Ya están aquí las vacaciones escolares. Hasta el próximo septiembre los más pequeños no volverán a las aulas. Qué hacer con los niños en vacaciones. Para ellos son tres meses de descanso, un lujo que difícilmente pueden disfrutar hoy en día los mayores. En el trabajo unos, en casa otros, una circunstancia que para muchas familias supone buscar cuidadores, cambiar horarios y, sobre todo, ajustar la vida familiar a nuevas rutinas. Cuando se trata de niños, ya se sabe, no es tan fácil. Rita Alonso, fundadora de Dommuss, la app para organizarte en familia, nos da 5 consejos para conseguirlo.

Qué hacer con los niños en vacaciones

Nuevo reparto de tareas en casa

Ahora que los niños tienen tiempo es un buen momento para que ayuden más en casa. Pueden hacerse las camas por la mañana, ayudar a poner la mesa, a doblar la ropa, etc. La experta recomienda establecer un calendario con tareas y responsabilidades y, para motivarles,  si cumplen todos sus cometidos, ofrecerles un premio o recompensa.

Comidas y cenas

La mayoría de niños comen en el colegio así que en muchos hogares la preparación de la comida se incorpora a la rutina diaria. La clave es la organización. Rita Alonso propone diseñar el menú de la semana con antelación para dejar la compra hecha y no tener que ir improvisando cada día. Ahorra mucho tiempo y da tranquilidad. En su aplicación, Dommuss, existe un módulo para apuntar el menú semanal y al que pueden acceder todos los miembros de la familia. Además, te sugiere menús semanales fáciles y sanos.

Chicos en actividades. qué hacer con los niños en vacaciones

Chicos, vestidos de la marca F&F

Plantear un horario de actividades

En los centros escolares se alternan actividades entre las horas de estudio. Siguiendo este modelo, se puede repartir el tiempo diario para que no se aburran:

  • Un rato para ayudar con las tareas de casa, después otro para pintar y hacer manualidades. Y, si se prefiere, algo de carácter más físico.
  • Tras la comida, cuando están más cansados es el momento de dejarles ese tiempo para sus videojuegos o para ver los dibujos.
  • A última hora, con menos calor, el paseo familiar siempre es un gran plan.

Si no se pueden quedar en casa por circunstacias familiares, apuntarles a campamentos es una posibilidad. Los hay tanto públicos como de carácter privado, en colegios, clubes deportivos, instituciones municipales y otros. Es un buen recurso, los niños se divierten, aprenden, hacen deporte y, sobre todo, nuevos amigos. Si quieres más información sobre todo tipo de campamentos, te invito a que eches un vistazo a la web de Quehacerconlosniños.

Aprovechar para aprender

Las actividades y los campamentos pueden estar enfocados a sus aficiones: al fútbol, la natación, la música, la pintura. Así mismo, en casa, padres y cuidadores pueden hacer girar todas las actividades en torno a una temática que les interese: el océano, los animales, la selva… O por qué no, apostar por los idiomas y que los juegos y actividades se realicen en inglés.

Aburrirse es bueno para ellos

Para la creadora de  Dommuss  esto quizá es lo más importante. La idea es tener rutinas y horarios siempre con la finalidad de que esté todo organizado y fluya mejor, no para poner muchas obligaciones. Los niños están de vacaciones y necesitan tiempo para la creatividad y el aburrimiento, porque ese sentimiento de liviandad y felicidad de las vacaciones infantiles se recuerda toda la vida.