

Libertad absoluta

Uno de los principales obstáculos a la hora de viajar acompañados es el calendario. ¿Te suena verdad? El tener que ponerse de acuerdo y hacer coincidir las vacaciones. Viajar sola te libera de ese farragoso momento y te ofrece, a cambio, el placer del libre albedrío.

¿Cómo puedo viajar sola pero con total seguridad?

El turismo es otra de las áreas de la cultura donde ha predominado la mirada masculina a lo largo de la historia. Por eso Focus on Women conecta las realidades de las mujeres en el mundo y las visibiliza a través de viajes y experiencias, generando una red global de inspiración desde lo femenino.

Cada recorrido incluye encuentros y experiencias con la población femenina del país visitado. Se producen reuniones con las mujeres mas inspiradoras de los países: escritoras, músicos, intelectuales, deportistas…. y visitas a proyectos sociales de género. “Con ello promovemos la creación del empleo, el emprendimiento y el empoderamiento de las mujeres en el mundo. Y, además, nuestras viajeras tienen la posibilidad de compartir experiencias, entrar en la esfera privada de las mujeres locales e implicarse personalmente con la población femenina local. Además de conocer la realidad de otras mujeres en el mundo”, destaca Alice Fauveau, CEO de Focus on Women.

En general las viajeras suelen ser mujeres entre los 40 y los 65 años, aunque en ocasiones viajan mujeres de entre 28 y 80 años y por supuesto, hombres… “FOW no diseña viajes para mujeres sino viajes para personas que se apuntan, solas o acompañadas, para conocer la cultura de las mujeres en el mundo. Personas apasionadas e inquietas que buscan perspectivas diferentes para sus viajes. Y todo esto sin importar el estado civil, la orientación sexual, ni la tendencia política”, apunta Fauveau.

Viajar sola, a partir de 1000 euros

Cada viaje organizado por #FOW requiere de una dilatada preparación previa  que  permite  generar una experiencia memorable y auténtica, además de garantizar la calidad de los servicios prestados.

Todos los viajes de #FOW son para grupos de hasta 10 personas, aunque también diseñan viajes a medida para grupos privados en los destinos que opera regularmente. La adecuada logística de cada viaje está garantizada puesto que la empresa selecciona siempre alojamientos conocidos y exclusivos de cuatro/cinco estrellas o de calidad similar. Además, #FOW está disponible 24 h, 7 días a la semana durante el transcurso de cada viaje para atender cualquier incidencia que pudiera presentarse.

La duración de los viajes va desde los 4 días hasta los 18 días y el rango de precios oscila entre los 1000 euros del viaje a Marrakech a los 6.500 euros del viaje a Japón, con Rosa María Calaf de cicerone.

Los destinos que te están esperando

Vietnam. viajar sola

Con el paso de los años #FOW ha ido ampliando el número de destinos en los que organiza viajes y otras actividades. Desde Marruecos, donde llegó el primer grupo de viaje en 2009, hasta lugares como Sri Lanka o Uzbekistán, muchos han sido los destinos que se han sumado al catálogo de #viajesFOW: Vietnam, Camboya, Armenia, Turquía, India, Nueva York, Malta, Portugal, Italia, Argentina, Bélgica… España. Este año, destacan además las siguientes novedades:

Irán

Levantar el velo que cubre a una de las civilizaciones más antiguas; dormir bajo las estrellas en un antiguo caravanserai. Conocer la geopolítica y la poesía persa… Y descubrir a las mujeres mas transgresoras del país…

Japón

Aprender los secretos del Ikebana, la caligrafía o el teatro Kabuki con una experta. Compartir un té con una geisha. Además de pernoctar en un monasterio en las montañas sagradas, conocer a mujeres que hacen sumo…

Polinesia

Disfrutar de un crucero por los atolones; compartir un rato con las maestras de las bailarinas locales, conocer las historias de los navegantes. Así como aprender el rito femenino de tatuaje, masajes y conocer uno de los hoteles más lujosos del mundo; un viaje muy distinto e inolvidable…

Cerdeña

Hacer pasta con una mamma. O pasear en yate por las aguas cristalinas azul esmeralda; conocer la riquísima arqueología de la zona de la mano de museólogas…

Omán

Contemplar una noche estrellada en el desierto de Rub Al Khali; conocer uno los perfumes más caros del mundo, compartir una tarde con una de las grandes pintoras del país…

Cuba fotográfica

Descubrir La Habana vieja con una historiadora, aprender fotografía con una fotógrafa social, conocer a una de las grandes cineastas, disfrutar de un concierto en un estudio…

Oporto Gastronómico

¿Te imaginas catar los vinos de Oporto junto a una enóloga? O pasear en yate por el Duero; cocinar con flores y degustar lo mejor de la gastronomía de la zona.

Etiopía

Podrás visitar las fuentes del Nilo Azul, el fascinante Merkato, las huellas de la reina de Saba, conocer a una de las grandes galeristas del país, compartir una tarde en el estudio de una pintora…

Madagascar

La propuesta es descubrir una isla que mezcla raíces africanas con influencias asiáticas entre gigantes baobabs y lémures. Así como visitar a una de las escritoras más conocidas del país…

Tánger fotográfico

Plan perfecto: perderse por la Medina de Tetuán con una directora de cine y fotografiar los lugares secretos por lo que no pasan los turistas, hacer un taller de creatividad en casa de una artista, conocer a la Coco Chanel del país…

 

Dicho esto, chicas creo que cada vez estoy más cerca de empezar a hacer una hucha para en unos meses preparar las maletas e irme.