¿Os acordáis cuando la madrastra de Blancanieves le hablaba al espejo? “Espejto, espejito mágico…” Pues ni tan bruja ni tan loca. Simplemente podríamos decir que estaba realizando la Terapia del Espejo. Sin ella saberlo, claro está.

¿Tú también sueles hablarle al espejo? Pues deja de pensar que has perdido la cabeza. Porque un estudio realizado en Quarterly Journal of Experimental Psychology afirmó que las personas que tienden a hablar consigo mismas a través de un espejo son más inteligentes y les aporta seguridad en sí mismas. En este mismo estudio explican que la Terapia del espejo “consiste en hablar en voz alta cuando estás en frente de un espejo. Llevar esto a cabo aumenta tu capacidad intelectual y ayuda a controlar tus estados de ánimo”.

4 motivos de peso para hablarte frente al espejo

Si todavía no te has convencido, bien porque te parece algo ridículo, bien porque aún no estás convencida de los beneficios, tu opinión cambiará cuando hayas leído lo que nos tiene que contar la psicóloga María Isabel Torres López, miembro de Saluspot y psicóloga en la Consulta Psicológica Sanitaria Doña María Isabel Torres López.

Mejora la autoestima

“La terapia del espejo nos permite tener conexión con nosotros mismos, a través de la cual podemos tomar conciencia de muchos aspectos positivos nuestros, fortaleciéndolos y destacándolos -explica la psicóloga-. Con ello conseguiremos sin duda mejorar notablemente nuestra autoestima y sentirnos mejor con nosotros mismos“. Elige un momento del día, quizás nada mas levantarte, y sitúate frente al espejo.¿Dónde realizar este ejercicio? Un lugar tranquilo, cómodo y apartado es lo recomendable. Puede ser el cuarto de baño, la terraza, tu habitación o donde te sea posible estar a solas. Olvídate de los demás, y céntrate solo en la imagen que proyectas. Mírate a los ojos y repite frases positivas, desde “hoy me siento guapa” a un “yo puedo hacerlo”. Convierte este ritual en costumbre y pronto notarás sus beneficios.

Más confianza

Para la psicóloga otro de los beneficios de hablarte directamente a ti mismo es que “te ayudará a dirigirte hacia tus objetivos con confianza y seguridad. Al mismo tiempo podemos integrar otras partes que menos nos gustan de nosotros. De esta forma aprovecharemos un momento de sosiego y relajación, delante de nuestra imagen proyectada en el espejo, para reafirmarnos con frases de aceptación incondicional y respeto sincero por uno mismo“.

Energía positiva

“El espejo te permite dispensarte autorrefuerzos positivos delante de tu imagen, contemplando la satisfacción en tu cara, interiorizando estas imágenes que te van a dar energía. Repite varias veces las mismas afirmaciones en aquello que necesitas creerte delante de tu imagen. Con ello superarás creencias limitadoras“, aconseja María Isabel. Dicho esto, procura cuando hayas tenido un buen día, alcanzado una meta, superado un reto… felicitarte frente al espejo y enumerar las cosas buenas que te han pasado a lo largo de la jornada.

Aprende a hablar en público

Si eres de las que te dan pánico hablar en público, puedes superarlo poco a poco con la terapia del espejo. La psicóloga nos lo confirma: “Puedes ensayar fácilmente delante del espejo algunas habilidades sociales que necesitas mejorar. Vas a coger confianza y al verte puedes ir mejorando algún aspecto que aún no te convenza del todo”.

Dicho esto, mañana cuando te levantes, ponte frente al espejo, empieza a hablarte con cariño, y conviértelo en una costumbre. Si te ha funcionado, mándanos un comentario contando tu experiencia.